This page contains a Flash digital edition of a book.
16 ACTUALIDAD PROFESIONAL


y gracias a técnicas de fluorescencia han sido localizadas en piel, sistema gastroin- testinal, hueso y médula ósea. Existen resultados clínicos muy alenta-


dores en el caballo en el tratamiento de lesiones articulares y tendoligamentosas. Las nuevas fibras del tendón en repara- ción se disponen de forma paralela, se reduce la inflamación y se incrementa la concentración de colágeno tipo I, dando lugar a una reparación de mayor calidad que con los tratamientos convencionales (Frisbie, 2010). También existen referen- cias de la aplicación de CMM para el tra- tamiento de la laminitis, con buenos re- sultados iniciales tanto en casos agudos como en crónicos (Burns K., 2011), y en la queratitis ulcerativa (Marfe, 2011). Ac- tualmente se está aplicando -en esta es- pecie- como forma de terapia compasiva (casos refractarios a los tratamientos ha- bituales) en ciertas patologías, sin la exis- tencia de estudios previos.


proteínas del complejo mayor de histocom- patibilidad I (MHC-I). Esto, unido a sus pro- piedades inmunomoduladoras, les permite ser muy bien toleradas, lo que implica que el alotrasplante no necesita de una terapia inmunosupresora para evitar el rechazo del receptor (Nauta y Fibbe, 2007). La aplicación de las CMM en medicina


veterinaria es un campo en desarrollo. Actualmente oscila entre la extrapolación de los resultados obtenidos en estudios (en modelos animales) de patologías humanas y la aplicación basada en los estudios realizados sobre patologías ex- clusivamente veterinarias, aunque en este último caso se han publicado pocos trabajos. Se sabe que la capacidad de ex- pansión de las CMM es diferente depen- diendo de la especie, es ligeramente más rápida para el perro que para el caballo


o el cerdo (Schwarz, 2011) y que las CMM procedentes de tejido adiposo en el caba- llo parecen más adecuadas para producir un cartílago funcional que las progenito- ras procedentes de la médula ósea (Mc- Carthy et al., 2011).


Tratamiento La administración de las CMM puede


realizarse mediante infiltración en el lugar de la lesión, de forma sistémica o por am- bas vías. Una vez administradas por vía sistémica tienen la capacidad de migrar al sitio específico de la lesión. Adminis- tradas por vía intraarticular son capaces de migrar específicamente y anidar en el menisco o en el cartílago (Burns, 2011). Cuando son administradas por vía intra- venosa se distribuyen en muchos tejidos


fermedades osteoarticulares. En el perro se ha demostrado que la administración intraarticular en una sola dosis de CMM proporciona una mejoría en la osteoar- tritis coxofemoral con células autólogas obtenidas y expandidas a partir de tejido adiposo (Black et al., 2007). Así mismo, se han obtenido resultados satisfactorios con la misma técnica en el tratamiento de la articulación humeroradiocubital, exten- diéndose el efecto beneficioso hasta los 180 días posadministración (Black et al., 2008). Otro trabajo clínico muy interesan- te, aunque la casuística es muy baja, es el de Crovace (Crovace, 2008), en el que se presentan 14 animales de diferentes eda- des y razas que incluyen un caso de quis- te óseo, dos pacientes con no unión de tibia, tres no uniones de fémur, un defec- to óseo de radio, una no unión de carpo valgo y cuatro casos de necrosis avascular de cabeza femoral con buenos resultados en todos los casos.


La administración de las CMM puede realizarse mediante infiltración en el lugar de la lesión, de forma sistémica, o por ambas vías.


Uno de los problemas que plantea el


tratamiento autólogo es el retraso en el inicio del tratamiento, y por tanto de la recuperación, a causa del tiempo necesa- rio para el crecimiento y la expansión de las células en cultivo. De ahí la importan- cia de la utilización de CMM alogénicas. Se ha demostrado que el uso de CMM alogénicas en el tratamiento de la tendi- nitis introduce algunas ventajas como la inmediata disponibilidad de células con- servadas en congelación a partir de culti- vos bien caracterizados, la precocidad en el tratamiento -esencial en muchas oca- siones- y la eliminación de un procedi- miento quirúrgico, que si bien es mínimo siempre puede plantear complicaciones. Por otra parte al ser muy bien toleradas por el receptor permite el tratamiento a partir de bancos celulares en aquellos ca- sos en los que se requiera una actuación rápida (Del Bue, 2008). Es evidente que en este caso hay que establecer controles sanitarios rigurosos para evitar la transmi- sión de enfermedades. En la especie canina, la investigación


en CMM con vistas a futuras terapias ce- lulares ha sido un poco más tardía (Spen- cer et al., 2011). Uno de los campos en el que existen más datos es el de las en-


Los recientes estudios de Mokbel


(Mokbel, 2011) demuestran que tras la administración de CMM autólogas en lesiones experimentales provocadas en la articulación de la rodilla del perro, se produce el anidamiento de CMM y que participan en la reparación de la lesión. También se han utilizado CMM alogéni- cas procedentes de tejido adiposo en el tratamiento de un modelo de compresión espinal obteniéndose muy buenos resul- tados (Ryul, 2009). En la especie felina no existen, a día de


hoy, referencias bibliográficas sobre tera- pia con CMM. o


Bibliografía


Aggarwal S., Pittenger M.F. Human mesenchymal stem cells modulate allogenic immune cell responses. Blood105: 1815-1822. 2005. Black L.L., Gaynor J., Gahring D., Adams C., Aron D., Harman S., Gingerich D.A., Harman R. Effect of adipose-derived mesenchymal stem and regenerative cells on lameness in dogs with chronic osteoarthritis of the coxofemoral joints: a randomized, double-blinded, multicenter, controlled trial. Vet Ther.;8(4):272-84. 2007. Black L.L., Gaynor J., Adams C., Dhupa S., Sams A.E., Taylor R., Harman S., Gingerich D.A., Harman R. Effect of intraarticular injection of autologous adipose- derived mesenchymal stem and regenerative cells on clinical signs of chronic osteoarthritis of the elbow jo- int in dogs. Vet Ther.;9(3):192-200. 2008. Block G.J., Ohkouchi S., Fung F., Frenkel J., Gragory C., Pochampally R., Dimattia G., Sullivan D., Prockop


137


Monkey Business Images/shutterstock.com


t


MichaelTaylor/shutterstock.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76