This page contains a Flash digital edition of a book.
a ARTÍCULO


De financiaciones y elecciones…


¿Mejor dinero público o privado? POR: MARCOS PÉREZ ESQUER El


nexo entre el dinero, la contienda política, y las implicaciones que esta relación tiene en el for- talecimiento de las insti-


tuciones y de la democracia, ha sido tema de preocupación y objeto de estudio en las naciones incorporadas o en vías de in- corporarse al mundo democrático. En México, desde hace apenas un par


de décadas, el tema del financiamiento de la política, entendido como el financia- miento de los partidos políticos y las cam- pañas electorales, se instaló en el centro del debate y la agenda pública. Antes de que esto sucediera, tuvimos


una primera generación de reformas elec- torales que atendió a la preocupación de crear un instituto encargado de organizar los procesos electorales, así como de un tribunal encargado de impartir justicia electoral, que gozaran de credibilidad, imparcialidad, certeza, profesionalismo y legitimidad. Así nacieron el Instituto Fe- deral Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Esta primera generación de reformas


electorales, incluyó también asuntos tan importantes como la creación de un nue- vo y mas confiable padrón de electores, la expedición de una también nueva y mas confiable credencial de elector con foto- grafía, el uso de tinta indeleble para mar- car a los ciudadanos que ya habían ejer- cido su derecho de voto evitando así la doble, triple o múltiple votación por parte de una misma persona; vino también el listado nominal con fotografía, que per-


mitía a los funcionarios de las mesas de votación cotejar las fotografías conteni- das en la credencial con la contenida en el listado nominal o padrón, así como la decisión de reproducir copias de las actas de cómputo de votos para ser entregadas a cada uno de los representantes de los distintos partidos políticos y candidatos, entre otras muchas medidas de seguri- dad para evitar fraude a la elección. De esa primera generación de refor-


debate por la democracia está justamente en la relación entre dinero y poder político. Los riesgos vinculados con la posi-


PARTICULARMENTE LA IDEA DE QUE EL FINAN- CIAMIENTO PÚBLICO DEBA SER MAYOR AL


FINANCIAMIENTO PRI- VADO HA GENERADO MÁS PROBLEMAS QUE SOLUCIONES.


mas, se pasó rápidamente a una segunda generación en la que los temas centrales fueron el uso adecuado de los medios de comunicación, y el que ahora nos ocupa: controlar la financiación de la política electoral. Sin duda, en México solo hemos sido


reflejo de lo que ha venido ocurriendo en todo el mundo, donde el tema central del


bilidad de que grandes sumas de dinero proporcionen una ventaja ilegítima a un contendiente, o bien, el riesgo de que la carencia de recursos de otro le ponga en desventaja, así como los riesgos aso- ciados a la probabilidad de que los go- bernantes privilegien indebidamente la atención de los asuntos que interesan a sus aportantes o donadores en campaña, llevó a que la legislación incorporase di- versos mecanismos de control: limitación de los periodos de campaña, limitación de los gastos mediante el establecimien- to de topes máximos, limitación de apor- taciones mediante el establecimiento de topes máximos tanto individuales como totales, prohibición de algunas aporta- ciones (empresariales, extranjeras, etc.), obligatoriedad de presentación de infor- mes financieros a la autoridad, imple- mentación de complejos procedimientos de fiscalización y auditoria, pero sobre todo, el establecimiento del financia- miento público como componente priori- tario de la financiación de las campañas. Estos mecanismos de control sin em-


bargo, no han resultado del todo efecti- vos. Particularmente la idea de que el fi- nanciamiento público deba ser mayor al financiamiento privado ha generado más problemas que soluciones. El financiamiento público no ha pro-


piciado mayor equidad electoral, tampo- co ha evitado el tráfico de influencias. En cambio, sí que ha aislado a los partidos de


Marzo - Abril 2013


49


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68