This page contains a Flash digital edition of a book.
[


COMUNICAS Y GOBIERNAS. GOBIERNAS Y GESTIONAS. GESTIONAS Y COMUNICAS. “LA COMUNI-


CACIÓN DE GO- BIERNO DEBE SERVIR PARA


INFORMAR SO- BRE LO QUE SE ESTA HACIEN-


DO Y LO QUE SE PIENSA HACER”


COMUNICAS Y GOBIERNAS. GOBIERNAS Y GESTIONAS. GESTIONAS Y COMUNICAS.


La comunicación de Gobierno como la práctica hacia el optimismo POR MAURICIO JAITT


portantes entre una y otra. Son dos campañas perfectamente diferenciadas con un elemento común: la Comunicación.


30 32


SIN COMUNICACIÓN NO HAY CAMPAÑA La comunicación marca el inicio, refuerza la continuidad y le da soporte a las etapas sucesivas. La comunicación en una cam- paña electoral o en la gestión de gobierno no es todo, pero es una parte fundamental del todo. En esta oportunidad me interesa destacar algunos aspectos que hacen al éxito de la Comunica- ción de Gobierno. Es importante tener en cuenta algunos concep- tos, casi básicos, para una cabal comprensión del tema. El primero es que se viene de


una campaña electoral donde el triunfo llegó por una mayoría de


nte los importantes even- tos electorales que se aveci- nan en el continente (Mé- xico, Venezuela, EE.UU.) y cuyos resultados definirán la continuidad o el cambio en los distintos gobiernos es bueno recordar la im- portancia, siempre vigente,


de la Comunicación, en especial la que tiene que ver con la acción de los futuros gobiernos. Existe una frase instalada en la consultoría


política que se escucha en forma permanente: La campaña es un proceso continuo. Y es verdad. La campaña, que en un principio fue electoral, des- pués de ganar, se convierte en campaña de gobier- no dándole continuidad a un curso de acción que se realimenta a si mismo para confirmar aquello del Proceso Continuo. Solo que hay diferencias im-


Julio · Agosto 2012 o · Agosto 2012


votos, pero no por la totalidad de los votos. En otros términos: el ganador no representa al 100% del elec- torado sino a una mayoría simple del electorado. Teniendo en cuenta lo anterior, a la hora de go-


bernar deberá hacerlo pensando en la totalidad y no en la parcialidad que lo llevó a la victoria. Deja de ser el candidato de algunos para ser el gober- nante de todos. Otro punto, quizás el más proble- mático, es tener bien claro que atrás quedó la etapa de los enunciados para pasar a la etapa de la acción. Quedo atrás el terreno de las promesas para entrar en el terreno de la realidad. Ya no es el candidato carismático sino que ahora debe demostrar que es el gobernante que esperaba la gente. La campaña electoral quedó atrás. Se abre ahora


un periodo de expectativas… de esperanzas… es el cheque en blanco con que cuentan los gobernantes en el comienzo de su gestión…son los famosos pri- meros cien días de gobierno.


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67