This page contains a Flash digital edition of a book.
SEMILLERO


figura de Chávez, quien se mantuvo como el agente dinamizador de la política ve- nezolana durante 14 años, a través de su discurso.


Capriles le ha proporcionado la cohesión


necesaria al sector opositor, y también le ha aportado unidad de voz y acción. En este sentido los avances son tremendos. En el proceso electoral del 14A se corrigieron si- tuaciones como la presencia de una multi- plicidad de tarjetas y partidos políticos que apoyaban al candidato, -que a la postre ocasionaban pérdida de votos- por una tar- jeta unitaria. Especialmente, después de las elecciones, ha sido sumamente positiva la presencia de una sola voz que comuni- que las acciones y decisiones tomadas por los dirigentes de oposición, para canalizar el descontento ante los resultados. Esto le ha proporcionado más coordinación y sentido de orden al movimiento y sus seguidores. En este sentido, sus accio- nes están dirigidas a agotar las instancias institucionales del país para canalizar el desconocimiento de los resultados elec- torales, en coordinación con dirigentes de la oposición quienes han acudido a otros países para exponer la situación que atra- viesa Venezuela, y conseguir apoyo inter- nacional. Sin embargo, es una estrategia que debe ser manejada con sumo cuidado ya que, a la larga, puede resultar agotadora y desgastante para sus seguidores y, conse- cuentemente, para su liderazgo. Contrariamente a la imagen que ha


querido transmitir el Gobierno Nacional, las acciones de estos dirigentes demues- tran que el enfrentamiento social no es una opción.


Y AHORA ¿QUÉ? Solucionar la situación en la que está inmerso el país requiere, necesariamen- te, diálogo y negociación política entre sus actores. Con la sustitución del de- bate y la negociación partidista por dis- cursos y declaraciones en los medios de comunicación, se perdió el intercambio dialógico. Por su parte, la polarización ha dado pie a la descalificación y desco- nocimiento del adversario, cerrando las puertas a la negociación. Los medios son usados como palestras para ventilar todo tipo de problemas, para señalar culpables


57


y para mostrar verdades sesgadas, pero no para escucharse.


y


Siendo los medios de radio, televisión prensa el espacio de comunicación


político vigente, el panorama se torna más denso si se tiene presente la estrategia de hegemonía comunicacional que adelanta el oficialismo. Con la compra del último canal privado que daba cobertura a las intervenciones de la oposición en tiempo real, y le permitía participar a sus dirigen- tes en programas de entrevistas, la balan- za se inclina hacia el lado del Gobierno. Por ello se recurre a espacios en la web que permitan a la oposición permanecer en contacto con una parte de su electo- rado, incluyendo las redes sociales que ahora también son un escenario álgido de protesta y confrontación. A estos espacios, también, ha llegado la estrategia comuni- cacional oficialista, que cuenta ahora con una especie de colectivo en las redes socia- les conocido como ‘la tropa’, encargado de


mantener viva esa hegemonía y el debate en estos medios.


La posibilidad de establecer un diálogo


entre estos dos sectores de la sociedad, pasa por el reconocimiento mutuo de ambas partes, cada cual como el repre- sentante legítimo y el interlocutor válido de cada mitad, respectivamente. Este es el primer paso para cambiar la situación político-social del país. De lo contrario, estamos destinados a quedarnos atrapa- dos en la inmediatez, y a profundizar en la confrontación.


i Eskeila Guerra


es Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativas, mención politología, y egresada de la Universidad Central de Venezuela en 2011.


Julio - Agosto 2013


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62