This page contains a Flash digital edition of a book.
[


FOX, ¿TRAIDOR O DEMÓCRATA? FOX, ¿TRAIDOR O DEMÓCRATA? POR ANtONIO ALVARADO BRIONES


l inusitado apoyo del ex presiden- te Fox al candidato del PRI Enrique Peña Nieto tiene al menos dos lec- turas aparentemente opuestas, a mi parecer ambas correctas. El pasado 16 de junio, Jaime


Sánchez Susarrey escribió en Ex- célsior: Fox está “más allá del bien y del mal” y “tiene un planteamien- to que ve más allá del 1o. de julio y


ofrece una estrategia yvisión de largo plazo al PAN” . De acuerdo al análisis del periodista, la posición


de Vicente era producto de un cálculo objetivo en donde se veía claramente una competencia entre AMLO y Peña, donde entre mayor fuera el margen de victoria, menor sería el margen para conflic- tos postelectorales así como la necesidad de dar a México un presidente con apoyo mayoritario en el congreso. Impecables argumentos, la posición de Fox fue de hecho compartida por muchos sim- patizantes panistas que tenían más miedo a López Obrador que al regreso del PRI a la presidencia. Otra óptica fue la del ex presidente del PAN Ger-


42


man Martínez quien recordó en Reforma (11 de ju- nio) las expresiones de Carlos Castillo Peraza quien se refería a Fox como “el alto vacío” y su profecía: “usa al PAN tarde o temprano lo traicionará…” Mar- tínez añade por su cuenta: “Fox está vacío y no sólo de ideales, sino también de memoria y gratitud”. Martínez reconoce el derecho de Fox de cam-


biar de opinión, pero le reclama su invitación a vo- tar por Peña: La bandera no se rinde, se ondea hasta vencer o morir en la raya”. Está claro que para Martínez y para los panis-


tas, Fox es un traidor, siendo experto en campañas sabe muy bien el daño que provocó a sus candida- tos, ¿al menos en el PAN alguien podría estar en desacuerdo con esa opinión? Si dos personas inteligentes ven cosas distintas so-


bre el mismo hecho, es muy probable que ambas tengan razón, pero se enfocan sólo en un ángulo del asunto. Para entender ambos lados del ex presidente: el


“FOX ESTÁ VA- CÍO Y NO SÓLO DE IDEALES,


SINO TAMBIÉN DE MEMORIA Y GRATITUD”


demócrata incomprendido que “pone por encima de los partidos a los ciudadanos” y/o al líder panista que llamó a cerrar filas con los adversarios; es nece- sario recordar, Fox es un político frío y calculador. Contra la percepción común, Fox no es el tipo atra-


bancado del 2000 aplastando tepocatas y víboras prietas, el ocurrente que inició su presidencia visitando la Basíli- ca de Guadalupe y mucho menos alguien que se deje ma- nipular por sumujer. No, Fox mide sus movimientos, las posibles reacciones y sus eventuales ganancias.


Julio · Agosto 2012 o • Agosto 2012 Sobran los ejemplos de su habilidad para dis-


traer o disimular sus intenciones, su visita a la Ba- sílica molestaría a algunos laicistas y anticlericales pero le significaría más empatía e identificación con millones de mexicanos “guadalupanos”. Como presidente de México, cuando se acercaba


algún reporte oficial sobre el “crecimiento negativo” de la economía o el incremento de la pobreza, Fox podía usar su mejor pararrayos y declarar algo como: “en este país puede gobernar una mujer” o “hay más faldas que pantalones” y echar a andar toda una ola de opositores y opinadores sobre la inconveniencia de que Marta Sahagún fuera candidata a la presi- dencia, en lugar de ocuparse de lo importante. Ya como ex presidente, en septiembre de 2010 Fox


declaró sobre Peña Nieto en Sinaloa: “Es un chiquito que se deja el copete alto y usa tacones altos también para no verse tan chiquitín y poder destacar”, menos de un año después, en julio del 2011 desde Puerto Rico lo definió como un priista de una nuevageneración democrática y auguró el regreso del PRI a Los Pinos. Entre esas dos declaraciones ocurrió por lo menos


un encuentro entre Fox y Peña Nieto en el Centro Fox efectuado en noviembre del 2010, ¿fue una visita so- cial o se hicieron ahí pactos político electorales?. La respuesta quedó clara en las campañas de


2012, Fox no fue más un panista “en acción”, no apo- yó a sus candidatos “por falta de tiempo”, pasó de “no tener gallo” a cerrar filas con el puntero, criticó abier- tamente al presidente Felipe Calderón, y se dio tiem- po para capacitar a priistas en su centro de estudios. Poco antes de las campañas él mismo relataba:


“muchos panistas dicen: que ya se calle ese pinche Fox, que todo el día dice pendejadas”. Pero no, él no decía pendejadas, lo tenía todo fríamente calcula- do. Casi septuagenario escribió un nuevo capítulo en su historia, la del demócrata visionario (y calcu- lador) que traicionó al partido con que sacó al PRI de Los Pinos, para llevarlo de regreso.


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67