This page contains a Flash digital edition of a book.
IBEROAMÉRICA: LA POLÍTICA EN 140 CARACTERES


costa en 2008. Nada más importante para un candidato que, con el 12,2% de los votos frente al 50% de Cristina Fernández en las primarias, afirma que “no es imposible derrotar a la presidenta”. ¿Logrará gracias al mundo 2.0 dar un vuelco a la percepción


social? Esta pregunta por la eficacia real de las campañas digi- tales es la que intriga a los estrategas de comunicación política de todo el mundo ya que, después de todo, no se vota a través de Twitter. Precedentes en este sentido como el de Obama se advierten como armas de doble filo, ya que es cierto que logró difundir su mensaje a través de la web y las redes sociales y re- caudar muchos fondos a través de estos medios… dinero que después sirvió para pagar más anuncios que su rival en los esta- dos claves donde se jugaba el peaje a la Casa Blanca.


Chile En el caso del país andino, tras el terremoto y posterior tsuna- mi que azotaron la nación, los usuarios de Twitter aumentaron en un 500%. “Desde la madrugada del mismo 27 de febrero de 2010, se convirtió en una herramienta indispensable de búsque- da de familiares y conocidos”, explica Alberto Pedro López-Her- mida, responsable del ranking en Chile. Asimismo, “las recientes protestas estudiantiles que se regis-


tran en el país desde hace tres meses han modificado la tuitosfe- ra nacional”, añade López-Hermida, que resalta cómo algunos de los protagonistas del conflicto, como la presidenta de la Federa- ción de Estudiantes de Chile, Camila Vallejo, se han convertido en estrellas tuiteras en poco tiempo. Sebastián Piñera, todos los tuiteros del presidente Consciente de la importancia de Twitter en Chile, el presidente, Se- bastián Piñera, se preocupó al comienzo de su mandato de que to- dos sus ministros participaran en los entornos 2.0. “Esta intención se ha cumplido de forma parcial, ya que 11 de sus 22 ministros no tuiteó durante todo el primer año de gobierno”, explica López- Hermida. Sin embargo, esta es otra de las claves del éxito en es- trategias en Twitter: coordinar cuentas y esfuerzos políticos para difundir con unidad el mensaje y la actuación de un gobierno. En el capítulo de las “sombras”, “un par de ‘errores de tecleo’


le han llevado a publicar algunas incoherencias, que se suman a sus confusiones y atolondramientos en actos públicos, lo que ha hecho del hashtag #pinericosas un habitual en el timeline de los tuiteros chilenos”, explica López-Hermida. Sin embargo, es- tas circunstancias no le impiden ser el político más influyente en Twitter en Chile. Ricardo Lagos Weber, mundo real y virtual en una misma persona El segundo político que despunta en influencia es el senador de oposición Ricardo Lagos Weber. El hijo del ex presidente Lagos y ex ministro en el gobierno de Michelle Bachelet presenta otra carac-


33 OCTUBRE 2011


terística importante en Twitter: ser la misma persona en el mundo online y el offline. “Lagos Weber tuitea con cierta irreverencia, y sus comentarios apuntan directo a sus colegas, actitud que mantiene tanto fuera como dentro de la red”, explica López Hermida.


Colombia Colombia es uno de los países de Latinoamérica con más usua-


rios activos en Twitter: 602,200. En el país, la red ostenta un rol fundamental en la construcción de opinión pública y en la ca- rrera por el voto de opinión. Así las cosas, los medios de comu- nicación cada vez dan mayor relevancia a la interacción de los políticos en esta red social. Álvaro Uribe, tuitear tras abandonar el cargo El ex presidente Uribe tuitea con ímpetu y sin rodeos. Felicita


o lanza críticas que caen como dardos, incluso contra el actual gobierno de su propio partido. Uribe es también el máximo exponente de otra importante


lección en Twitter: no abandonar nunca a los seguidores, aun- que se deje el cargo. Muchos candidatos, tras lograr (o no) sus objetivos electorales, se olvidan de su cuenta y la dejan morir. “Es quizá uno de los peores errores que se pueden cometer, ya que minimiza la relación con el ciudadano”, advierte Julio César Galvis, responsable del ranking en Colombia. Así, parte de sus 633.100 seguidores fueron los mejores valedo-


res a la hora de pedir ayuda para que le devolvieran su cuenta, cuya seguridad fue violada presuntamente por integrantes de Anon- ymous el pasado 20 de julio, día de la independencia colombiana. Juan Manuel Santos, el poder de un buen hashtag Por su parte, el actual Presidente cuenta con 386.100 seguidores


y 2.452 tuits. Usa su cuenta de manera fluida y hace anuncios de gestión con el hashtag #resultadosgobierno. Con su actividad, Santos recuerda la importancia de entender bien la cultura de Twitter y saber comunicar en su “idioma”, “ya que estructurar las conversaciones en torno a hashtags aumenta exponencialmen- te su viralidad”, explica Galvis. Asimismo, Santos ha promovido de manera acertada el diá-


logo e interacción con sus seguidores mediante la “Urna de Cris- tal”, una página web de encuestas institucionales.


Venezuela Venezuela es otro de los países en los que el número de tuiteros crece a velocidad de vértigo: hasta un 400% en años anteriores. Al igual que en México y otros países, se ha convertido en reflejo de lo que sucede en la calle, obligando a los políticos a entrar al juego tuitero. “En la actualidad la enfermedad del presidente Chávez y la precampaña presidencial opositora marcan la actua- lidad en esta red social”, explica Joslay Polanco, una de las res-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64