This page contains a Flash digital edition of a book.
[


LA DERIVA DE LA INTERDEPENDENCIA GLOBAL Del libro se extrae la idea de que existe cier-


to paralelismo entre la influencia del conflicto de Vietnam durante los 70 en las elecciones pre- sidenciales y el desgaste de la guerra de Irak y Afganistán (con el anuncio de retirada en 2014), las operaciones de “guerra secreta” con “drones” en Pakistán,Yemen y Somalia… Se marcó un punto de inflexión tras la guerra de


Vietnam y el escándalo del Watergate, en el senti- do de restablecer la confianza en las instituciones que habían sido arrastradas por el rol “encubierto” de sus dirigentes con sus actividades subversivas. De tal manera que con la elección de Ford en 1976 se volcaron los esfuerzos en recuperar la confianza en la figura del presidente, el sistema político y la identidad nacional. Aparentemente, lo que el elec- torado vió respecto de las posiciones sobre Vietnam de los candidatos de entonces es que había una elección entre dos programas para la retirada de las tropas: una consistente en una lenta y dolorosa pero al mismo tiempo cauta para preservar el pres- tigio y supremacía militares en cuanto a imagen, y otra era la inmediata, precipitada, humillante. Además, ya por entonces Smith recalca el hecho


60 58


de que el votante norteamericano se muestra como un “investor-voter” (votante-inversor) que exhibe un comportamiento racional en el contexto de las elecciones presidenciales pero que no está formado por un modelo standard. Siempre centrados en la política interior y doméstica, ya que la exterior se ha decidido casi siempre al margen del electorado, casi de forma secreta como en el caso de Vietnam tanto con Johnson como con Nixon en cuanto al repliegue de tropas. Por tanto, si bien es cierto que se tiene en cuenta la opinión pública en política exterior, sin embargo en el proceso de ejecución y toma de decisiones de la misma la administración estadounidense siempre se ha caracterizado por aislarse de la misma.


LA DEPENDEN- CIA ENERGÉTI- CA DE TERCE-


ROS PAÍSES HA LLEGADO A


ACOMETER UN IMPULSO DE


LAS ENERGÍAS RENOVABLES


POR PARTE DE OBAMA


DE CANDIDATOS Y POLÍTICA De entre todo el elenco extenso y variopinto de precandidatos en el Partido Republicano, Romney tiene el perfil más moderado aún con un tono beli- gerante en su discurso durante la campaña de pri- marias. La política exterior de EEUU probablemente no sufriría grandes cambios si llegase a alcanzar el republicano La Casa Blanca: continuísmo, por tan- to, en la línea de la de la Administración Obama. Esta se ha basado en un modelo parecido de políti- ca exterior que llevó a cabo Nixon: propugnó la re- tirada paulatina de Vietnam, operaciones militares “relámpago” mediante fuerzas especiales del ejér- cito… Es decir, el paso de las doctrinas operaciona- les ofensivas de Clausewitz que recuperó la Admi- nistración Bush al uso de la ofensiva y operaciones militares decisivas… pero que, sin embargo, no de- jan de estar cimentadas en la doctrina clauzewitz,


Julio · Agosto 2012 o • Agosto 2012


ya que las operaciones ofensivas siguen estando basadas en la defensa (de los intereses, de la seguri- dad internacional y, sobre todo, de la supervivencia hegemómica estadounidense como objetivo políti- co coincidente con el objetivo militar…) La dependencia energética de terceros países


ha llegado a acometer un impulso de las energías renovables por parte de Obama –En palabras suyas: “Extraeremos del sol, la tierra y el aire toda aquella energía necesaria para nuestra industria”.Tanto es así que hay empresas españolas hidroeléctricas, fo- tovoltaicas (la más grande instalación del mundo en Arizona por la empresa española Abengoa) in- volucradas en la promoción que pretende Obama, al no pasar inadvertida la pujanza de España y Ale- mania en este campo. Al inicio de la legislatura, la política económica


de Obama se vió de inicio fuertemente lastrada con el veto del Senado a la progresiva implantación de un sistema sanitario universal, y en ese sentido al- gún líder europeo a partir de ahí observó los toros desde la barrera al ver que la estructura económica distaba de la socialdemocracia continental europea. Tampoco es que precisamente el candidato


Romney parezca mostrar un especial interés por el continente europeo (a pesar de haber sido goberna- dor de Massachussets, uno de los Estados de nueva inglaterra que venimos por aquí a asociar al “euro- peísmo” postcolonial). Para Romney, tal y como ha declarado en algún momento de su campaña de las primarias (no sin oportunismo electoral), Europa es el resultado del fracaso en materia económica, el del modelo “socialista” (sin olvidar que para los norteamericanos cualquier modelo que se salga del liberalismo a ultranza en materia económica es tildado de socialista), el del intervencionismo en Sanidad y Educación, el que socava la sociedad civil, el que acogota la aparición del “self-made man”, la mano invisible del mercado de Adam Smith, etc… y con ese discurso en pos de la libertad tienes casi ganado el corazón de cualquier elector americano (y más si se trata de Republicanos). Lo cierto es que Europa es un gran museo desde


el prisma de los norteamericanos en consonancia con la visión asiática. Europa, para ambos conti- nentes, es un gran museo que además no crece, no es competitivo económicamente e incapaz de go- bernarse y dotarse de una sola voz y voto a nivel supranacional.Tal fue la manifestación del asom- bro de Hillary Clinton (ya como Secretaria de Esta- do) ante el Parlamento Europeo, manifestando que “no podía entender como podía existir la goberna- bilidad en una cámara con tantos partidos políticos cuando ya para ellos es complicado con más de dos del bipartidismo casi puro. Podría estar trazándose una alianza Obama-


Hollande con vistas a reajustar la economía finan- ciera y de esa manera promover el crecimiento no


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67