This page contains a Flash digital edition of a book.
40 EN PORTADA / VBD


Nuevas técnicas para el estudio de la epidemiología Puesto que el clima tiene un papel


Figura 3. Electroforesis bidimensional de un extracto de vermes adultos de D. immitis mostrando las proteínas del parásito separadas por peso molecular y por punto isoeléc- trico en los intervalos de pH 3-10, 5-8 y 7-10.


climáticas naturales poco favorables para la transmisión de la dirofilariosis, es necesario tener en cuenta la extensa red de regadíos existentes y realizar estudios en las áreas donde aún no se han llevado a cabo.


Influencia de la quimioprofilaxis Recientes estudios llevados a cabo en


la isla de Gran Canaria demuestran un descenso en la prevalencia de D. immitis del 58,9% en 1998 (Montoya et al., 1998) al 19,2% en 2011 (Montoya et al., 2011), atribuido a la aplicación generalizada de quimioprofilaxis. Sin embargo, la preva- lencia se mantiene alrededor del 40% en el Podenco Canario (raza autóctona emplea- da para caza y guarda), que generalmente se mantiene en condiciones precarias, ex- puesto a los mosquitos y sin quimioprofi- laxis (Montoya et al., 1998 y 2011).


Expansión de la dirofilariosis en España En España, exceptuando las islas Cana-


rias, no disponemos de datos históricos que nos permitan determinar si la dirofilariosis se está expandiendo, al igual que en otras áreas del continente europeo. Reciente- mente se han encontrado prevalencias sig- nificativas de D. immitis en las poblaciones caninas de La Coruña y La Rioja, provincias en las que no existían datos previamente publicados (Simón et al., 2009; Morchón et al., 2010). Con estos datos tan limitados no podemos determinar si la dirofilariosis existía ya en estas provincias y su denuncia no había sido convenientemente realizada, o si se ha expandido a partir de focos en- démicos existentes en provincias del sur.


A pesar de su carácter benigno, estos nódulos pueden confundirse con carcinomas pulmonares en radiología.


Gatos y reservorios silvestres Actualmente disponemos de mucha me-


nos información sobre la distribución de la dirofilariosis felina. Esta escasez de estudios se debe primordialmente a la dificultad que presenta el diagnóstico de la dirofilariosis felina y a que hasta fechas relativamente recientes no se consideraba la posibilidad de la infección en los gatos. En España se han publicado solamente dos estudios se- roepidemiológicos realizados en la isla de Gran Canaria, donde se demostró un in- cremento en la seroprevalencia de la diro- filariosis felina del 18,3% al 33% entre 2004 y 2011 (Morchón et al., 2004; Montoya et al., 2011). Además, una comunicación per- sonal de una clínica veterinaria de Málaga sugiere la existencia de infecciones felinas en el sur de la península Ibérica. La dirofilariosis ha sido denunciada es-


porádicamente en zorros de distintas pro- vincias y en una ocasión en lobo (Simón Vicente, com. pers.; Segovia et al., 2001; Mañas et al., 2005). Sin embargo, un estudio


137


realizado en Aragón demostró que los zo- rros de los regadíos presentaban prevalen- cias de 32% (Gortázar et al., 1994). Estos datos indican que la dirofilariosis en los re- servorios silvestres puede ser más frecuen- te de lo que indican las escasas denuncias existentes y que su existencia en áreas periurbanas puede suponer un riesgo para las mascotas y para el hombre.


Tendencias actuales de investigación en el campo de la dirofilariosis


En los últimos años, el creciente interés


de la comunidad científica por la dirofila- riosis ha permitido un gran avance en el conocimiento de esta parasitosis. Podemos englobar en cuatro grandes bloques las tendencias que actualmente rigen la inves- tigación científica en la dirofilariosis:


Herramientas diagnósticas Dada la variedad de situaciones bioló-


gicas y clínicas que puede encontrarse en los distintos hospedadores de D. immitis, es necesario no sólo aplicar un correcto procedimiento diagnóstico, sino también evaluar la gravedad de cada situación para determinar correctamente la pauta de tra- tamiento (Knight, 1995). Además, en mu- chas ocasiones se precisan métodos que permitan diferenciar entre las especies de filarias presentes en una misma área, ya que muchas de ellas son apatógenas y no requieren tratamiento. Recientemente se ha desarrollado un nuevo método diagnóstico basado en la amplificación de regiones de la citocromo oxidasa 1 (COX1) de fragmen- tos de DNA mitocondrial del parásito me- diante PCR múltiple. Esta técnica permite el diagnóstico diferencial y simultáneo de D. immitis, D. repens, Acanthocheilonema reconditum y Cercopithifilaria sp. en pe- rros (Latrofa et al. 2012). Una técnica simi- lar permite el diagnóstico diferencial entre D. immitis y D. repens, tanto en perros como en mosquitos (Latrofa et al., 2011). Por otra parte, los niveles de troponina


T, troponina I, mioglobina y D-dímero han sido recientemente investigados en perros con dirofilariosis (Carretón et al., 2011). Los resultados iniciales sugieren la posibi- lidad de usar el D-dímero (residuo deriva- do de la lisis de la fibrina de los trombos) como marcador de daño vascular. En la actualidad, la dirofilariosis cardio-


pulmonar felina se asocia con un síndro- me respiratorio (HARD). Estudios iniciales


basados en el empleo de la pletismografía han permitido detectar diferencias signifi- cativas en los índices de broncoconstric- ción, pausa y pausa aumentada entre gatos sanos y gatos con dirofilariosis cardiopul- monar (García-Guasch et al., 2011), lo que supone que esta técnica puede aportar da- tos objetivos de gran interés para el clínico veterinario en relación con el manejo de la dirofilariosis en los gatos.


