This page contains a Flash digital edition of a book.
¿MITO O REALIDAD?


RUMORES INFORMÁTICOS A


través de Internet se difunde información que resulta sugestiva y algunas veces difícil de creer, por lo que Seguridad en América ha decidido investigar la credibilidad de estos datos como un servicio más para sus lectores. Lo invitamos a que participe con nosotros y nos envíe sus sugerencias al siguiente correo electrónico: prensa@seguridadenamerica.com.mx


Venganza contra ladrones de celulares


C


uando te roban un celular sabe- mos que recuperarlo es casi impo-


sible. Los ladrones los venden en Tepito (Mercado negro, mercado de las pulgas, etc.) muy rápidamente. La experiencia es muy desagradable, pero las compa- ñías operadoras reemplazan inmedia- tamente el chip y les vale un pepino a quiénes le roban y a quiénes no. Sin embargo, existe algo muy interesante que deben conocer y es una especie de venganza en el caso que alguna vez les roben el celular. Todos los celulares GSM (o sea, los


que tienen chip) tienen un registro de se- rie único, que en ningún teléfono a nivel mundial se repite, que se llama CÓDI- GO IMEI. Las compañías no lo tienen registrado. Sólo ustedes los dueños del aparato pueden acceder al código. Para obtenerlo marquen *#06# (aste-


risco-numeral-cero-seis-numeral). Nada más, NO PRESIONEN SEND NI LLA- MAR. En la pantalla aparece el código IMEI. Apúntenlo y guárdenlo en un lu- gar seguro (agenda electrónica, PC, etc.). Si les roban el celular llaman al ope-


rador y le dan este código. El celular será bloqueado completamente y aunque el ladrón cambie la tarjeta SIM o chip, no podrá encenderlo. Probablemente no recuperen su celular; pero por lo menos tendrán la seguridad de que quien lo haya robado no podrá utilizarlo nunca. Si toda la gente supiera esto, el robo de celulares disminuiría porque no tendría sentido.


156 www.seguridadenamerica.com.mx


INVESTIGACIÓN DEL CASO S


eguridad en América se dio a la ta- rea de investigar esta información y


se pudo constatar que no en todos los equipos, ya sea debido a la marca o a la compañía de servicio telefónico, se puede obtener el código de Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI) al ingresar *#06#. Sin embargo, este número se pude encontrar en todos los dispositivos móviles al retirar la batería; en este espacio encontrará una placa u holograma con el código IMEI. Seguridad en América contactó a las


compañías Telcel y Nextel en México. Y a través de sus ejecutivos de servicio al cliente, informaron que no es necesario proporcionar el IMEI para bloquear o suspender el equipo en caso de robo o extravío. Para bloquear un celular, reco- miendan levantar un acta de denuncia ante el Ministerio Público e ir al Centro de Atención a Clientes para realizar la suspensión del mismo.


Indicaron que la función del IMEI es


únicamente para verificar el estado del equipo celular; es decir, que el artículo, modelo y marca correspondan a los re- gistrados por el usuario propietario del equipo. Seguridad en América también intentó corroborar esta información con Iusacell y Movistar; sin embargo, antes del cierre de esta edición no se pudo establecer contacto con ellos. El IMEI es un código pregrabado en


los teléfonos móviles GSM que identifi- ca al aparato a nivel mundial y es trans- mitido por el aparato a la red al conec- tarse a ésta, es decir, que la operadora que se use no sólo conoce, quién y desde dónde se hace la llamada (SIM), sino también desde qué terminal telefónica la hizo. El código IMEI está conformado por 15 dígitos.


¿Mito o realidad? Júzguelo usted mismo.


Foto: © Mikael Damkier | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164