This page contains a Flash digital edition of a book.
a ARTÍCULO


A POR LA CONSTITUCIÓN Dentro del país, no obstante, el panorama cambia para Correa. Ahora sí tiene una mayoría absoluta, con el respaldo del 73% de legisladores en la Asamblea. Esos votos verdes, color del partido gobernante, pueden incluso reformar la Constitución para permitir un nuevo período de Rafael Correa, algo que él ha descartado reitera- damente. Sus prioridades son otras, entre ellas, que en el segundo semestre de 2013 se vote definitivamente el proyecto de Ley de Comunicación, entrampado en el Legis- lativo hace casi cinco años. Hoy, sin embar- go, los votos sobran (para cuando se haya publicado este artículo es muy problable que Ecuador tenga ya una Ley de Medios impuesta por el Gobierno). Aquel nuevo cuerpo legal ha sido inevi-


table por dos razones. 1) La Constitución en vigencia desde el 20 de octubre de 2008, en su primera Disposición Transitoria, esta- blecía que el órgano legislativo en un plazo máximo de 360 días debía aprobar, entre otras, la Ley de Comunicación. Sin acuer- dos políticos, como era de esperarse, eso no ocurrió. 2) El impulso final vendría el 7 de mayo de 2011, cuando, en las urnas, ganó la opción sí en la Consulta Popular y Referéndum que abanderó el régimen. Eran 10 preguntas y una de ellas relacio- nada al tema en cuestión: “¿Está usted de acuerdo que la Asamblea Nacional, sin di- laciones, dentro del plazo establecido en la Ley Orgánica de la Función Legislativa, ex- pida una Ley de Comunicación que cree un Consejo de Regulación que regule la difusión de contenidos en la televisión, radio y publicaciones de prensa escrita que contengan mensajes de violencia, ex- plícitamente sexuales o discriminatorios, y que establezca criterios de responsabi- lidad ulterior de los comunicadores o los medios emisores?”. No hay marcha atrás. Pero si en sus


primeros seis años de Gobierno el enfren- tamiento con la prensa ha sido recurrente, lleno de juicios, sanciones a medios, insul- tos cada vez más subidos de tono, críticas a organismos como Reporteros Sin Fronte- ras o la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) por cuestionar el estado de la libertad de expresión, ¿qué pasará hasta el 2017? Diario El Comercio, que se edita en Quito,


en su editorial del pasado 26 de mayo, sos- tiene que si el proyecto de Ley de Comu- nicación se aprueba tal como está, “la li- bertad de prensa consagrada en la Cons- titución y los tratados internacionales habrá sufrido un golpe de gracia”. Para el rotativo, con 108 años de historia y uno de los más influyentes, “hay un mandato de la consulta y el Régimen de Transición para que se apruebe una ley, cierto es, pero ese mandato no debe ni puede constituir una mordaza a la prensa libre, a la capacidad de investigar lo que el poder quiere ocul- tar y ventilarlo a la opinión pública”.


El Comercio considera, además, que


para el Gobierno es un “punto de honor la guerra planetaria contra los medios, fus- tigó a la prensa hasta en su tercera po- sesión y criticó duramente a los medios del continente. Los medios mal llamados públicos aquí son cada vez más espacios de propaganda oficial y panegíricos al líder y no cumplen una función abierta y plural”. Es innegable que el Ecuador de Correa tiene más puntos a favor que en contra. Un país al que el mundo ahora regresa a ver no solo por su impresionante crecimiento económico, milagro del alto precio del pe- tróleo, la política tributaria, la millonaria inversión estatal y la capacidad técnica de la Revolución Ciudadana, sino porque, especialmente, ha llegado la ansiada es- tabilidad política. Ecuador tuvo 11 presi- dentes de 1997 a 2006: 7 elegidos constitu- cionalmente o que asumieron el poder por sucesión (tras continuos derrocamientos, rebeliones indígenas o militares) y 4 de facto (entre ellos un fugaz triunvirato civil- indígena-militar). Entonces, la Ley de Comunicación


DIARIO EL COMERCIO,que se edita en Quito, en su editorial del pasado 26 de mayo, sostiene que si el proyecto de Ley de Comunicación se aprueba tal como está,


LA LIBERTAD DE PRENSA consagrada en la Constitu- ción y los tratados interna- cionales habrá sufrido un golpe de gracia”


equivale a un lunar. Un lunar, sin embar- go, que parece en constante crecimiento y que los medios internacionales proyectan en una frase: libertades restringidas. El pa- sado 1 de mayo, Freedom House, una ONG fundada en 1941 y considerada de gran prestigio por la acuciosidad de sus metó- dicos informes, incluyó al país en la lista donde la prensa solo es “parcialmente libre”. Diego Cornejo Menacho, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (Aedep), califica como objetivos los argumentos que usa Freedom House. “Ha habido una serie de amenazas prolongadas; hay un discurso estigmatizante; se han producido juicios que son escandalosos por la forma y el procedimiento en que han sido implemen- tados, contra la revista Vistazo, diarios La Hora y El Universo, y contra periodistas. Hay algunos casos de clausura de algunos medios, con procedimientos que son dis- cutibles, polémicos”. El reporte de Freedom House no ha sido


el primero en encender las alertas. Antes lo hicieron Reporteros Sin Fronteras, la SIP, el IPI e incluso Human Rights Watch y Am- nistía Internacional. El Gobierno de Correa


Julio - Agosto 2013


29


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62