This page contains a Flash digital edition of a book.
C C T V


en red, explicó Carlos Velasco, presiden- te del Comité Ciudadano Tlacopac. La meta que persiguen estas perso-


nas colindantes es conseguir que hasta el 50% de las viviendas estén enlazadas al sistema de CCTV vía Internet, co- mentó Velasco. Asimismo, hizo énfasis que esta determinación se ha tomado porque desafortunadamente en esta área existen manzanas conformadas por 12 casas y en diez de ellas se han presen- tado robos o intentos de robo. “Se trata de ser solidarios entre vecinos,


de compartir la información, de cuidarnos entre nosotros y de reducir la ola delictiva que se ha registrado” expresó el presidente del Comité Ciudadano Tlacopac. Por otra parte, Samuel González, resi-


dente del lugar, señaló que lo importante del programa “Me cuido yo y cuido a mi vecino” es el concepto. “En lugar de am- pliar mi sistema de cámaras sólo para mí, lo extendí para mis vecinos y estoy atento a su seguridad y ellos de la mía”.


¿POR QUÉ HACER UNA RED DE VIDEOVIGILANCIA?


Actualmente, los índices de inseguridad han aumentado, hay zonas que, lamen- tablemente, se han convertido en las favoritas de los delincuentes y por esta razón se vuelve necesario incrementar las medidas de seguridad. Así que estas circunstancias hacen resaltar las venta- jas de CCTV frente a las desventajas de otros controles de seguridad. Por ejemplo, muchas comunidades


optan por contratar los servicios de un vigilante que, después de un tiem- po, terminan por cancelar debido a sus desventajas; se cansan de ser obser- vados y vigilados. En algunos casos, se acostumbran a la presencia de un guardia, pero la rotación de personal es demasiado alta y se incomodan con los procesos de selección. En ocasiones, desafortunadamente, han sido los mis- mos vigilantes quienes han colaborado o han infiltrado información para que un asalto se lleve a cabo. Otra de las opciones es limitar la cir-


culación de vehículos y personas con plu- mas, rejas o zaguanes para que las calles donde se encuentran sus viviendas no sean transitadas por todos, en un intento de implementar un control de acceso y mejorar los niveles de seguridad. Sin embargo los jefes de manzanas


y las juntas vecinales recomiendan en todo caso que la buena comunicación con los vecinos y una organización entre ellos —en cuanto a intereses de convi- vencia se refiere—, es lo que mejora las condiciones de seguridad, y al analizar


18 www.seguridadenamerica.com.mx


los problemas de inseguridad, se postu- lan a favor del uso de la videovigilancia.


BENEFICIOS DE CCTV PARA SEGURIDAD VECINAL


De este modo, vecinos de Tlacopac comparten su experiencia y algunas ventajas que han gozado al hacer uso de la tecnología de videovigilancia para el uso doméstico, por ejemplo:


Los costos han hecho más accesibles estos dispositivos y se pueden ajus- tar a cualquier presupuesto. Existen cámaras de todo tipo: fijas, PTZ, con domo, para exteriores y antivandá- licas; lo importante es ajustarlas a la necesidad de cada manzana o cuadra.


La tecnología actual ha facilitado su instalación y uso por la facilidad de transmitir imágenes a través de la Internet. No se necesitan sofistica- das instalaciones para realizar la co- nexión y es sencillo conseguir tutoría para estos mecanismos.


Se puede integrar a los jóvenes para la disposición de la red de video- vigilancia o para que esté activa la conexión vía Internet, pues a este sector de la población le resulta muy atractiva la idea de este medio de comunicación. No obstante siempre deben contar con la supervisión de un adulto.


Con este sistema de seguridad, siem- pre habrá un registro almacenado de lo que suceda en cierto momento en determinado lugar, lo que podrá ser revisado posteriormente para algu- na averiguación. Además, existe la facilidad de monitoreo a distancia y en directo. Es conveniente también considerar la vigencia de almacena- miento de algunos servidores de vi- deovigilancia.


Varias zonas pueden ser vigiladas al mismo tiempo, ya sea que algunos vecinos estén encargados de monito- rear ciertas áreas o que todos tengan la misma señal.


Lo mismos vecinos serán los vigilan- tes y que mejor que ellos para esta labor porque se conocen, es decir, pueden identificar a alguien sospe- choso en una vivienda, algún movi- miento extraño que no coincida con los hábitos de un residente o incluso la existencia de un auto que esté ron- dando el lugar.


CÓMO ORGANIZARSE


En países de Latino- américa, como


México, esta modalidad


de seguridad ha sido muy


bien recibida para el


bienestar de las familias


Para que una red de videovigilancia fun- cione efectivamente, el Comité Ciuda- dano Tlacopac recomienda con base en su experiencia que la implementación de la tecnología de CCTV requiere de contar con lugares clave para la coloca- ción de dispositivos de video y consejos de cómo organizarse para el monitoreo y la comunicación vecinal:


El objetivo primordial es instalar las cámaras en puntos estratégicos, no se trata solamente de ampliar el nú- mero de cámaras colocadas en la en- trada de una casa, sino que la visión de cada cámara cubra un área más amplia para abarcar más viviendas.


También se pueden colocar cáma- ras en áreas comunes como parques o jardines para evitar vandalismo y proteger el patrimonio de todos, es decir, evitar la destrucción de ban- cas, canchas y paredes con grafiti.


Aprovechar la tecnología y es- tar comunicados vía Internet pero también vía telefónica; además de conocer los números telefónicos de los vecinos por si se presenta alguna emergencia, que puede ser desde un descuido como dejar las luces encen- didas, la puerta abierta o que alguien está intentando entrar a una vivien- da. También es necesario solicitar la ayuda de las autoridades para tener un número de emergencia o de la pa-


Foto: © Marko Bradic | Dreamstime.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164