This page contains a Flash digital edition of a book.
Al respecto, la industria formal del


blindaje considera que, contrariamente a lo que mucha gente piensa, el blindaje automotriz, y en todo caso muchas in- dustrias de la seguridad privada, son el resultado de la conciencia y del cuida- do que muchos mexicanos comienzan a tener en relación a su seguridad y no necesariamente a la dif ícil situación que vive México en materia de delincuencia bajos sus distintas manifestaciones. Es tiempo de consolidar una indus-


tria de la seguridad privada en México y de desprejuiciar a sus empresas ante los ojos de muchos mexicanos.


LA INDUSTRIA Antes que nada, el blindaje automotriz en México debe considerarse ya como una industria manufacturera en sí, debi- do la importancia que ya tiene en la ac- tividad económica del país. Solamente los siete socios de AMBA, fundada en el año 2000, los cuales producen más del 50% de los vehículos blindados en el país y prácticamente todos los que se expor- tan, generan alrededor de 3 mil empleos directos y 20 mil indirectos Cabe decir que las circunstancias de


la industria del blindaje en México han propiciado la formación de lo que po- dría identificarse como tres grupos de empresas o en algunos casos de pseudo empresas que realizan a distintos niveles esta actividad. La primera de ellas es la conformada


por compañías que iniciaron su trabajo en México hace 15 años y que han in- vertido constantemente en sus proceso para alcanzar manufactura de alto nivel, cada vez más tecnificada, con procesos unificados y mano de obra consolidada, que incluso les ha permitido convertirse en la primera opción de compra tanto para sector privado como para los dis- tintos órdenes de gobierno, sector cada vez más demandante de este servicio. La creación de la Asociación Mexi-


cana de Blindadores de Automotores surgió como una necesidad para este tipo de firmas ante la exigencia de pro- fesionalizar y darle formalidad a nuestra industria. Un segundo grupo de empresas son


aquellas que, teniendo o no afiliación a un organismo, han alcanzado procesos técnicas de buen nivel o se encuentran en camino de lograrlo y cuyo trabajo, junto con el de las primeras, consolidará a una industria nacional de blindaje en los próximos años. Sin embargo, es evidente que si bien


hay firmas que comienzan con buenos augurios, no será fácil que en el corto


plazo alcancen los procesos adecuados ni la confianza lograda ya por las em- presas sólidas y bien conformadas en México. De igual forma se encuentra un grupo de talleres o pseudo compañías cuya identificación ha sido muy dif ícil en México, debido a la poca vigilancia ofi- cial hacia éstas, y cuyo trabajo u objetivo de mercado no es del todo claro. Es en este tipo de talleres en donde la


industria del blindaje serio considera se debe poner mayor atención para iden- tificarlos y conocer tanto sus procesos como sus objetivos de trabajo, para se- guridad de todos los mexicanos. En este sentido, AMBA considera


que llevar a cabo una inspección para conocer las condiciones de esta acti- vidad ayudaría considerablemente a la seguridad de todos los mexicanos y le permitiría a las fuerzas de seguridad desempeñar con más confianzas su im- portante labor. Con esta pequeña radiograf ía del


sector, es importante recalcar que la industria del blindaje ha venido cre- ciendo de manera gradual y sostenida durante lo que va del presente siglo, con excepción del 2009 por las circuns- tancia económicas globales por todos conocidas. Los resultados obtenidos al cierre del


primer semestre del año nos dicen que 2011 cerrará con un volumen superior a las 2 mil 500 unidades blindadas en el país, es decir un porcentaje mayor al es- timado al inicio del año y lo que podría representar alrededor de un 15% por en- cima de los resultados al cierre del año pasado. Estos datos nos colocan como el se-


gundo mercado más importante para el blindaje automotriz en América Latina, solo después de Brasil y desde luego en la principal región productora de blin- daje de automotores en el mundo.


LOS RETOS En un entorno en el que si bien el blinda- je automotriz no puede ser “una aventu- ra” para muchos que con una inversión creen que pueden convertirse en blinda- dores de autos profesionales y que por lo tanto tienen un alto riesgo de pérdidas económicas en una incursión fallida en este mercado, nuestra industria tiene futuro en México pero al mismo tiempo grandes exigencias para mantenerse y consolidarse en el país. Para las empresas de blindaje y para


la industria en general los retos en Méxi- co los podemos ubicar en general de la siguiente manera:


Consolidar el buen nombre del blin- daje serio, formal y técnicamente bien realizado. Informar con seriedad al público mexicano sobre las ventajas del blin- daje automotriz. Crear condiciones sanas de desarro- llo en el mercado mexicano del blin- daje para configurar una industria sana y legal de largo plazo. Fomentar la participación sólo de empresas formales y desincentivar el mercado informal. Impulsar mayores y mejores relacio- nes con toda la cadena automotriz en México. Buscar y mantener una relación de respeto y colaboración con autorida- des y distintos órdenes de gobierno. Fomentar una cultura de la seguri- dad y de la prevención entre todos los mexicanos. Mantener el exitoso modelo de di- versificación para algunas empresas y al mismo tiempo fomentar la espe- cialización de otras compañías. Buscar las mejores condiciones de compra para los mexicanos.


Con este panorama, el blindaje de au-


tos en México tiene como firme objetivo sumar a la tranquilidad y seguridad de la sociedad mexicana, aportar al desarrollo y bienestar de la economía del país y des- de luego crear mejores condiciones de vida para los habitantes de este país. n


* Acerca del autor


- Fernando Echeverri Posada es presidente de la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores, A.C. (AMBA). Si desea conocer más acerca del autor, consulte su CV en: seguridadenamerica.com.mx/colaboradores


TRANSPORTE SEGURO 67


Foto: © Stanislav Perov | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164