This page contains a Flash digital edition of a book.
44 EN PORTADA / VBD


Fiebre manchada de las montañas Rocosas causada por Rickettsia ricketsii R. rickettsii es endémica del continente


Ejemplar adulto macho de Hyalomma aegyptium capturado en Ma- rruecos.


Las lesiones macroscópicas señalan la


presencia de esplenomegalia, hepatome- galia, edema renal, aumento del tamaño de los linfonodos, edema y congestión pulmonar con petequias en la serosa y en ocasiones hidropericardio y petequias en el epicardio. Nunca se ha descrito la pre- sencia de C. felis en gatos domésticos euro- peos, pero sí se ha descrito la presencia de especies del género Cytauxzoon en gato doméstico y lince ibérico (Lynx pardinus) en nuestro país [2,3] que están muy próxi- mas entre sí filogenéticamente y próximas a una especie descrita en Mongolia. En la actualidad se desconoce bastante el ciclo garrapata-patógeno de Cytauxzoon spp. en España como para poder extrapolar el riesgo que supondría la importación de C. felis y su posible establecimiento en nues- tro país. Sin embargo, es recomendable di- ferenciar C. felis de casos en los que otros piroplasmas puedan estar involucrados.


Nunca se ha descrito la presencia de C. felis en gatos domésticos


europeos, pero sí se ha descrito la presencia de especies del género Cytauxzoon en gato doméstico y lince ibérico en nuestro país.


Las especies del género Rickettsia,


como R. conorii o R. slovaca, se transmi- ten en España por diferentes especies de garrapatas. El papel de estas garrapatas como posibles vectores de R. rickettsii es desconocido, pero no se debe menospre- ciar ante la eventual introducción de esta rickettsia a España.


Encefalitis transmitida por garrapatas Esta enfermedad humana endémica en


numerosos países del centro y este de Eu- ropa (desde Francia hasta Rusia) también puede causar enfermedad en perros. Se trata de un virus perteneciente a la familia


sus reservorios naturales (micromamíferos) y una coincidencia en el tiempo de altas abundancias de larvas y ninfas de I. ricin- us para que la transmisión por coalimen- tación sea eficaz. Estudios en el País Vasco [5] parecen confirmar que la asincronía en la abundancia de larvas y ninfas de I. rici- nus no favorece el establecimiento de este patógeno en zonas del norte peninsular donde las densidades de micromamíferos y de I. ricinus son elevadas. Sin embar- go, el posible trasiego transfronterizo de perros entre Centroeuropa y España hace necesario estar alerta por la posibilidad de importación de perros infectados.


Medidas de control Identificar los patógenos que pueden


ser causa de enfermedades emergentes es complejo debido a la gran diversidad de factores que pueden confluir para su introducción en un territorio. Sin embar- go, es importante conocer cuáles son las enfermedades presentes en países con los que existe un contacto directo a tra- vés del comercio o del transporte de ani- males o personas, o bien indirecto por la posibilidad de introducción de vectores infectados. Podremos así aventurar cuá- les son los riesgos más probables a pe- sar de no poder indentificar otros. Todos estos ejemplos muestran la necesi- dad de que los profesionales veterinarios permanez- can alerta ya que


Hyalomma lusitanicum encaramado a la vegeta- ción en Sierra Morena en actitud de búsqueda de hospedador.


constituyen el eslabón más importante en la cadena de detección de enferme- dades emergentes. Sólo la identificación temprana y la notificación de una en- fermedad emergente a las autoridades sanitarias permitiría el establecimiento de medidas de control adecuadas que frenen el avance incontrolado de dicha enfermedad. o


Bibliografía


1. Jones KE, Patel NG, Levy MA, Storeygard A, Balk D, Gittleman JL, Daszak P. 2008. Global trends in emer- ging infectious diseases. Nature, 451: 990-994. 2. Criado-Fornelio A, Gónzalez-del-Río MA, Buling- Saraña A, Barba-Carretero JC. 2004. The “expanding universe” of piroplasms. Veterinary Parasitology, 119: 337–345. 3. Millán J, Naranjo V, Rodríguez A, Pérez de la Lastra JM, Mangold AJ, de la Fuente J. 2007. Prevalence of infection and 18S rRNA gene sequences of Cytauxzo- on species in Iberian lynx (Lynx pardinus) in Spain. Parasitology, 134: 995–1001. 4. Pfeffer M, Dobler G. 2001. Tick-borne encephalitis virus in dogs - is this an issue? Parasites & Vectors, 4: 59. 5. Barandika JF, Hurtado A, Juste RA, García-Pérez AL. 2010. Seasonal dynamics of Ixodes ricinus in a 3-year period in Northern Spain: first survey on the presence of tick-borne encephalitis virus. Vector-Borne and Zo- onotic Disesases, 10: 1027-1035.


americano. En Estados Unidos Derma- centor variabilis y D. andersoni son los principales vectores. Los perros son muy susceptibles a la infección por R. rickettsii mientras los gatos son más refractarios. Los signos clínicos son agudos en el pe- rro, con fiebre, anorexia, linfadenopatía, poliartritis, tos, disnea, dolor abdominal, vómito, diarrea y edema facial y de las extremidades. En casos graves se pue- den observar petequias en la conjuntiva y la mucosa oral, disfunción nerviosa que ocasiona comportamientos anómalos e hiperestia paraespinal. La mortalidad sue- le rondar el 1-10% de los animales infec- tados. Los síntomas pueden ser similares a los de la ehrlichiosis canina.


Flaviviridae transmitido por Ixodes ricinus en Europa. Los casos de enfermedad en perros en zonas endémicas son escasos y por ello se consideran menos sensibles que los humanos. Cabe resaltar que los ca- sos descritos en perros presentan habitual- mente un cuadro clínico de curso fatal [4]. El periodo de prepatencia y la sintomato- logía clínica son similares a los observados en humanos, caracterizándose por fiebre, cambios comportamentales (agresividad, rehúsan comida, apatía), disfunción mo- tora, paresis, espasmos musculares, sín- drome vestibular, pérdida de sensibilidad en la cabeza pero hiperalgesia en la zona cervical, parálisis del nervio facial, aniso- coria, nistagmo, miosis. El establecimiento de este agente patógeno en un área ade- cuada para I. ricinus necesita de la coin- cidencia de varios factores para su circu- lación, como son la elevada densidad de


137


t


Mountain Light Studios/shutterstock.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76