This page contains a Flash digital edition of a book.
[


¿PERDONARÁN LOS CHILENOS A PIÑERA? Ese era el contexto para cualquiera que fuera


elegido Presidente. Pero era, sin duda, mucho más complejo para alguien como Piñera (empresario de centro derecha), como ha quedado demostrado en esta primera mitad de su gobierno. Segundo, el elector chileno: según ha sido cons-


tatado ya en diversos estudios que viene buscando y optando por liderazgos distintos a los tradicionales. Liderazgos inclusivos y cercanos. En los últimos años, ha sido evidente la tendencia a levantar conductores que se alejan del perfil patriarcal del gran estadista que fue la constante en nuestra historia pasada.


“EL STATUS DE ESTA


RELACIÓN ES CAMBIANTE Y ELLO JUSTIFICA LA


CONDICIONALIDAD DEL TÍTULO DE ESTE ARTÍCULO”


En las últimas elecciones presidenciales, la 38 36


ciudadanía no tuvo una adecuada respuesta a esa demanda y eligió, como mal menor, a quien esti- mó que podría introducir una nueva energía. Era la esperanza de un sector de electores de acercar más las oportunidades y el acceso a expectativas rele- vantes, no sólo de consumo, sino también de segu- ridad personal y familiar. Esta demanda estaba en la base del fin del ciclo electoral exitoso de la Con- certación y de la esperanzadora elección de Piñera.


LOS PROBLEMAS CON LA OPINIÓN PÚBLICA: NI CREDIBILIDAD, NI CERCANÍA La idea de estas líneas no es evaluar el desempeño del gobierno de Piñera en su conjunto. Lejos de nues- tro interés está el hacer ese balance que requiere registrar dimensiones que exceden el interés de los autores. Se sabe, además, que es el juicio histórico el árbitro final en esa compleja materia. Nuestro objeti- vo es analizar, más bien, la relación de esta adminis- tración con la opinión pública, pues ésta sí constituye un subconjunto de la realidad que es posible evaluar contemporáneamente. El status de esta relación es cambiante y ello justifica la condicionalidad del título de este artículo. El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet es un ejemplo virtuoso en esta materia. Al respecto, el cuadro actual de impopularidad


inédita de este gobierno, graficado en un rechazo de aproximadamente 60 % en distintas encuestas, que más que duplicar la aprobación, merece un análisis más detallado de sus múltiples causas. El punto de la baja popularidad tiene en su base esca- sa credibilidad y nula cercanía, dos atributos esen- ciales para un gobierno moderno.


Julio · Agosto 2012 o • Agosto 2012


¿PERO, PORQUE SE LLEGÓ A ESTA SITUACIÓN? Aquí se intentan aportar cuatro respuestas: 1.- Conflictos de interés: Los conflictos de interés socavaron desde los días de la candidatura el pres- tigio del Presidente, quien de modo explícito ignoro esta “problemática” y fue incapaz de resolver opor- tunamente el dilema entre su interés personal, par- ticular y patrimonial y el interés del país. El triunfo electoral pareció demostrarle que a los chilenos no les molestaba su vinculación personal con los ne- gocios. Su incapacidad de entender el valor de un “sacrificio” (marginal en su caso y reiteradamente propuesto por su entorno de asesores) a la luz de sus nuevos deberes republicanos, sembró la base de una desconfianza que pasaría factura en el mo- mento triste de la desvinculación del popular Mar- celo Bielsa del seleccionado nacional de futbol que, en el juicio ciudadano unánime, fue el resultado de acción de poderes ocultos coordinados desde el Palacio Presidencial. Aunque sobre esta tesis cons- pirativa nunca se presentó evidencia contundente, la desconfianza sembrada activamente por el pro- pio mandatario - por la naturaleza de su portafolio accionario que incluía parte de la propiedad de un popular club de futbol - había sido de tal magnitud, que el daño para su prestigio fue letal. 2.- Expectativas infladas: La tesis fundacional


del primer gobierno democrático encabezado por Patricio Aylwin (1990-1994) fue reducir expectati- vas para instalar el gradualismo como estrategia de gobierno (necesidades múltiples, recursos escasos). Por el contrario, la tesis del gobierno de Piñera fue inflar las expectativas desde el primer día para in- tentar lo imposible: trasformar los deseos oficiales en realidad factual. El gobierno de excelencia que, según su verso, hizo “en 20 días lo que no se hizo en 20 años”, constituyó un manifiesto promotor de la explosión de demandas. La trasmisión de cifras que hablaban de un estado de abundancia, a partir del precio del cobre, pero por sobre todo, del exce- so de mensajes exitistas y triunfalistas, propios de la personalidad del Jefe de Estado, emplazaron a la opinión pública a exigir su pedazo del pastel. A la retórica del “mejor momento del país” según las estadísticas promedio, le siguió una movilización social, encabezada por la joven líder Camila Valle- jo, por educación pública, gratuita y de calidad. A las frases para el bronce del Presidente, la sociedad respondió con una apuesta ética, popular y masiva, en procura de resolver problemas cruciales para los grupos medios: movilidad social y alivio a su tre- mendo endeudamiento. 3.- La letra chica del contrato: Los anuncios del


gobierno han seguido siempre una senda revolu- cionaria. Pero luego la tecnocracia hace su parte y a partir de las decisiones fiscalistas, las transforma- ciones copernicanas de que habla Piñera se reducen


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67