This page contains a Flash digital edition of a book.
C C T V


perciba la presencia de éstas, como en el caso de las grabaciones de transac- ciones de cajeros automáticos donde el uso de cámaras Pinhole —de redu- cidas dimensiones—, resultan ser óp- timas por su perfecta integración den- tro del propio ATM (Automated Teller Machine). Asimismo para entornos con bajas condiciones de iluminación las cámaras con infrarrojo son ideales para captar imágenes, incluso en oscu- ridad total. Otro sistema es el de las cámaras IP


megapíxel, cuyo uso se ha incrementado por su mayor resolución de las imáge- nes. Permite una mejor identificación de personas y objetos. Este tipo de cámaras suelen instalarse en el interior de la en- tidad o incluso en las zonas de cajeros con el fin de identificar detalles y verifi- car fraudes. Por otro lado, la tecnología IP es ca-


paz de realizar algunas tareas propias del equipo grabador, como algunos procesamientos de imagen sencillos y el envío de alarmas asociadas. Es impor- tante resaltar la capacidad para gestio- nar dinámicamente elementos como la velocidad de captura, la resolución de la imagen o la calidad de la compresión del video, adaptándose a las necesidades del cliente y a los niveles de servicio ofreci- dos por la red.


ADMINISTRACIÓN DE CCTV


Respecto a la grabación y gestión de las imágenes, además de disponer de equipos de grabación “multitarea” que ofrezcan la posibilidad de realizar varias tareas al mismo tiempo, como monito- reo en tiempo real y petición de video- grabado, es fundamental definir los re- quisitos básicos de cada instalación para conocer las necesidades de grabación de la misma.


De esta forma, en el caso de cajeros


desplazados, es vital el uso de video- grabadores ultra-compactos con gran capacidad de almacenamiento. Para la gestión de grandes instalaciones, como edificios corporativos, resulta indispen- sable el uso de potentes videograbado- res que gestionen hasta 32/64 cámaras a 25 fps (por canal) y para vehículos como furgonetas blindadas, el uso de video- grabadores embarcados son muy útiles para prevenir el fraude interno. Ante la incorporación de tecnología


IP, la adaptación de equipos híbridos es ideal para combinar tanto cámaras aná- logas como IP ya que permiten el apro- vechamiento de las ventajas que ambas tecnologías representan. Con el objetivo de que todo este


entramado funcione a la perfección, es importante contar con herramientas de gestión potentes que resuelvan, entre otras cuestiones, el redimensionamien- to de las imágenes a través de formatos de compresión H.264 para mejorar el aprovechamiento de los anchos de ban- da y la disminución del almacenamiento necesario, gracias a lo cual se consigue una mayor eficacia de la administración de video remoto. Algunas funciones como el auto-


diagnóstico inteligente, la centralización de alarmas técnicas, la recepción y vi- sualización de las imágenes asociadas, facilitan el trabajo del operador permi- tiéndole verificar de una forma sencilla cada una de las incidencias y mejorar, por lo tanto, la explotación y adminis- tración del parque de videograbadores. Además, este tipo de herramientas per- miten una administración del equipo de una forma local y/o remota de modo que las personas autorizadas pueden re- solver los sucesos desde cualquier lugar del mundo a través de la Internet.


Con el objetivo de favorecer el man-


tenimiento preventivo de los dispositi- vos, es fundamental poseer herramien- tas que lleven a cabo actualizaciones automáticas del parque de DVR/NVR, así como del chequeo automático de to- dos los videograbadores y notificación de fallos por grupos.


¿CÓMO SELECCIONAR EL SISTEMA DE CCTV APROPIADO?


El uso de cámaras IP


megapíxel se ha incremen- tado pues


ofrecen mejor resolución para la


identificación de personas y objetos


en caso de


presentarse un delito


Sin lugar a dudas la clave para distin- guir el sistema de CCTV adecuado es la elección de un fabricante capaz de convertirse en un partner tecnológico a largo plazo con el que la entidad, pue- da afrontar retos futuros de adaptación ante nuevas tecnologías —como nuevos formatos de compresión—, cuestiones legales (Circular 052 en Colombia; Se- guridad y Protección Bancaria SEPRO- BAN en México o la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Perso- nal LOPD en España) o incluso las fusio- nes entre empresas. Una óptima gestión del cambio per-


mitirá al sistema de seguridad crecer en el tiempo sin incurrir en costos ocultos: La renovación de equipos por obsoles- cencia, la compra de nuevas plataformas como consecuencia de la creación de nuevas normativas o la integración en- tre tecnologías actuales con las futuras. Finalmente, la capacidad de integra-


ción con otros sistemas de seguridad y la evolución de la propia plataforma de grabación serán también variables de decisión para seleccionar el fabricante del sistema de CCTV ideal y preparado para adaptarse a las necesidades presen- tes y futuras de la entidad. n


Fuente: Departamento de Marketing de Scati 26 www.seguridadenamerica.com.mx


Foto: Scati


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164