This page contains a Flash digital edition of a book.
a ARTÍCULO De estos sectores, tres resultan de es-


pecial interés para los partidos y sus can- didatos, mismos que tratan de persuadir y movilizar durante las campañas: los abs- tencionistas, los switchers y los indecisos. Los abstencionistas, porque se


les


PRIMERO, LOS VOTANTES SEGUROS QUE SUFRAGARÁN A FAVOR DE UNO DE LOS PARTIDOS O COALICIONES QUE SE LE PRE- SENTAN COMO OPCIÓN A ELEGIR. ESTOS VOTANTES SON LLAMADOS TAMBIÉN EL “VOTO DURO” DE UN DETERMINADO PAR- TIDO O COALICIÓN DE PARTIDOS POLÍTI- COS.


SEGUNDO, LOS VOTANTES QUE APOYARÁN A LOS PARTIDOS Y SUS CANDIDATOS OPO- SITORES. ESTE TIPO DE VOTO ES LLAMADO VOTO OPOSITOR.


TERCERO, LOS VOTANTES QUE ESTÁN IN- DECISOS EN ACUDIR A VOTAR Y/O TAMBIÉN ESTÁN INDECISOS SOBRE SU DECISIÓN ELECTORAL. ES DECIR, NO ESTÁN SEGU- ROS POR CUAL DE LAS DIFERENTES OP- CIONES QUE SE LE PRESENTAN VOTARÁN.


CUARTO, ESTÁN LOS ELECTORES DENOMI- NADOS SWITCHERS O CAMBIANTES, QUE OPTAN POR MODIFICAR LA ORIENTACIÓN DE SU VOTO, YA SEA PRODUCTO DE LAS CAMPAÑAS ELECTORALES O CUALQUIER OTRA CIRCUNSTANCIA PRESENTE EN EL CONTEXTO ELECTORAL.


QUINTO, DONDE FINALMENTE, SE ENCUEN- TRAN LOS ABSTENCIONISTAS QUIENES, COMO SU NOMBRE LO DICE, NO ACUDEN A LAS URNAS A VOTAR.


puede motivar a participar en los procesos electorales y con su voto pueden ayudar a definir el resultado de la elección. Es decir, pueden determinar quien gana o pierde la elección de tal forma que, en lugar de ser considerados como un problema, son considerados como una área de oportuni- dad, una especie de nicho de mercado no “explotado” por la competencia. Los swit- chers son de interés de los partidos y sus candidatos porque pueden cambiar su de- cisión y favorecer a una de las opciones en disputa. Finalmente, los indecisos porque pueden superar su indecisión y definirse a favor de una de la opciones políticas que se les presenta.


De ahí que una gran parte de los es-


fuerzos persuasivos y de los recursos de las campañas electorales de los partidos y sus candidatos se destine a tratar de conven- cer y movilizar a este sector de indecisos. Sin embargo, es importante cuestionarse sobre su verdadera existencia, ya que hay elementos que hacen suponer que, más que realidad, los indecisos puedan ser solo un mito más de la política electoral.


DECISIÓN, DECISORES Del latín decisĭo (Decidere), la decisión es una determinación o resolución que se toma sobre una determinada cosa. Es una elección que el individuo hace entre dos o más líneas o cursos de acción diferentes que se le presentan. La decisión es la com- binación de las facultades analíticas de ob- servación, conocimiento e intuición de los seres humanos. Por lo general, la decisión supone un


comienzo o poner fin a una situación; es decir, impone un cambio de estado. Tam- bién, la decisión implica siempre un pro- ceso de elaboración a nivel mental que puede verse influido por diversas razones, causas y circunstancias específicas. En este sentido, una decisión es el pro-


ducto final del proceso mental-cognitivo específico de un individuo o un grupo de personas u organizaciones. Es un objeto


Julio - Agosto 2013


mental y puede ser tanto una opción como una regla o una tarea para ser ejecutada y/o aplicada. En otras palabras, la capaci- dad de decidir es una característica distin- tiva del ser humano. Por su parte, se conoce como toma de


decisiones al proceso que consiste en con- cretar la elección entre distintas alternati- vas. La toma de decisiones se lleva a cabo en todos los aspectos de la vida y en todo momento. El ser humano define infinidad de veces por día. De esta forma, el proceso de toma de decisiones es siempre subjeti- vo y se basa en un cúmulo de ideas, sensa- ciones, conocimientos previos y supuestos que, combinados de un modo particular para cada situación específica, hacen que el ser humano considere apropiado tomar tal o cual decisión. Ahora bien, la teoría de la decisión se


ha enfocado principalmente al análisis cuantitativo de las alternativas posibles que un individuo puede tomar o el curso de acción entre alternativas posibles.


Al


respecto, hay tres áreas en las que se divi- de esta teoría (Begoña 2007): La teoría de la decisión con incertidumbre o riesgo, la decisión multi-criterio y la teoría de juegos. En el campo de la política, la decisión


incluye la facultad y posibilidad que tiene el ciudadano de elegir entre una serie de opciones alternativas que se le presentan, ya sea en materia de políticas públicas, proyectos alternativos de nación, opcio- nes electorales o vías o caminos alternos a seguir en materia política. En el área de las campañas electorales, la decisión com- prende el derecho de poder votar por una de las diferentes opciones partidistas que se le presentan a los ciudadanos, de tal for- ma que los electores pueden decir apoyar una determinado candidato postulado por uno o más partidos políticos.


19


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62