This page contains a Flash digital edition of a book.
[ POR VERÓNICA CARMEN BAÑÓN


EL POLÍTICO DEL SIGLO XXI EL POLÍTICO DEL SIGLO XXI


l ciudadano del siglo XXI esta in- formado, es socialmente respon- sable y exige más a la clase po- lítica. El candidato que consiga compenetrarse con esta nueva clase de ciudadano tendrá la lla- ve para un gobierno exitoso. La población hoy demanda alguien que sepa sincronizarse con sus nuevas necesidades.


Paradójicamente, mientras la población da


muestras de pensar como ciudadanos en un sis- tema tradicionalmente capitalista, en el siste- ma político donde tienen obligaciones cívicas se muestran apáticos, como se ve en los bajos índices globales de participación electoral. ¿Está la pobla- ción empezando a confundir la política con el ca- pitalismo, donde lo único que parece importar es conseguir un voto (“pagar”) cada cierto tiempo? ¿Y está el capitalismo mediante las empresas y su responsabilidad social corporativa, empezando a ofrecer respuestas políticas donde el consumi- dor siente que puede tener más impacto que en las propias urnas? ¿Se ha convertido la compra en un voto, y el voto en una compra? La respuesta es que no hemos llegado a esos extremos, pero el que las líneas se confundan da que pensar. Está claro que hay un clamor de gente que arde en deseos de sentirse ciudadanos (opinar, impactar su entorno


aunque sea a través de una sencilla compra), ser


comunitarios) y obligaciones (votar), pero que no sienten que el actual sistema les está motivando para actuar en consecuencia (no votan en las ur- nas pero sí en el supermercado).


información, y si no se esfuerzan en tener prác- ticas y comunicaciones transparentes, quedaran expuestas en el nuevo sistema. Ya no se trata nada más de tener un buen producto, se trata de ser so-


apoyar a una causa que apele a nuestro target- group. El boom de las ONGS evidencia este creciente segmento de la población que consume concien- ciadamente, y al que se le ha denominado “ciu- dadano-consumidor”, por consumir atento a su


en general. Un ama de casa ahora puede ser una experta en las consecuencias negativas sobre la salud del aceite hidrogenado gracias a haber leído un artículo al respecto, o un blog de otro ama de casa, y en consecuencia buscar alternativas salu- dables on-line, dispuesta a pagar un poco más por el bien de su familia. Por otro lado, un joven puede ver un link a una información que explica como cierta empresa está vinculada a malas prácticas en países en vías de desarrollo, y por tanto buscar alternativas a dicha marca.


Mayo • Junio 2012 23 25


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63