This page contains a Flash digital edition of a book.
EDITORIAL


¡ESPEJITO, ESPEJITO! ¿QUIÉN ES EL CANDIDATO MÁS BONITO?


na de las preguntas que me hacen frecuentemente es si creo en las encuestas políticas o no. Mi respuesta siempre va fundamentada en otra pregunta: depen- de de para qué se quiera utilizar la encuesta. Si se pretende determinar cuá-


les son los grupos demográficos en los que nuestro candidato tiene apoyo y en cuáles sucede lo contrario; si queremos saber cuáles son los temas de mayor preocupación para los votantes; si queremos saber cuál es el nivel de aprobación de la actual administra- ción; o bien se deseamos determinar otras variables como rechazo o favorabilidad partidistas en aras de conformar una estrategia de campaña, entonces creo en las encuestas. De hecho, las considero instrumen- tos indispensables para la navegación en campaña. Sin embargo, si se trata de liberar encuestas


6 4


para “influir” en la opinión pública y en el voto de los indecisos, definitivamente no creo. Es triste que en el negocio de la consultoría venda más la bruje- ría que la ciencia, y por ende, haya candidatos com- prando encuestas con resultados favorables hacia su campaña. Y aún, que haya firmas encuestadoras que se presten a ese juego. Una encuesta bien echa suele ser un instrumen-


to de medición muy preciso de la opinión pública, pero no nos olvidemos de dos cosas: primero, la en- cuesta es sólo una especie de fotografía en un mo- mento específico que no necesariamente será un re- flejo de la realidad el día de la elección. Y segundo, la


madre de todas las encuestas es la urna. En éstas no existe el concepto de margen de error, ni la posibili- dad de que el votante haya mentido al responder, ni que la muestra haya sido cargada en favor del can- didato. El resultado de las casillas simplemente es. Así es que queridos candidatos, recuerden que


jugar a las encuestas cargadas es un ejercicio bueno para la autoestima, pero al final del día es contra- producente en la efectividad de la campaña, puesto que la gente puede tener una concepción diferente de los números que les pasa su encuestador de ca- becera. Al final del día, el único el que paga el pato de esos números ficticios es el mismo candidato. Y por otro lado, les dijo a mis amigos electores,


no se dejen contaminar por esta “encuestitis” que nos invade. Tu voto será determinado por tu pre- ferencia política e intereses personales, no por los números que presentan los candidatos haciéndose ganadores anticipadamente. Por favor, defiende tu derecho a discernir y a votar críticamente. Quiero recordarles también que Campaigns &


Elections ha decidido presentar y reconocer las me- jores prácticas de la política a través del Foro Reed Latino en el que se reunirán los mejores exposito- res, consultores y expertos en la materia del mar- keting político en Las Vegas, Estados Unidos, el 17 y 18 de agosto de 2012. Allá les espero!


Cordialmente,


Israel Navarro Editor para Latinoamérica Revista Campaigns & Elections


Israel Navarro puede ser contactado a través de: Email: inavarro@campaignsandelections.com @navarroisrael


Juli Julio · Agosto 2012


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67