This page contains a Flash digital edition of a book.
[


POLÍTICA PARA VER: LOS ARCHIVOS DEL CARDENAL


POLÍTICA PARA VER: LOS ARCHIVOS DEL CARDENAL


POR SEbAStIáN KRALJEVICH


Los archivos del Cardenal” es la historia de Ramón Sarmien- to, joven abogado de clase alta, caracterizado por el galán más cotizado de la televisión chi- lena, quien capítulo a capítulo


va enamorándose de Laura Pedregal, una joven asis- tente social de clase media. Lo especial de la serie, y lo que la hace valiosa en esta sección, es que esta historia de amor tiene lugar en el Santiago de fines de los 70 y 80, cuando la dictadura de Pinochet reali- za operaciones de secuestro, tortura, ejecución y des- aparición sobre sus opositores políticos. Así, Ramón y Laura son parte del equipo de defensa de los dere- chos humanos de la Vicaría de la Solidaridad, insti- tución creada en plena dictadura por el Cardenal de la Iglesia Católica Raúl Silva Henríquez.


“ESTA HISTORIA DE AMOR TIENE LUGAR EN


EL SANTIAGO DE FINES DE LOS 70 Y 80, CUANDO LA DICTADURA DE PINOCHET REALIZA OPERACIONES DE SECUESTRO, TORTURA,


EJECUCIÓN Y DESAPARICIÓN SOBRE SUS OPOSITORES POLÍTICOS”


Junto a los encuentros y desencuentros de Ra-


món y Laura -hay un tercero en disputa, como todo culebrón que se precie de tal-, la miniserie de 12 capítulos va intercalando 12 casos reales de vio- laciones de derechos humanos bajo la dictadura de Pinochet. Para reducir al mínimo los spoilers, el primer capítulo recrea noviembre de 1978 y narra la historia de “los hornos de Lonquén”, hornos de una mina de cal abandonada donde se encuentran los primeros 15 cadáveres de detenidos desapare- cidos, personas ejecutadas y hechas desaparecer por los agentes de la dictadura. Para hacernos una idea de la dimensión política del caso, cifras ofi-


Mayo • Junio 2012 57 47


ciales en Chile registran que al día de hoy perma- necen más de 1.200 detenidos desaparecidos, mu- chos de ellos lanzados al mar con el tórax abierto y amarrados a fierros para evitar la aparición de sus restos. Otro antecedente que acerca a dimen- sionar los hechos, es que el hallazgo de Lonquén llegó justo tres años después que el Embajador de Chile ante Naciones Unidas, Sergio Diez, afirmara en el foro de Nueva York que las personas que se reclamaban como desparecidas estaban “muertas o sin existencia legal”. Años después, Diez sería Presidente del Senado en la peculiar transición a la democracia chilena. Así, tal como la historia de los hornos de Lon-


quén, cada capítulo recuerda -con nombres y al- gunas circunstancias modificadas- casos de alto impacto de violaciones a los derechos humanos.


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63