This page contains a Flash digital edition of a book.
P


arece que los ataques que se lanzan en nombre del “hackti- vismo social” se han puesto de moda. Diariamente los medios


publican noticias sobre estas agresiones que ponen al descubierto información confidencial, expresan alguna consigna contra políticas establecidas o detienen la operación habitual de las organizacio- nes mediante ataques de negación de servicio (DoS por sus siglas en inglés). Lo invito a leer este artículo donde des- cribo este fenómeno, hago un recuen- to de este tipo de ataques y finalmente propongo algunas medidas que pueden ayudarle a mitigar el riesgo de ser ataca- do exitosamente.


¿QUÉ ES EL “HACKTIVISMO SOCIAL”?


El término se refiere al uso de tecnolo- gías de información para realizar pro- testas electrónicas. Definitivamente no es un fenómeno nuevo. Ejemplos hay muchos: desde el apoyo a alguna orga- nización o persona (como en el caso de aquel hacker famoso de nombre Kevin Mitnick, cuyo último arresto fue en 1995) hasta modificaciones a páginas de Internet (llamado en inglés web defa- cement) como el ataque en 2008 al sitio web del senado mexicano, donde se co- locó una imagen de la Chilindrina. Podemos clasificar a los atacantes de acuerdo a su nivel de poder y recursos:


botnet es formada por miles de compu- tadoras, las cuales están a la orden de un amo. Para muestra basta un botón, recordemos el caso del gusano informá- tico denominado Conficker, el cual fue un código malicioso para Windows, de- tectado por primera vez en 2008 y que infectó a millones de computadoras en más de 200 países. El usuario sin saberlo formaba parte


de un ejército de computadoras al servi- cio de un amo. Cuando su propietario lo deseaba, mandaba una señal a su ejérci- to para enviar miles de peticiones a un sitio web de una organización del plane- ta ocasionando el denominado ataque por “negación distribuido de servicio” (o DoS por sus siglas en inglés). ¿Pura fantasía? Actualmente existen servicios que rentan estas botnets para realizar ataques de este tipo a precios accesibles (10 dólares por hora). Así pues no es sorprendente que el


“hacktivismo” haya tomado nuevos ai- res: más computadoras, más poderosas, más personas con una a la mano.


ALGUNOS ATAQUES RECIENTES


A continuación les comparto un breve resumen de los ataques “hacktivistas” más recientes que han sufrido algunas organizaciones a nivel mundial: Para mayor información sobre di-


ferentes tipos de hackeos recientes, les recomiendo revisar el artículo “Two Phases of Hacking” del sitio de la IEEE: http://tinyurl.com/GraficaHackeos.


EL DÚO DINÁMICO DE LOS “HACKTIVISTA”


Poder y Recursos


Grupos Gubernamentales


Crimen Organizado


Grupos “Hacktivistas”


Hackers Solitarios


Dos agrupaciones internacionales han sobresalido por sus actividades hackti- vistas: LulzSec y Anonymous. Anonymous es un grupo con un logo


Generalmente un grupo “hackti-


vista” está formado por varios atacan- tes que se coordinan para realizar una agresión. Dado que son muchos (lo que significa que podrían ser cientos de mi- les posiblemente) crece tanto el poder de cómputo como los recursos a los que tienen acceso. Tomemos el caso de las botnets (forma corta de llamarle a los robots networks o redes de robots). Una


de un hombre sin cabeza vistiendo tra- je, cuyo lema es: “El conocimiento es libre. Somos anónimos. Somos Legión. No perdonamos. No olvidamos. ¡Espé- ranos!”. Su origen no es muy claro pero algunos lo refieren hacia 2003 en sitios para pláticas (chats) o redes sociales. De hecho actualmente cuentan con una red social propia en Internet llamada “Anon Plus”. Una de sus herramientas preferi- das es la llamada LOIC (Low Orbit Ion Cannon), la cual puede ser descargada gratuitamente para realizar ataques de negación de servicio. Este grupo es responsable de los ata-


ques a organizaciones como PayPal, HB Gary, Sony y la Reserva Federal de los Estados Unidos. En este último inciden- te, incluso distribuyeron un video de YouTube que decía: “La Reserva Federal


Este grupo ha atacado organizacio-


nes en EU como el Senado, Sony, Nin- tendo y la CIA. Adicionalmente sus seguidores en todo el mundo han ata- cado organizaciones en Brasil como Pe- trobras y la Presidencia de la República. También han atacado organizaciones gubernamentales en Egipto, Argelia, Libia, Irán, Chile, Colombia, Nueva Ze- landa y España. ¿Quién dirige estas organizaciones?


Ellos mismos se autodenominan redes distribuidas sin un mando único. Estos grupos están formados por seguidores en todo el mundo. Por ejemplo, en Ingla- terra salió a la luz una noticia que anun- ciaba la captura de un joven de 19 años, presunto líder de LulzSec. En junio en España se publicó otra noticia indicando


REDES E INFRAESTRUCTURA TI 85


es culpable de conducir de forma delibe- rada a miles de millones de personas a la pobreza… Es responsable de crímenes contra la humanidad”. Por su parte, LulzSec (Lulz Security)


fue creada en 2011 y debe la primera parte de su nombre “Lulz” al término en inglés LOL (Laughing Out Loud, es decir, riendo fuertemente), revelando la risa que tiene un hacker al llevar a cabo un ataque exitosamente. Dadas sus téc- nicas y que su principal motivación no es el dinero (sino el entretenimiento, dicen), mucha gente los describe como Grey hat hackers (hackers de sombrero gris), esto es, hackers que conociendo una vulnerabilidad pueden hacer el bien como los White hat hackers (hac- kers de sombrero blanco) o el mal como los Black hat hackers (Hackers de som- brero negro).


Foto: © Tyler Olson | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164