This page contains a Flash digital edition of a book.
SEGURIDAD PÚBLICA


en que el temor a la violencia ha llevado a la adopción de medidas represivas que no han servido para eliminar o contro- lar fenómenos que requieren soluciones más profundas. El considerar una política de Seguri-


dad Ciudadana va más allá de crear so- lamente un distracto nacional, es buscar realmente una solución a un problema complejo donde los resultados a la fecha son inciertos. Se tienen que analizar to- das las causas y los medios con los que se pueden reducir y controlar la crimi- nalidad, así como utilizar el precepto de la seguridad profesional que dice: “Si se identifican los motivos, se encuentran las soluciones y se resuelven los proble- mas”. Partiendo de esto debemos cues- tionarnos si realmente se ha realizado un estudio sobre las verdaderas causas que originaron este cambio conductual hacia la delincuencia. Gabriel García Márquez en uno de


sus escritos establece: “Somos conscien- tes de nuestros males, pero nos hemos desgastado luchando contra los sínto- mas mientras las causas se eternizan”. Esto nos refleja una gran verdad, pues tan importante es combatir la delin- cuencia y la violencia, como identificar las causas que la originaron. El narcotráfico no es un delito de la


modernidad, tiene cientos de años pre- sente en casi todas las civilizaciones; sin embargo, la delincuencia y violencia extrema se han presentado sólo en algu- nos cuantos países, como Estados Uni- dos, Italia, Colombia y, en la actualidad, México. Esto no quiere decir que en otras naciones no exista violencia, pero los ín- dices no llegan a ser tan alarmantes. El estudio e identificación de los mo-


tivos que provocan la violencia fue la solución para los países que padecían fuertes actos violentos e índices de in- seguridad alta, de esta manera lograron reducir la delincuencia con éxito. No se trata de erradicar totalmente la cri- minalidad; esto resultaría utópico por cuanto la contravención y el delito son fenómenos sociales ligados a la existen- cia misma de la sociedad. Lo que debe pretenderse es conseguir control de los factores negativos. Un programa de Seguridad Ciudada-


na, independientemente del combate de la autoridad, debe integrar la formulación de una política especial a través de siste- mas de seguimiento y control esenciales para hacerla eficaz. Otros puntos impor- tantes que deben tomarse en cuenta son:


· Conocimiento profundo de los fenó- menos delictuales, características y


128 www.seguridadenamerica.com.mx


· Otorgar facilidades a las empresas en desarrollo para que puedan alcanzar equilibrio económico y continuidad de operaciones. En tiempos pasados los gobiernos de los estados otorga- ban terrenos y exención de impues- tos a las empresas que pusieran sus desarrollos en su entidad y les daban toda clase de facilidades para iniciar sus operaciones.


· Combatir las adicciones tempranas de sustancias prohibidas, principal- mente en centros escolares, realizan- do pruebas antidoping a los maes- tros y personal administrativo de las escuelas, así como a los estudiantes. Todo esto complementado con pro- gramas psicológicos de recuperación y saneamiento de adicciones.


tendencias de la criminalidad. Esto se logrará con ayuda de métodos mo- dernos de investigación y el aporte de todos los sectores de la comunidad.


· Que la sociedad establezca un com- promiso de responsabilidad, apego a normas, respeto a la autoridad y participación activa en los medios de solución.


· Los partidos políticos deben aceptar que la democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder resi- de en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.


· Legislación penal y policía armónica, actualizada, adecuada y estable, así como la intervención de especialistas en materia de seguridad.


· Que los movimientos políticos de apoyo o rechazo no sean medios de bloqueo de calles y carreteras con afectación a miles de ciudadanos.


· Que se analice el sistema educativo y establezca un binomio de formación de buenos ciudadanos y personas con conocimientos académicos.


· Incentivar la creación de fuentes de empleo por medio de apoyos a quie- nes desarrollen nuevas tecnologías en todos sus ámbitos y la búsqueda de competitividad, en lugar de ser simplemente maquiladores del ex- tranjero.


· Hacer prevalecer la justicia respetan- do los derechos humanos de las per- sonas que en ocasiones son violenta- dos por los sistemas de impartición de justicia, la corrupción y la falta de capacidad de algunos funcionarios.


Los índices de violencia


e inseguridad han crecido de manera importante


en diferentes entidades de México


· Integrar a la seguridad privada profe- sionales en el estudio de la seguridad y que puedan aportar sus ideas, expe- riencias y destrezas dentro de lo que ha sido su ámbito de participación dentro de la seguridad.


· Luchar contra el delito y la violencia no es suficiente, también se necesi- ta el fortalecimiento de la Policía, en medios humanos o materiales y la ex- pedición de medidas represivas de ca- rácter penal o policiaco que consigan controlar y disminuir la criminalidad.


El contenido de la presente colabo-


ración no tiene la intención de diseñar en detalle lo que podría ser una política de Seguridad Ciudadana, es sólo un en- sayo que recopila partes fundamentales de estrategias que han funcionado en otros países y agregar lo que se puede considerar importante para crear un mejor sistema de seguridad en forma integral y con participación de diferen- tes sectores. n


* Acerca del autor


- José Luis Rojo y Arabi, CPP, CPO, DSE, es presidente de la Asociación Nacional de la Industria de la Seguridad (ANAINSE). Si desea conocer más acerca del autor, consulte su CV en: seguridadenamerica.com.mx/colaboradores


Foto: © Kokodrill | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164