Quimioterapia El tratamiento de la dirofilariosis cardio-


pulmonar es complejo y frecuentemente presenta riesgos para los animales como consecuencia de las reacciones secundarias que siguen a la destrucción masiva de ver- mes en el circuito sanguíneo. Por ello, es preciso elegir adecuadamente la estrategia terapéutica, que incluye la posibilidad de


fundamental en la epidemiología de la dirofilariosis, hay que considerar la ac- tual tendencia de incremento de las tem- peraturas. Se hace necesaria la aplicación de protocolos de vigilancia que permitan detectar estos cambios como paso previo a la implementación de medidas preventi- vas (Tabachnick, 2010). Recientemente, la aplicación de nuevas tecnologías basadas en el GIS (Geographic Information System) y en el RS (Remote Sensing) ha permitido cartografiar la dirofilariosis en relación con factores climáticos, ambientales y antropó- genos, con la consecuente elaboración de modelos de predicción de la dinámica de la transmisión de esta enfermedad. Estudios realizados en Europa con estas


técnicas han permitido determinar el núme- ro anual de generaciones de D. immitis y la duración de los periodos de riesgo de infec- ción en diversas áreas del continente (Gen- chi et al., 2005, 2009 y 2011). Se ha estimado que si la tendencia actual de incremento de temperatura continúa, la dirofilariosis podría introducirse en áreas no endémicas del cen- tro y norte de Europa en pocos años. En el Reino Unido estudios similares han demos- trado que Aedes albopictus (el mosquito ti- gre), eficiente vector de la dirofilariosis, si se introdujera en Inglaterra, podría estar activo entre 4 y 6 meses al año en el sur de la isla (Medlock et al., 2006 y 2007). En relación con España, estos estudios revelan que la zona sureste peninsular presenta el periodo de transmisión anual más amplio de la diro- filariosis de toda Europa.


La dirofilariosis se considera actualmente una enfermedad emergente y un problema veterinario de primera magnitud.


no aplicar tratamiento en algunos pacien- tes. Estos problemas se agudizan en la di- rofilariosis felina por las características pro- pias de la enfermedad en este hospedador. La relación simbiótica de la bacteria


Wolbachia con diversas especies de fila- rias, incluida D. immitis, ha abierto una vía prometedora en el tratamiento de la dirofilariosis cardiopulmonar, tomando Wolbachia como diana terapéutica (Taylor y Hoerauf, 1999). La incorporación de an- tibióticos (doxiciclinas) al tratamiento de la dirofilariosis animal, en combinación o no con medicamentos con capacidad filarici- da como la ivermectina y la melarsomina, focaliza las pautas de investigación en el tratamiento de la dirofilariosis. Actualmente se están investigado los


mecanismos que podrían estar implica- dos en la disminución de la producción de microfilarias después de la depleción de Wolbachia en los tejidos de las filarias, subsiguiente a un tratamiento con antibióti- cos (Landmann et al., 2011). Esto, junto a la exploración sobre la posibilidad de aplicar nuevos antibióticos y la identificación de genes y enzimas importantes para la fisio- logía de Wolbachia, podrían proporcionar en un futuro dianas para ensayos terapéu- ticos (Hoerauf, 2008; Tama- rozzi et al., 2011).


Estudio de las relaciones parásito/ hospedador a nivel molecular Las relaciones parásito/hospedador en


la dirofilariosis son extremadamente com- plejas. Por una parte, D. immitis parasita a perros, gatos y humanos, en los que ha adquirido diferentes grados de adaptación. Por otra parte, el parásito ha desarrollado mecanismos de supervivencia a largo pla- zo que implican la capacidad de evadir y modular la respuesta inmune del hospeda- dor (Hewitson et al., 2008) y la interacción con su entorno vascular. Las técnicas de proteómica e inmunómi-


ca, junto con la espectrometría de masas, han permitido identificar por primera vez numerosas proteínas de D. immitis, relacio- nándolas con sus funciones y asignándoles un posible papel en los mecanismos de rela- ción entre el parásito y el hospedador (figu- ra 3) (Oleaga et al., 2009; González-Miguel et al., 2010 a y b). Un hecho de fundamental importancia para las investigaciones futuras es que se ha observado una correlación en- tre el número y el tipo de proteínas reco- nocidas por cada hospedador y el nivel de adaptación del parásito y las características clínicas de la enfermedad, lo que sugiere que dichas diferencias pueden tener una base molecular. Un profundo conocimiento molecular del parásito y de cómo éste inte- racciona con su hospedador es fundamental para el desarrollo futuro de nuevas herra- mientas de control y diagnóstico. o


Bibliografía disponible en www.argos.grupoasis.com/ bibliografías/dirofilariosis137. doc


shutterstock.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76