This page contains a Flash digital edition of a book.
[


¡ESTO ES LA GUERRA… DE TT!


JVM El protagonismo de la candidata generalmen-


te era negativo y se reflejaba con TT diarios en donde se ventilaban sus errores como el uso de cuentas falsas para inflar sus números o algunas declaraciones desafortunadas durante su campa- ña. Por eso, se vieron frases como #endondean- dabasJosefina, #elnepotismodeJosefina o #me- pierdocomoJosefina. Ante esta situación, los estrategas de la panis-


ta generalmente no buscaron revertir los TT en su contra, simplemente los dejaban desaparecer de la red social. Y si acaso, se hacía alguna declaración al respecto en otros medios. Sin embargo, la batalla entre el PAN y el PRI no


duró mucho tiempo más, ya que, a partir de la exi- tosa visita de AMLO al Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, aumentó la presencia del ta- basqueño con TT que lo mencionaban. Luego, cuando las encuestas pusieron a AMLO


en el segundo lugar en las preferencias, Vázquez Mota prácticamente desapareció de la discusión en las redes sociales. Al candidato priista, su posición de puntero le permitió conservar su popularidad en Twitter y la pelea pasó a ser entre el PRI y el PRD. Ambos candidatos, al tener TT en contra, los


respondían con la creación de otro que criticara a su adversario y desviara la discusión. Así por ejem- plo, para contrarrestar el TT #marchaantiEPN se creó #cuandoodiocomoAMLO; en contraste, cuan- do apareció el TT #los6millonesdeAMLOpara, apa- reció #CompadredeEPN. Así, los TT se convirtieron en el método para


sacar a relucir los errores de los adversarios y po- der hacer una campaña de contrastes. Dado que la legislación electoral impidió la realización de spots negativos y de crítica hacia los candidatos, toda esa información delicada se difundió a tra- vés de la red, ya fuera a través de videos en YouTu- be, o de la publicación de fotografías y documen- tos sensibles relacionados con el pasado de cada uno de los candidatos.


EPN


AMLO Estas redes fueron los medios para publicar da-


tos negativos que podrían cambiar el sentido de las preferencias y también se convirtieron en la mate- ria prima de los TT. Todo este esfuerzo estuvo en manos de los equi-


pos de redes sociales, porque, a pesar de que los pro- tagonistas eran los mismos candidatos, ninguno de ellos usó su cuenta personal para aclarar o desmen- tir información en su contra. Tampoco aprovecha- ron la oportunidad de ofrecer una explicación di- recta y permitir la interacción con sus seguidores. Obviamente haberlo hecho conlleva riesgos, pero a la vez, pudo funcionar como un método para mejo- rar la credibilidad de los mismos.


¿PARA QUÉ TANTO ESFUERZO? En una elección de 79 millones de posibles votan- tes, existe un grupo de jóvenes entre los 18 y los 24 años que suman 14 millones de votos potenciales y cuya participación, al final de cuentas, pudo decidir el rumbo de la elección. Son estos jóvenes quienes usan las redes como


principal medio de información y que a través de ellas se organizaron para salir a las calles y exigir transparencia de los medios tradicionales, bajo la bandera del movimiento #yosoy132. Pero sobre todo, representaron una protesta hacia quienes quisieron acercarse a ellos en tiempos modernos utilizando aproximaciones anticuadas. Independientemente de quien haya resulta-


do ganador el 1 de julio pasado, las redes sociales como Twitter, obligan a los políticos y por supuesto, a los consultores políticos a estudiar y a entender los nuevos medios. La elección en el 2012 demostró, hasta este momento, que ni los políticos ni los con- sultores entendieron ni capitalizaron el potencial que pudieron ofrecer estos canales.


Pamela Luna Analista del portal www.los30tuiteros.com


25 23


Julio · Agosto 2012


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67