This page contains a Flash digital edition of a book.
54 FORMACIÓN CONTINUA


Discusión


La técnica utilizada está basada en los principios biomecánicos de Naquet, Nis- sell y otros con la finalidad de que el ángulo que se forme después de avan- zar la cresta tibial entre dos líneas per- pendiculares, una paralela al ligamento rotuliano y la otra que pase por la me- seta tibial, sea lo más aproximado a 90º. En este caso, no se encontró excesiva dificultad en la osteotomía de la tube-


rosidad a pesar del tamaño del perro e intentamos que la parte de cresta avan- zada fuera lo mayor posible para poder realizar las operaciones del enclavado y cerclajes de alambre. El tamaño de la cuña debe ser lo más


aproximado posible al hueco que queda después de avanzar la cresta para evitar posibles fracturas cuando se ajustan los cerclajes. Por otra parte, la consolidación del conjunto será mejor cuanto mejor coapten todos los fragmentos.


El tamaño de la cuña debe ser lo más aproximado posible al hueco que queda después de avanzar la cresta para evitar posibles fracturas cuando se ajustan los cerclajes.


Conclusión El avance de la tuberosidad de la ti-


bia con un injerto autólogo del ala del isquion no implica ninguna alteración en la metodología de la técnica con placa. Con esta técnica se obtienen una serie de ventajas como son la mayor estabilidad de todo el conjunto, ya que a medida que se va consolidando el injerto va au- mentado la estabilidad y se consigue en unas semanas una estabilidad permanen- te, y una reducción del tiempo de reali- zación así como de los gastos. Si bien en el presente trabajo ha habi-


do unos buenos resultados momentáneos, tanto en la realización de la técnica como en la consolidación del injerto, se necesi-


tarán bastantes más casos para poder dar por buena esta técnica. o


Bibliografía


1. Nissell, R., Mechanics of the knee. A study of joint and muscle load with clinical aplliations. Acta Orthop Scand Suppl 216:1-42, 1985. 2. Tepic, S., Damur, D., Montavon, P.M., Biomechanics of the stifle joint, Proceedings, 1st World Orthopedic Veterinary Congress ESVOT-VOS, Munich, 2002. 3. Kipfer, N.N., Tepic, S., Damur, D.M. y col. Effect of tibial tuberosity advancemente on femorotibial shear in cranial cruciate-deficient stifles. An in vitro study. Vet Comp Orthop Traumatol 21:385-390, 2008. 4. Schwandt, C.S. Bohoruez-Vanelli, A., Tepic, S. y col., Angle between the patellar ligament and tibial plateau in dogs with partial ruture of the cranial cru- ciate ligament. Am Vet Res 67:1855-1860, 2006. 5. Dennler, R., Kipfer, N.M., Tepic, S. y col., Inclination of the patellar ligament in relation to flexion angle in stifle joints of dogs wihout degenerative joint disease. Am j Vet Res 67:1849-1854, 2006.


La técnica paso a paso 1


2


3


4


5


6


7


8


9


10


Se presenta un perro mestizo de cuatro años de edad y 10 kg de peso con cojera repentina de la extremidad posterior izquierda. A la exploración se observa que es positivo al movimiento de cajón. Se le propone al dueño operarlo, se le explica la nueva técnica prevista y éste acepta. Se hacen las pruebas analíticas previas a la operación consistentes en un electrocardiograma, una placa de tórax y analítica sanguínea con test de leishmaniosis. Una vez realizadas las pruebas pertinentes no se observa alteración en ninguna de ellas. El día de la operación se tiene al animal en ayuno. Se utiliza morfina y acepromacina como analgesia, pentotal sódico como inducción y se mantiene con isofluorano durante toda la operación utilizan- do bolos de fentanilo. Se monitoriza y se observa el ritmo cardiaco, CO2, pulso y saturación de oxí- geno. La respiración se mantiene con un ventila- dor automático.


137


El perro se coloca en decúbito costal con la extre- midad afectada apoyada en la mesa para poder ac- ceder al ala del isquion opuesto; al tener afectada la extremidad izq., se coloca en decúbito lateral izq., con la extremidad posterior dcha. desplazada. 1 y 2. Se rasura y prepara la parte del ala del isquion del lado derecho para extraer la cuña (figura 1) que se alojará en el hueco que queda después de haber desplazado la tuberosidad de la tibia (figura 2). 3. Dicha cuña se reserva en una gasa estéril hu- medecida con suero lactato Ringer hasta su co- locación. La anchura y la profundidad de la cuña será la necesaria para cubrir el espacio que quede después de avanzar la cresta tibial. Se aborda la tibia y la articulación femorotibial me- diante una incisión pararrotular medial. Se explora la articulación y se retiran los restos del ligamento roto. Se sutura la cápsula articular con monofilamento no reabsorbible del 2.0.


Posteriormente se aborda la tibia en la zona de la tuberosidad tibial y, una vez expuesta toda la cresta, se marca una línea que va desde la zona posterior a la inserción del ligamento rotuliano y anterior a la zona articular (suele coincidir con el fin del ligamento colateral medial). Hay que tomar la mayor porción de cresta posible para evitar fracturas y poder in- troducir agujas y alambre lo más resistente posible para mantener fijo el implante. 4. Antes de realizar la separación se hacen cuatro agujeros, uno frente a otro, a ambos lados de la lí- nea imaginaria por donde se va a proceder a la os- teotomía con objeto de que después de realizar la separación de la cresta coincidan los cerclajes con alambres. 5. Tras realizar los orificios con broca de 1,5 mm se hace la osteotomía de la cresta con sierra oscilante. 6. Se avanza la cresta separada y se intercala la cuña de hueso del ala del isquion entre la cresta y la tibia.


7 y 8. Se sujeta y abraza la cuña con dos agujas de kirschner de 1,5 mm y dos cerclajes de alam- bre de 1 mm. Tanto las agujas como el grosor de los cerclajes tienen que ser proporcionales al peso del animal. En el caso que nos ocupa, la aguja de kirschner tiene un grosor de 1,5 mm y el cerclaje de alambre es de 1 mm. Para realizar todas las osteotomías se emplea ma- terial destinado a tal fin (motor de traumatología a batería Rodal System y sierra oscilante). 9. Se cierra la herida con la fascia crural con pun- tos sueltos de sutura absorbible y la piel con mo- nofilamente del 2.0 y sutura continua. No se venda la extremidad y se recomienda reposo durante un mes. En la imagen se observa una maqueta con el resultado final. 10. Se hace la primera revisión a los 10 días, la heri- da ha cicatrizado perfectamente y el perro comienza a apoyar la extremidad.


t


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76