This page contains a Flash digital edition of a book.
Perdón y discurso político


Perdón y Discurso Político


A menudo pedimos perdón. Unas veces sin darnos cuenta, otras nos cuesta bastante atrevernos a hacerlo, porque real- mente nos sentimos avergonzados por nuestros actos, pero ¿qué supone el perdón en el discurso político? ¿Qué hace que pedir disculpas resulte tan complejo para un líder?


deportistas como Tiger Woods, se encontraban dos políticos. Times valoraba las disculpas del primer ministro británico Cameron al pedir perdón por los acontecimientos del Bloody Sunday y del presidente estadounidense Barack Obama, quien mostró su in- dignación por las infecciones de sífilis en Guatemala durante los años cuarenta y cincuenta. La solicitud de perdón es vista por los políticos


L


con cierto recelo por varios motivos. El primero de ellos es porque supone el reconocimiento de un error, lo cual demuestra flaquezas y debilidades. Lo segundo es que, como consecuencia de esto, se dan al rival argumentos para desestabilizar y estructurar un ataque más sólido ondeando la bandera de la in-


La solicitud de perdón es vista por los políticos con cierto recelo por varios motivos. El primero de ellos es porque supone el reconocimiento de un error, lo cual demuestra flaquezas y debilidades.


29 Campaigns&Elections Julio 2011


a revista Time publicó el pasado año una clasificación de las diez disculpas más importantes de 2010. En dicho ranking, además de aparecer cantan- tes como John Mayer o Taylor Swift o


capacidad manifiesta del rival político. Este proceso desemboca en cierto temor por


parte de los políticos ante situaciones en las no se sabe si se debe o no pedir disculpas. Del otro lado ¿cuál es la postura de los ciudadanos


ante este tipo de declaraciones? Todos los estudios muestran que una de las cualidades más valoradas por la sociedad es la honestidad de los políticos. ¿No nos hace más honestos reconocer nuestros errores? Enton- ces ¿por qué cuesta tanto realizar este ejercicio? Así pues, podríamos diferenciar dos públicos a


la hora de comunicar este tipo de discursos, por un lado los simpatizantes y por otro los detractores. El objetivo estratégico de un mensaje de estas carac- terísticas debe estar encaminado a normalizar la si- tuación y a subsanar el error, por ello es importante recordar que difícilmente el rival político comprenda la falta y la dispense, pero sí que se podrá fortalecer la relación con los seguidores naturales. Si se plantea desde un enfoque meramente electo-


ralista, en el que lo que se busca es la consecución de votos también es importante recordar que en entornos con ciudadanos con una clara identificación partidista, el cambio de voto es complicado, siendo más frecuen- te la abstención de ciudadanos descontentos. Es difícil predecir consecuencias globales ante este tipo de dis- cursos, ya que dependerá de numerosos factores como el público que se ve afectado, la coyuntura y quizá lo más importante: la causa por la cual se pide disculpas.


¿Qué consecuencias tiene una disculpa? ¿Por qué cuesta tanto a los políticos?


Por: J. Pedro Marfil


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71