This page contains a Flash digital edition of a book.
PERSPECTIVA POLÍTICA EN MÉXICO


de un programa en especifico, lejos de futuros cambios en los derivados de miles de otras variables tales como tasas de interés, estadísticas sobre el crimen, impuestos e ingresos. Pero a la ilus- tración, únicamente se puede dar si se inicia con perspectiva. Hace algunos meses, hubo una Guerra armada entre carteles


en Michoacán que tuvo una duración de tres días, dando como resultado docenas de muertes y miles de refugiados que aban- donaron el área. Durante la batalla, un helicóptero de policía fue derribado- un helicóptero. A pesar de lo que se televiso alrededor del hemisferio, si no es que alrededor del mundo (por lo menos en YouTube y Facebook), la batalla no fue tan anunciada en las noticias locales. ¿Será porqué los reporteros temían dar dichas noticias? Porque es cierto que muchos periodistas han sido ase- sinados en México el año pasado, al igual que en Irak, la triste verdad es que en dicha pelea armada, especialmente entre los carteles, ya no resulta noticia.


Lo que resulta noticia es la perspectiva. A partir de leer y ver noticias (en los Estados Unidos y México), es fácil pensar que la tasa de crimen en México está fuera de control. De hecho, las estadísticas muestran, que a lo largo de la última década, la tasa de asesinatos en México es tres veces más alta que la de Estados Unidos. No olvide la importancia de la perspectiva. Cuando en un lugar, en este caso, el problema de los asesinatos es visto desde una perspectiva, la opinión pública es manejada por los “medios” y las políticas públicas (la ley) que son derivados de la opinión pública y las elecciones posteriores-- pueden variar. Por ejemplo, en promedio en los últimos diez años, las posi-


bilidades de ser asesinado en México eran del 32%, pero menos que Brasil, 55% menos que Belice, 71% menos que Guatemala


y 79% menos que en El Salvador. La tasa de asesinatos en mi ciudad, Washington DC es aproximadamente 4 veces mayor que en la Ciudad de México, a pesar de los hechos, claro está que la Ciudad de México tiene una población 40 veces más grande que la Capital de los Estados Unidos. A comparación de los asesina- tos en Caracas, Bogotá, Quito, y lugares como Moscú son todavía más sorprendentes. Pero para siquiera comenzar con el proceso de colocar un problema de asesinatos en México en la perspec- tiva, uno debe de empezar con la premisa real de que las posibi- lidades de ser asesinado en México era mayor en el año 2000 (14 por cada 100,000) que durante la Administración de Calderón (promediado en los años 2006-2010). Además, perdidas en la perspectiva pública de la “crisis” de


México, están los siguientes indiscutibles hechos: en tan solo el ultimo año, la economía en México ha crecido un 5.5%1, la tasa mas rápida en la década. El peso se revaluó frente el Dólar Americano, la inflación fue esencialmente estable; las reservas extranjeras se encuentran en $113 billones; y, el comercio con los Estados Únicos ha sido el mejor de todos los tiempos con un aproximado de $400 billones. Al mismo tiempo, el porcentaje de población en México que vive por debajo de la línea de pobreza, ha disminuido un 25% de la última década; la tasa de alfabetis- mo sobrepaso el 90%; y, la expectativa de vida continúo incre- mentando. Por lo pronto- los hechos son en un macro-nivel-, México se ha hecho más inteligente, más saludable, y más rico- y no desde una perspectiva del índice de asesinatos. Científicos, ingenieros, investigadores e incluso personas de


negocios, utilizan dicho modelo para predeterminar programas específicos, variables y resultados. Pero hasta que llegue el día en que la política y los lideres políticos sean valientes y lo suficien- temente iluminados para proponer nuevas y mejoradas políticas públicas (en muchos casos, para la exclusividad y extinción de otras ideas, planes, etc.) basado en datos empíricos, no les queda más que asumir roles tradicionales y muy poco en los antes defini- dos por imágenes e ideas que ayuden a resolver y manejar proble- mas (los cuales son profundamente diferentes) y aprovechar las oportunidades. Dicho camino es rocoso, escarpado e ineficiente. Así es el caso de México, mientras más se acercan las Eleccio-


nes Presidenciales del 2012. Sin dicho modelo racional basado en las perspectivas, la po-


lítica y las opiniones políticas – seguirían basadas en la mercado- tecnia de los partidos.


Además, perdidas en la perspectiva pública de la “crisis” de México, están los siguientes indiscutibles hechos: en tan solo el ultimo año, la economía en México ha crecido un 5.5%, la tasa mas rápida en la década...


55 OCTUBRE 2011


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64