This page contains a Flash digital edition of a book.
22 MARKETING EN LA CLÍNICA


Solo ante el peligro


En la vida se presentan situaciones difíciles frente a las que cuesta tomar una decisión. Sin embargo, si se siguen ciertas recomendaciones, es posible hacerlo con éxito.


Miguel Ángel Díaz New Way Coaching miguelangeldiaz@newwaycoaching.es Imágenes Argos


¿Se ha parado a pensar en la inmensa


cantidad de decisiones que tomamos cada día? Como tantos de nosotros que vivimos un ritmo frenético de actividad probable- mente no lo haya hecho. Muchas de estas decisiones nos pasan


desapercibidas porque las tomamos de modo automático: • Suena el despertador: ¿me levanto o


me quedo cinco minutitos más? • ¿Me afeito/maquillo o no lo hago? • ¿Desayuno fruta o bollería? Otras decisiones ya precisan un poco


más de atención: • ¿Llamo a ese cliente que ayer me dio


la sensación de que se fue insatisfecho? • ¿Debo hacer una laparatomía explo-


ratoria o esperar la evolución del paciente que no ha mejorado con el tratamiento médico?


• ¿Tengo que seguir soportando que tal


trabajador se siga comportando así? • ¿Merece la pena seguir trabajando


aquí a pesar de sentirme tan poco valo- rado por mis jefes? • ¿Monto mi propia clínica? Este tipo de preguntas no se respon-


den de forma automática. Más bien al contrario. Suele ocurrir que se quedan en nuestras cabezas, dando vueltas cons- tantemente y creando un diálogo inte- rior interminable. Mientras no les demos respuesta, esas preguntas actuarán como un parásito que se alimentará de nuestra energía, ocupará cada vez más tiempo en nuestra mente y producirá gran insa- tisfacción. Es un ciclo que los coach ob- servamos muy frecuentemente en nues- tro ejercicio profesional: una persona se muestra preocupada e insatisfecha por- que es incapaz de tomar una decisión, tiene miedo a equivocarse. El hecho de no decidirse le ocasiona frustración, y esto le genera insatisfacción. Y así se cierra el ciclo: insatisfacción-miedo-frus- tración-insatisfacción.


Aclarar qué cosas son importantes para uno puede marcar la diferencia entre atreverse a dar el paso y tomar una decisión o no hacerlo.


• ¿Merece la pena ir a ese curso de eco-


grafía o tal vez sería mejor que fuese a uno de gestión del tiempo? Estas preguntas nos sitúan en encruci-


jadas en las que la necesidad de tomar la decisión de seguir un camino u otro ejerce una presión que nos crea estrés. Por último, están aquellas decisiones


que nos cuesta mucho tomar: • ¿Quiero realmente asociarme con tal


persona?, ¿debo aceptar la petición de este trabajador de hacerse socio? • ¿Quiero seguir asociado a tal persona? • ¿Quiero seguir dando urgencias en la clínica? ¿Puedo dejar de hacerlo?


El problema de Javier Javier es un veterinario con diez años


s i


de experiencia. Es extrovertido, entusias- ta, muestra gran curiosidad por aprender y le encanta ir a cursos y poner en prác- tica técnicas nuevas. Se aburre fácilmente y tiende a dejar de lado aquello que no le reta. En la misma clínica trabaja Ángel, un veterinario con nueve años de experien- cia. Es metódico, introvertido, le gusta la rutina y le incomodan los cambios bruscos y que se dejen de hacer las tareas que se han empezado. Ambos son socios y llevan ya demasiadas peleas y discusiones por la forma en la que ambos ven las cosas. Entre ellos hace más de un año que parece ha- berse levantado un muro invisible. Javier sufre con esta situación, le está costando el sueño y hace tiempo que va a trabajar des- animado. Sabe que tiene que hacer algo, pero no sabe qué.


“Mi comité de expertos” ¿Qué hacer cuando uno se siente solo


ante el peligro, cuando quiere tomar una decisión y no sabe cuál? Cree su “comité de expertos”. Ante encrucijadas así, para romper el ci-


clo es beneficioso pedir ayuda o consejo, aunque por alguna razón eso es algo que a muchas personas les cuesta hacer. Ven- cer esa falsa creencia de vulnerabilidad puede resultar un reto. Al que lo logra se le abren dos opciones: buscar soluciones fuera de sí mismo (extrínsecas) o en su


“Tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto” (Henry Ford)


interior (intrínsecas). Las primeras las en- contrará en familiares, amigos, compañe- ros, consultores, coach, libros, etc. Las se- gundas hay que buscarlas dentro de uno mismo. Son como unas vocecitas que le dicen a uno qué hacer pero a las que no suele prestar atención: se llaman intuición y valores. No obstante, si se les escucha pueden indicar claramente qué camino se debe seguir. El motivo de estas líneas es proporcionar al lector una herramienta de coaching a la que podríamos llamar “mi comité de expertos”. Vamos a describir los pasos para formar dicho comité:


1 2


Piense en un equipo imaginario de perso-


nas a las que, por una u otra razón, admira. Puede tratarse de personajes reales (padre, madre, hermano, abuelo...), ficticios (Super- man, Don Quijote...), históricos (Gandhi, Churchill, Napoleón...) o tal vez diferentes profesionales (bombero, policía, juez...).


Piense por qué admira a esas personas,


bajo qué circunstancias expresaron eso que usted tanto admira. A veces será por su determinación, tal vez por su paciencia y, en ocasiones, será por su amor incondicio- nal. Cuando lo haga se dará cuenta de que aquello que le impresiona es porque repre- senta un valor muy fuerte para usted. Con- tactar con ello es poner la base más sólida posible para tomar una decisión: asegurarse de que está alineada con sus valores. Para entrar a formar parte de su comi-


té tienen que ser personas importantes para usted, el tipo de gente a la que pe- diría consejo por su sensatez, prudencia o sabiduría.


“Como en los caminos del


mar ocurre en nuestras vidas, son la disposición del aparejo y nuestro espíritu los que nos dictan el camino a seguir y no la calma o la tempestad”.


3 Una vez seleccionados los protagonistas


del comité y los motivos por los que for- man parte de él, piense en un lugar ima- ginario donde reunirse con ellos. Tal vez sea un círculo, sentados alrededor de una pequeña fogata. O una sala de reuniones con una gran ventana y una mesa circular. ¡Sólo su fantasía pone los límites!


4 5


Sea como sea lo que imagine, trate de


experimentar las sensaciones de estar allí con sus expertos: sienta la luz de ese espa- cio, el sonido de las palabras, disfrute de los silencios, la paz y la seguridad de estar al lado de gente que tanto admira.


Grabe en su mente ese escenario imagi-


nario (personas, lugar, sensaciones, emo- ciones) de forma que pueda convocarlo a voluntad cada vez que lo necesite.


6 7


Y ahora relájese, baje la guardia y com-


parta su preocupación con ellos. ¿Qué le dicen?


¡Actúe!


El comité de expertos de Javier Javier ha decidido seguir los pasos an-


teriormente citados para formar su comité de expertos. Lo hace con la esperanza de encontrar una forma de superar su conflic- to con su socio Ángel. Vamos paso a paso: • Javier piensa en las siguientes personas: - su madre: hace varios años que mu-


rió pero cuando le preguntan si se acuer- da mucho de ella, le gusta responder “sí, varias veces al día”. - Gandhi.


137


c


i


n


c


s


a a


f t


i


ó


n


m


c


i e


r


d


s


o


u


f


r


t


a


i


ó


n


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76