This page contains a Flash digital edition of a book.
C C T V


trulla encargada de la vigilancia de la zona, de los cuerpos de bomberos y paramédicos.


Se pueden establecer horarios y tur- nos para el monitoreo, es imposible que una persona se olvide de sus quehaceres o actividades para rea- lizar esta función, por lo que se re- comienda una buena organización. Sin embargo, puede ser que varios vecinos chequen durante un periodo o que se programe una red de video inteligente y que se active una alarma sólo en caso de que se presente algo fuera de lo normal.


Lo mejor es buscar orientación de un experto en el tema, ya sea el fabri- cante o comercializador de esta tec- nología y que cada vecino aporte sus conocimientos para lograr optimizar los resultados.


Se trata de que los vecinos no se sientan acechados o que se agreda su privacidad. Todos deben estar infor- mados y de acuerdo en participar en el programa y permitir conocer los movimientos y miembros de la fami- lia para poder detectar algo extraño.


Puede ser que el centro de monitoreo esté en una casa, este vecino será el responsable de almacenar la infor- mación registrada pero también de revisar periódicamente que las cá- maras estén activas en su monitoreo.


TIPS PARA AUMENTAR LA SEGURIDAD EN COLONIAS


Para lograr una seguridad integral en el fraccionamiento donde vivimos es im- portante no descuidar otros servicios de seguridad además de la ayuda del CCTV, por ejemplo:


Es importante detectar los lugares clave para implementar la tecnología de CCTV:


- Ubicar las áreas más transitadas y las más solas, pues en éstas es po- sible que se lleve a cabo algún he- cho ilícito, ya sea por la cantidad de gente que transita y también por- que al estar desiertas se convierten en un área peligrosa, más aún si no cuenta con buena iluminación.


- Determinar si se pretende mo- nitorear un área en el día o la noche, porque de esta decisión consistirá el tipo de cámara que se requerirá.


20 www.seguridadenamerica.com.mx


cede en el interior de sus casas. Por ejemplo, les gusta conocer las rutinas de los empleados domésticos, saber si dejan entrar personas extrañas o como tratan a sus niños y mascotas durante su ausencia. Por este motivo, Carlos Ramos, ge-


rente de operaciones de la Corporación SIS en Guatemala, comentó que han registrado un incremento considera- ble en las ventas de CCTV para uso doméstico. Con la tecnología actual es posible colocar cámaras en casi cual- quier lado y a precios cada vez más ac- cesibles. Un circuito cerrado promedio utiliza cuatro cámaras, un monitor y un grabador digital con un disco duro de 80 gigabytes que puede almacenar las imágenes de 15 días hasta dos meses, según el uso que se le dé. Cada cáma- ra cuesta alrededor de 125 dólares y el precio del equipo ya instalado oscila entre mil y 2 mil dólares, explicó. De igual modo, Ramos comentó que


- Avisar que el área específica cuen- ta con sistema de videovigilancia, ya que en muchas ocasiones, este sistema se vuelve preventivo y los malhechores no actúan en estas zonas porque saben que la calle o avenida está vigilada.


Contar con más servicios de seguri- dad, como: solicitar rondines de las patrullas y agentes policiales, tener alguna caseta de control de acceso al fraccionamiento y mantener comu- nicación constante con estos cuer- pos auxiliares.


Ser precavidos y procurar no dejar puertas y accesos libres o abiertos, así como también colocar seguros en los automóviles y dejarlos estaciona- dos en lugares iluminados y seguros.


Si se cuenta con sistemas de puer- tas automáticas no descuidar éstas mientras se abren o cierran total- mente, pues son instantes en que los delincuentes pueden aprovechar para ingresar a una vivienda.


CCTV EN EL HOGAR


Otro uso de la tecnología de CCTV en los domicilios se refiere a su insta- lación dentro de los hogares. A parte de vigilar y proteger sus alrededores, las personas buscan vigilar lo que su-


El objetivo de la videovigi-


lancia vecinal es que la visión de


cada cámara colocada cubra un área más


amplia para


abarcar más viviendas


aunque la tecnología ha hecho más ac- cesible estos dispositivos, también exis- ten cámaras falsas que son muy bien re- cibidas por las personas para instalarlas afuera de sus casas, porque son exacta- mente iguales a las reales, pero son hue- cas, cuestan entre 15 y 40 dólares fun- cionan con baterías AA y tienen una luz intermitente, que sirven para intimidar a los bandidos que transiten la zona. Por otra parte, Francisco Pérez, ge-


rente de operaciones del guatemalteco Grupo Comudisa, señaló que entre los grandes compradores de CCTV están las colonias y residenciales que no se fían del guardián ni de la talanquera o valla, “Hemos instalado circuitos cerra- dos en todas las zonas de la capital y en municipios como Amatitlán, San Lucas Sacatepéquez y Villa Nueva”. Las imágenes registradas en el graba-


dor también son utilizadas de acuerdo a los principios del que las administra. La mayoría se deshace de ellas si no guar- dan nada relevante para la seguridad de su casa o calle, es caro almacenarlas y los discos ocupan mucho espacio, comentó. En Guatemala no hay una regulación


específica para los sistemas de vigilan- cia. El administrador de una propiedad privada puede disponer de distintos controles, como las cámaras para res- guardarla. Sólo sería delito si alguien que no es el propietario las instala, se- ñaló Alejandro Balsells, vicepresidente del Centro para la Defensa de la Cons- titución, pero sugiere que siempre exista una notificación de que el lugar cuenta con videovigilancia. n


Foto: © Francesco Carucci | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164