This page contains a Flash digital edition of a book.
TRANSPORTE SEGURO Es necesario asegurarse que el per-


sonal debe contar con credenciales ade- cuadas, las cuales se han otorgado basa- das en estudios completos de confianza y antecedentes. Además, éstas deben ser renovadas con frecuencia y regularidad. Los contratistas de servicios deben


de cumplir el mismo criterio, igual que las tripulaciones y todas las autoridades presentes sin excepción, como policías, guardias, aduanas, inmigración, admi- nistradores, limpieza y cualquier perso- na que pueda tener acceso al “perímetro de seguridad” del aeropuerto. El perímetro de seguridad compren-


de las áreas por medio de las cuales se puede tener acceso, ya sea a la aeronave o a la zona de carga. En términos prác- ticos esto comprende el 90% o más en la mayoría de los aeropuertos.


SEGURIDAD PARA EL PASAJERO


Desde la perspectiva del viajero hoy to- mamos como un hecho que contamos con Seguridad en Aeropuertos (infirien- do que esto incluye la seguridad en vue- los). Sin embargo, ¿sabemos qué es?, ¿a quién protege?, ¿realmente protege?, ¿si es así, a qué grado y en contra de qué o quién estamos protegidos? La pregunta más importante y que


pocos tienen la voluntad de responder es: ¿Estamos obteniendo un valor real por nuestra inversión? Desde mi pers- pectiva, estamos siendo robados con poco valor en retorno. El primer punto es que, como hace-


mos frecuentemente, estamos peleando la guerra de hoy basados en las tácticas enemigas de ayer. El gobierno de los Es- tados Unidos, la Administración Federal de Aviación (FAA), la Administración de Seguridad de Transportes (TSA) -que es parte del departamento de Homeland Security (DHS)- y la Asociación Inter- nacional de Transporte Aéreo (IATA) siguen estos dictámenes convirtiéndolos en estándares internacionales, incluyen- do los de seguridad. Simplemente, toda aerolínea que vuela desde y hacia Estados Unidos debe operar y cumplir las reglas, o de lo contrario no pueden volar a cual- quier aeropuerto de este país.


AVIONES BAJO LA MIRA DE TERRORISTAS


Para hacer un esfuerzo por entender lo que sucede hoy en relación a “Se- guridad de Aeropuertos”, necesitamos remontarnos a los años antes del 11 de Septiembre de 2001. La seguridad en los aeropuertos se inició con la historia de algunas personas -criminales, terro-


62 www.seguridadenamerica.com.mx


ristas y políticos- que encontraron una forma simple de hacerse ver y escuchar, al tomar rehenes, robar o extorsionar a cambio de la seguridad de los pasajeros y de la aeronave. Para asegurar que esta racha pasara,


los aeropuertos empezaron a verificar que los pasajeros no portaban armas o algún otro medio para actuar como pi- ratas aéreos. El público pasajero toleró el inconveniente de perder ciertas liber- tades a cambio de la certidumbre de que llegarían a su destino como lo habían planeado y sin tomar alguna desviación a Cuba o algo similar. Realmente había poco riesgo en la


vida de los pasajeros, ya que eran el va- lor que los piratas usaban para negociar. Con un par de excepciones de motivo terrorista -Entebe y Beirut-, esto es lo que generalmente se esperaba. El punto principal era “no hay necesidad de que arriesgues tu vida, sencillamente sigue la corriente y todo estará bien al final”. Las mentes que planearon el ataque


de 2001 usaron todos los elementos de “Seguridad de Aeropuertos” para asegu- rar el éxito de su plan. Un tema que nadie toca es el hecho que los terroristas no es- taban armados, ellos eran las armas (las navajas que supuestamente traían se po- dían sustituir fácilmente con materiales que encontramos en cualquier avión), ya que la diferencia más importante es que los pasajeros no eran su objetivo; eran las aeronaves. El objetivo no era usarlos para negociar, sino como un arma de terror y destrucción masiva. En este caso los pasajeros eran un


inconveniente más que un valor, razón por la cual escogieron vuelos con pocos tripulantes para asegurar el control fácil en relación al número de piratas en cada avión, y los estrellaron cuando los tan- ques de combustible estaban lo más lle- nos posible para poder obtener la fuerza explosiva que querían sus dirigentes. Con las torres gemelas lograron mucho más de lo que esperaban, y no tanto en el Pentágono (el tipo de estructuras in- fluyó en los efectos). Los que planearon el evento sabían


que en cuanto los pasajeros se dieran cuenta de lo que estaba sucediendo, las reglas del juego cambiarían de in- mediato. Las acciones de los pasajeros del vuelo United 98 son testimonio he- roico de esto, pues cambiaron la estra- tegia de los terroristas para siempre. Pocos entienden que desde entonces, el factor disuasivo a piratear una aero- nave y ser usado para cualquier propó- sito, son los pasajeros.


Las personas que viajan en los aviones


actualmente son el antídoto más peligro- so para los piratas aéreos, como se ha visto en diversas circunstancias, tal como le sucedió al “bombardero de zapato”, el “bombardero de calzoncillo” y un evento en mayo pasado, cuando pasajeros ayu- daron a contener a una persona, que se- gún las autoridades indicaron quería en- trar a la cabina de pilotos durante el vuelo 1561 de American Airlines. Todo se apunta más con cabinas


blindadas, mariscales aéreos, pilotos armados que hacen que las aeronaves hoy estén auto-protegidas (esto ha sido comprobado por DHS en estudios cla- sificados y no clasificados). Si esto no es suficiente, si todas las protecciones llegasen a fallar, cualquier aeronave se- cuestrada está sujeta a recibir un misil aire-aire antes de llegar a su blanco, si es necesario.


SUCESOS QUE NO SE REPETIRÁN


El 11 de septiembre les costó a los te- rroristas muchos meses de planeación y grandes cantidades de dinero. Ellos sa- ben que éste fue un evento único y con la baja probabilidad de éxito, ¿por qué tratarían de hacer algo igual? La fórmula de riesgo nos dice que no vale la pena, así que ellos están buscando otra forma innovadora y diferente para dar otro golpe maestro. Mientras tanto, nosotros estamos obsesionados en prevenir algo que no va a volver a suceder. Sin importar qué tan estricto sea un


país en aplicar las reglas, TSA y DHS no le tienen confianza a ninguno. Por lo tanto, todos los vuelos con conexión a otros vuelos que llegan a Estados Uni- dos deben pasar por revisión de seguri- dad de nuevo.


Foto: shutterstock


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164