This page contains a Flash digital edition of a book.
ARTÍCULO


a Año y medio después de las primeras


EL MALESTAR DESBORDA A LOS PARTIDOS


LA IRRUPCIÓN DE LA ANTIPOLÍTICA, ENTRE LOS RIESGOS DE LA CRISIS POLÍTICA E INSTITUCIONAL EN ESPAÑA


46 Por Diego Campo R


DE LA TRADICIONAL SUMA DEL


80% 60%


DEL APOYO CIUDADANO, PP Y PSOE SE QUEDAN AHORA EN EL ENTORNO DEL


SEGÚN EL BARÓMETRO PUBLI- CADO EN MAYO DE ESTE AÑO.


Julio - Agosto 2013


ecuerdo el ambiente y las opi- niones de los informadores que acudíamos a las sesiones de control parlamentarias re- cién iniciada la legislatura que


elevó a la presidencia del gobierno español a Mariano Rajoy. Henchidos de poder, los portavoces del grupo popular, mayoritario, despachaban a los de la oposición con un argumento tan simple como poderoso: el resultado incontestable de la última cita electoral, la que había otorgado al PP una mayoría absoluta y a su principal rival, el PSOE, el peor balance de su historia. En- tre los periodistas, el rifirrafe dialéctico carecía de todo interés, por lo previsible y también porque ya en aquellas semanas el Ejecutivo adoptaba medidas de recor- te sin apenas parangón en la democracia española. La presión internacional para la adopción de los ajustes era enorme y el de- bate nacional sobre los mismos inexistente por el desequilibrio entre las fuerzas


sesiones parlamentarias, aquel discurso ‘popular’ fundamentado en la herencia recibida ha superado su fecha de caduci- dad, a ojos de buena parte de los españo- les –según las encuestas- y también de una parte significativa de los medios de comu- nicación. En su ánimo por desacreditar a su rival político y encuadrar las responsa- bilidades propias en el marco de la inevi- tabilidad, ha contribuido, junto al propio quehacer de éste, a sumir a ambas forma- ciones en una depresión de credibilidad in- édita y que de manera recurrente muestra el Centro de Investigaciones Sociológicas. De la tradicional suma del 80% del apoyo ciudadano, PP y PSOE se quedan ahora en el entorno del 60%, según el barómetro pu- blicado en mayo de este año. Si nos adentramos, brevemente, en


alguno de los datos que ofrece dicha en- cuesta, encontraríamos en la valoración que hacen los españoles de cuáles son sus problemas una explicación cruda de la realidad política. Al margen del paro (que supone el principal problema para un 80,7% de los encuestados), los españoles identifican como su segundo problema la corrupción política y el fraude (39,3%) y, en consecuencia, a la clase política y los partidos como su cuarta preocupación más acuciante (29,4%). En ese contexto, se dan las condiciones para que el porcentaje de descreídos, críticos o indignados con la política y sus actores principales continúe creciendo y, de hecho, gran parte de la oposición al Gobierno se ha trasladado a colectivos sin representación en el Parla- mento. Pero existe, además, otro condicio- nante más que desde hace meses ha sido señalado por expertos en la materia como agravante en esta crisis de credibilidad: la falta de un relato político.


SIN RELATO, SÓLO RESIGNACIÓN Por cuestiones obvias, el relato es más exi- gible al Gobierno que a la oposición pero en este punto, nos encontramos con una situación paradójica, en tanto que el juego democrático se había desarrollado hasta la fecha como una práctica cíclica, en el que el alza de un partido mayoritario coincide con la baja del otro. En esa lógica electo- ral, el partido en ascenso obtiene mayores


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62