This page contains a Flash digital edition of a book.
gradual e irremediable después de 8 a 12 horas en servicio continuo. El efecto de esta forma de operación es que eventualmente


se tendrá personal desgastado f ísicamente, con su capacidad disminuida y por ende expuesto al ataque de agresores que se- guramente estarán descansados, en mejores condiciones f ísi- cas, y por ende con todas las ventajas. O bien la ruptura de las regulaciones de servicio por el personal que pueden derivar en descuidos y errores que abran espacios de oportunidad a los riesgos. Resultados que en todo caso repercuten en daños que el usuario resuelve cambiando al proveedor del servicio, “tapar el pozo después del niño ahogado”, cuando en realidad siguen dejando “el pozo destapado” al mantener el mismo esquema de cobertura. Por ello las empresas que si entienden y están cons- cientes de las necesidades de seguridad, utilizan por lo menos los esquemas de 12 x 24, cuando no los de 8 horas por turno. Otra forma de supuesta economía es el de los denominados


choferes – guardaespaldas, con los que se pretende obtener un beneficio de dos servicios por el precio de uno, pero que no proporcionan la protección deseada por el simple hecho de que al ir el elemento al volante le impide actuar eficazmente como recurso de protección, ya que es posible anularlo me- diante el simple expediente de embestir al vehículo del “blan- co” por el lado del conductor. Por ello el esquema realmente eficaz para la protección de personas requiere de un mínimo de un elemento dedicado exclusivamente a esta labor, asignan- do a otra persona la tarea de conducción del vehículo, la cual es conveniente que tenga algún adiestramiento en técnicas de conducción de seguridad. Una última forma de supuesta economía es el uso de sistemas


de vigilancia electrónica en todas sus modalidades (sistemas de alarma, videovigilancia o geolocalización) sin monitoreo activo, lo que si bien posibilita la detección de riesgos, no permite una reacción pertinente y oportuna para evitarlos o resolverlos. De tal suerte que la supuesta economía en gasto de personal se


ve sobrepasada por el costo de las posibles pérdidas derivadas de los daños ocasionados. En este caso el error es depender sólo del gasto de inversión en tecnología para evitar un gasto corriente en personal. Las consideraciones de rentabilidad deben contemplar no


tanto el valor patrimonial de los bienes, sino el valor de su dis- ponibilidad, bajo un enfoque de protección de la continuidad de negocio. Consideraciones que se pueden resumir en dos cuestionamientos ¿Cuánto vale lo que quiero proteger? ¿Cuán- to cuesta protegerlo? Lo que requiere de una definición precisa de lo que se debe o desea proteger y que suele confrontar dos enfoques de visión: proteger los recursos (visión / protección patrimonial), o proteger lo que se puede hacer con esos recur- sos (visión de negocio / protección de la inversión). n


* Acerca del autor


- David Chong Chong es secretario general para México de la Corporación Euro Americana de Seguridad, CEAS México. Si desea conocer más acerca del autor, consulte su CV en:


seguridadenamerica.com.mx/colaboradores


EL PROFESIONAL OPINA 137


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164