This page contains a Flash digital edition of a book.
[


LOS DESAFÍOS DE LA COMUNICACIÓN, LOS NUEVOS RETOS DE LA POLÍTICA Internet es un nuevo canal, al igual que la radio,


la televisión o la prensa, en el que los políticos de- ben cultivar su presencia y visibilidad que ayuda- rá a mejorar su imagen y reputación. Al igual que cada medio tiene su lenguaje propio, los políticos deben aprender el lenguaje de las redes sociales y el comportamiento que implica estar en Internet. No les queda otra alternativa. Para poder tener presen- cia pública, para relacionarse con buena parte del electorado y de la ciudadanía, deben estar en este ya no tan nuevo medio que ha conseguido robar el protagonismo exclusivo de la televisión o los dia- rios de referencia como espacios de socialización interna. Renunciar a ello es renunciar a una buena parte de la sociedad que sólo se informa a través de este medio y darle ventaja a nuestro oponente. De momento, las redes sociales por sí mismas no ganan elecciones, pero es necesario estar en ellas para poder ganarlas. Como venimos defendiendo en éste artículo,


ésta es una disciplina en desarrollo y hoy, más que nunca, es necesaria su profesionalización y buena ética profesional. Por el campo de trabajo en el que se desarrolla, está íntimamente ligada al ejercicio del poder, y debemos evitar caer en el servilismo del “yesman” o “no hacer ver al rey que va desnudo” por no contrariarle y obtener el favor del dirigente en lugar de advertirle de su error, aunque ello nos cueste el puesto. Su profesionalización debe ir más allá del autoproclamado consultor que garantiza el éxito de una campaña en base a las últimas técni- cas importadas de Estados Unidos sin importar ni la ética profesional ni el compromiso con los ciu- dadanos. La consultoría política profesional debe tener como único fin facilitar, potenciar y catalizar el éxito de las candidaturas políticas, la comunica- ción pública o cualquier forma de asesoramiento, dentro de una forma ética y responsable. Y si hablamos de nuevos retos, debemos tener


en cuenta el papel de la mujer, de nuevos lideraz- gos, en la política. No sólo como simples especta- doras, sino como protagonistas activas, más allá de las cuotas que lavan nuestra conciencia. El prota- gonismo femenino es necesario. Debemos huir del sexismo en la política que recoge los clichés de la sociedad (familiaridad en el trato de la mujer po- lítica, estereotipos de la “dama de hierro” y “mujer antes que política”, artículos donde se refleja que también están preocupadas por la moda y su apa- riencia física…), entender que una feminización de la política no sólo es aconsejable sino necesaria y, en definitiva, aumentar su visibilidad, necesaria para la normalización política. La comunicación política evoluciona en parale-


lo a la sociedad. Es otro de los grandes atractivos de esta disciplina, que está en constante cambio, como el mundo en el que vivimos, lo que implica el apren- dizaje continuo ya que muchas de las herramientas


y técnicas que hoy consideramos imprescindibles no lo serán tanto en un futuro cercano en el que se- guramente utilizaremos otras que hoy ni existen. En definitiva, el contexto actual en el que nos


encontramos, con una preocupante y creciente des- afección con la clase política -que no con la política, los asuntos públicos, sino sus gestores-, que se ha con- vertido, según el Centro de Investigaciones Sociológi- cas, en la tercera preocupación de los españoles tras el paro y la situación económica (y lleva en esta po- sición 15 meses consecutivos); la corrupción política que parece no tener castigo ni en los tribunales ni en las urnas; una sociedad civil aparentemente aneste- siada que no ha sabido canalizar todo el capital políti- co y social acumulado tras las protestas del 15M; y la crisis económica mundial en la que paradójicamente, los protagonistas de la misma, los mercados, se han convertido en los jueces que guían las acciones de los Estados para salir de la citada crisis, con la tecnocra- cia como salvación, olvidándonos de que debe ser la economía la que se adapte a la política, a una política imbuida en valores como la justicia y la honestidad…; en esta coyuntura, como decía, es en la que la comu- nicación política debe erigirse en protagonista.


“INTERNET ES UN NUEVO CANAL, AL IGUAL QUE LA RADIO, LA TELEVISIÓN O LA PRENSA”


29 Con este caldo de cultivo, nos debemos plantear


la pregunta de si hay otra forma de hacer política distinta de la habitual y que permita recuperar la confianza de los ciudadanos e implicarles de mane- ra más activa en la gestión de lo público. Por tanto, la política es más necesaria que nunca y ésta no se entiende sin la comunicación. Ambas deben ir de la mano ya que cuando la comunicación es transpa- rente y efectiva contribuye a acercar a ciudadanos y políticos cohesionando el sistema democrático. Éste es el tablero del juego en el que nos ha to-


cado jugar. Ya están repartidas las cartas y echado a rodar los dados. Y ahora nos toca mover ficha. En este artículo hemos analizado algunos de los pro- blemas, identificado los retos y valorado las poten- cialidades de nuestra disciplina. En nuestra mano está que la comunicación política sirva para hacer una mejor Política y, con ello, una sociedad mejor. Bienvenido a este apasionante reto.


Ignacio Martín Granados Politólogo. Director del Gabinete de Alcaldía del Ayuntamiento de Segovia y Profesor Asociado en la Universidad de Valladolid, Campus de Segovia. ignacio@martingranados.es • @imgranados • www.martingranados.es


31


Mayo • Junio 2012


[


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63