This page contains a Flash digital edition of a book.
ARTÍCULO


a


LAS CAMPAÑAS o simple desprestigio del oponente?


NEGATIVAS ¿Información necesaria


42


SANDRA BRAVO Socia fundadora de BraveSpinDoctors


Estando pues el príncipe obligado a saber comportarse a veces como una bestia, de entre ellas ha de elegir a la zorra y al león; porque el león no sabe defenderse de las trampas ni la zorra de los lobos. Es pues necesario ser zorra para conocer las trampas y león para atemo- rizar a los lobos.


El Príncipe Maquiavelo


El


Príncipe siempre aporta grandes ideas para arran- car cualquier artículo y esta cita me ha parecido especialmente interesan-


te para referirme a las archi-analizadas campañas negativas. Es evidente que cada campaña elec-


toral es un mundo y que no se puede ge- neralizar sobre su eficacia, sus efectos o su


Marzo - Abril 2013


idoneidad. Dependerá del contexto polí- tico, social y económico, de las dinámicas partidistas, del nivel de crispación o satis- facción de la opinión pública, de la cultura política…


Muchos autores rechazan las cam-


pañas negativas por generar malestar y apatía entre los ciudadanos, mientras que otros las defienden por aportar informa- ción y poner todas las cartas sobre el table- ro de juego. Evidentemente, se debe hace llegar al ciudadano los pros y contras de cada opción política, pero eso no significa que una campaña negativa sea la mejor manera de hacerlo.


¿FUNCIONAN LAS CAMPAÑAS NEGATIVAS? Antes de responder deberíamos hacernos otra pregunta: ¿con qué objetivo fueron


Las campañas negativas suelen consistir en una crí- tica directa al candidato de nuestro principal oponente, a la labor de gobierno de un partido –si es el caso– o a una hipotética gestión pública –a modo de advertencia–


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68