This page contains a Flash digital edition of a book.
ques, conocimiento, actualización de equipos especializados, demostraciones en la operación de camiones, así como sesiones técnicas de las evoluciones con fuego real y operación segura. En materia especifica de helipuer-


GRUPOS ENTRENADOS PARA COMBATIR EMERGENCIAS


Un programa de entrenamiento espe- cífico en esta materia es el que reciben los Cuerpos de Rescate y Extinción de Incendios (CREI) de todos los aero- puertos a nivel nacional, el cual debe contener la normatividad mínima re- querida por la Organización de Avia- ción Civil Internacional (OACI) y por la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), además de las recomendacio- nes de la especialidad de la National Fire Protection Association (NFPA) y la International Fire Service Training Association (IFSTA). Desde la familiarización con el ae-


ropuerto, las aeronaves, las estrategias, tácticas y técnicas especiales para ase- gurar rutas de evacuación confiables en casos de accidente, hasta las simulacio- nes con fuego vivo, los bomberos aero- náuticos se enfrentan a situaciones muy cercanas a lo que es una emergencia real, donde sus conocimientos, habilida- des y destrezas, se ponen a toda prueba. Sin duda, la primera responsabilidad


de los bomberos es proporcionar una respuesta segura en casos de emergen-


cia y su preparación en gran medida es la garantía de que lo que se realice sea eficaz y eficiente.


MÉXICO CON PERSONAL CAPACITADO


En el pasado, México tenía que realizar estos programas de alta especialización en otros países, hoy día, existe la infra- estructura necesaria, el recurso humano reconocido por instituciones nacionales e internacionales, la inversión suficiente y la información actualizada para lle- varlos a cabo, en un formato latino, en español, con la experiencia necesaria comprobada por más de 900 bomberos mexicanos y latinos que han vivido este entrenamiento tan importante dentro de un aeropuerto. El Colegio de Bomberos de San Luis


Potosí ha construido dos simuladores (uno de avión y otro de helipuerto) es- pecialmente para ello, donde se pueden realizar acciones para accidentes, res- cate, incendios en motores, fuselajes, cabina de pasajeros, pilotos, derrames a nivel de piso, en altura, compartimiento de carga, tren de aterrizaje, nariz, prin- cipal, incendios en áreas cerradas, tan-


tos la responsabilidad de la preparación y obligación a ella se da por cada pro- pietario. También existen normas que obligan a que se tenga la disponibilidad del recurso humano, material y equipo específico para el riesgo de sufrir acci- dentes en los aterrizajes y despegues de este tipo de aeronaves. Con la preparación del personal


de respuesta a emergencias estaremos dando un paso muy importante para aminorar las posibilidades de la perdida de vidas, un impacto económico sus- tancial, reducir los tiempos inactivos y garantizar la continuidad de nuestros negocios; sin duda, haremos de nuestro país uno más seguro. La responsabilidad de la prevención


profesional es un reto constante de se- guridad, creando e implantando nuevos esquemas que nos permitan ser más competitivos. n


* Acerca del autor


- Martín A. Razynskas Sosa CEPI, es asesor ejecutivo del Instituto Internacional de Administración de Riesgos, S.A. de C.V. Si desea conocer más acerca del autor, consulte su CV en:


seguridadenamerica.com.mx/colaboradores


CONTRA INCENDIOS 71


Foto: shutterstock


Foto: © Dreamshot | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164