This page contains a Flash digital edition of a book.
[


10 PUNTOS BÁSICOS PARA CONTRATAR A UN BUEN CONSULTOR


cios en equipos colaborativos y sobre todo, deja de pensar en el pasado para pensar en qué puede crear en el futuro. Coopera y comparte, no “exclusiviza” su talento, sea este mayor o menor.


4. Recelan de quienes no son las amistades de sus ase- sorados. Ya que ocupan puestos de confianza gracias a la amistad y seguramente el compadreo que ha permi- tido que gracias a sus artes, el ahora político con cargo, esté eternamente agradecido. Este perfil es el más ha- bitual en la consultoría política. Su falta de escrúpulos, de conocimiento técnico, de estudios relativos y de la experiencia en mercado, son la mayor fuente de erro- res a los que nuestros políticos y por ende, la ciudada- nía se ven sometidos. Recelan de todo lo que sea ex- terno y se rodean de equipos mediocres esperando en definitiva, que en esas circunstancias puedan brillar. La buena consultoría política se basa en la profesiona- lidad, en poner en valor el talento individual al servicio de un EQUIPO, en hacer brillante a este mismo equipo, en poseer una conciencia de creación, de bien común y por supuesto, de construcción de valor para ser el mejor, no destrucción del resto para ser el menos malo. Así, si eres político y te estás preguntando qué


cualidades debe reunir un buen consultor para que merezca tu confianza, estos podrían ser algunos cri- terios básicos. El buen consultor político es aquel que:


34 36


1. Tiene claro quién es el protagonista. Tú, querido candidato o gobernante, eres la estrella, pero él será la luz que ilumine y guíe tus pasos, aunque siempre esté en la sombra. Pero no querrá arrebatarte los ré- ditos de tu victoria ni atribuirte la única responsa- bilidad de la derrota.


2. Tiene un plan establecido. Un camino defini- do para hacerte ganar. Una estrategia consolida- da basada en la experiencia, en la demostración


Fran Carrillo Guerrero Director de La Fábrica de Discursos. Consultor internacional de comunicación política y empresarial. • www.lafabricadediscursos.com


empírica, no en olfatos pasajeros ni en intuiciones coyunturales. Trabaja con métodos de éxito com- probado, elaborando políticas para la concurren- cia, no medidas de ocurrencia.


3. Escucha y aconseja sobre valores y principios, no decide y adoctrina con el único objetivo de go- bernar a toda costa (ganar sí, pero ganar éticamen- te, mejor). No es un sabelotodo sino que hace valer su sabiduría y conocimiento en el campo para el cual se le ha contratado. Un todólogo no es un buen consultor, es simplemente, un todólogo.


4. Es parte de tu Equipo porque cree en este concep- to a pie juntillas. No quiere destacar y pone sus cua- lidades al servicio de la causa. Las referencias que trae consigo al respecto ayudan a comprender el volumen de su ética, que no de su competencia, que va por otro lado. Es un apasionado por su trabajo y exporta esa pasión a sus recomendaciones. Hechos y no palabras enmarcan su crédito como consultor.


5. No intenta caer bien a todo el mundo. Sólo hace su trabajo. Con rigor y profesionalidad. Dejando a un lado cuestiones ideológicas extremas y simpa- tías personales próximas. Un buen consultor no dice lo que quieres oír, sino cómo debes ganar, aun- que esto a veces no te guste como dirigente.


6. Hace de ti un líder, no un político. Construye tus mensajes para que sean entendibles, recordables y reproducibles. Cree en tu persona y crea tu mar- ca. Y espera que vuelvas a confiar en él. Pero no se pegará a ti buscando la recompensa de por vida a sus servicios. Es un profesional de la política, no un profesional del partido. Tiene como máxima que en primer lugar, está el ciudadano. En segundo lugar, el ciudadano. Y en tercer lugar…el ciudadano.


En resumen, cuatro ideas del retrato que caracteri- za al mal consultor y seis píldoras que escenifican lo que es un buen asesor. Diez consejos que espero que puedan ayudarte como líder político a tomar la mejor decisión. Por el bien de tu partido, de tu mar- ca personal y de la sociedad a la que representas.


• Bibliografía consultada:


• Downs, Anthony (1997), An Economic Theory of Democracy, Addisson Wesley Longman, USA. • Mearsheimer, John (2012), Why leaders lie, ed. Duckworth, USA.


• Santiago, Jorge (2010) Gestión actual del consultor político, Ed. LID. Madrid • Mundo web:


• Orwell, George (1946), Politics and the English Language http://www.orwell.ru/library/essays/politics/english/e_polit/


• Blog de Fran Carrillo. Discurseando. http://francarrilloguerrero.blogspot.com.es/2012/02/manifiesto-del-buen-consultor-politico.html • Blog de Antoni Gutiérrez-Rubí. Artículos y reflexiones


http://www.gutierrez-rubi.es/2012/02/20/%E2%80%9Cpara-ejercer-la-consultoria-en-comunicacion-politica-hay-que-mostrar-un-interes- pasional%E2%80%9D/


Julio · Agosto 2012 o • Agosto 2012


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67