This page contains a Flash digital edition of a book.
EL SEMILLERO


como había anunciado, volvió a la vida pública después de unas semanas. En las elecciones autonómicas de mayo, revalidó su cargo volviendo a lograr la mayoría absoluta. El análisis posterior de la comunicación de la crisis esclarece


dos factores fundamentales por los que la gestión fue exitosa. En primer lugar, la noticia salió a la luz cuando la presidenta lo consideró oportuno, evitando filtraciones y la propagación de rumores; además, el anuncio fue natural, a la vez que emotivo, pero sin ánimo de querer aprovecharse de la situación. Y en se- gundo lugar, la presidenta transformó el anuncio de su enferme- dad en un consejo para el resto de ciudadanos. De nuevo, estamos ante una gestión de comunicación de


crisis, en el que la inteligencia emocional de Esperanza Aguirre logra que una situación tan adversa como una operación por cáncer de mama no le cause ningún inconveniente político y, lo que es más importante, transforma el caso en un consejo opti- mista y positivo hacia el público.


El caso de Eruviel La inteligencia emocional no sólo es una virtud determinante en situaciones de crisis, lo es en cualquier ámbito de la comuni- cación política, como se puede observar con claridad en el caso de los debates electorales. Los últimos ejemplos han sido los en- frentamientos celebrados en la campaña por el Estado de Méxi- co, el pasado mes de junio, entre Eruviel Ávila (PRI), Luis Felipe Bravo Mena (PAN) y Alejandro Encinas (PRD). En los debates, se pudo observar como Alejandro Encinas


y Luis Felipe Bravo Mena entraron en confrontaciones directas en varias ocasiones, mientras que Eruviel Ávila supo evitar las discusiones y centrarse en sí mismo, a pesar de encarnar la can- didatura del partido que luchaba por la reelección. En el cierre del segundo debate organizado por el Institu-


to Electoral del Estado de México, se produjo la discusión que muestra claramente como Eruviel actuó con una mayor inteli- gencia emocional que sus oponentes. Llegaba la última inter- vención del debate, el momento de que los candidatos pidiesen el voto, y en el turno de Encinas, se produce una discusión entre el candidato del PRD y Bravo Mena, iniciada por el panista. En los planos de escucha, se observa a Eruviel Ávila atento a ambas posturas, pero siempre manteniéndose al margen; en el instante en que la moderadora pregunta a Eruviel si quiere añadir algo, el priísta únicamente apunta: “Agradecer a la gente su confianza, y la oportunidad de vernos esta noche. Muchas gracias”. En este caso, la templanza de Eruviel le permitió salir mejor


parado que sus oponentes, quienes tendían a caer en la confron- tación y en la crítica en momentos clave, como en el ejemplo del cierre del segundo debate. Finalmente, el resultado de las elec- ciones fue muy favorable para Eruviel y, sin duda, su actitud en


Eruviel Ávila Esta imagen es tomada de la página www.eruviel.com los debates influyó en el triunfo del PRI.


Barack Obama en Twitter Hoy en día, hablar de comunicación política, obliga en la mayo- ría de los casos a mencionar las redes sociales, y el estudio de la inteligencia emocional no es una excepción. Desde junio, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, actualiza su cuen- ta de Twitter personalmente, con la firma ‘-BO’. El presidente ha apostado claramente por esta red social para reforzar su carrera hacia las elecciones del 2012. Con el objetivo de promocionar esta apuesta por Twitter, el


pasado mes de julio, la Casa Blanca y el personal de la red social or- ganizaron un encuentro al que asistieron 140 personas (el mismo número de caracteres que permiten los tweets). El evento consistió en hacer preguntas a Obama a través de Twitter, para que este res- pondiera, también, limitando sus mensajes a los 140 caracteres. Uno de los tweets preguntaba a Obama cuáles eran los erro-


res que había cometido en el manejo de la recesión económica, y el presidente contestó, en dos tweets: “Creo que la gente no estaba preparada para tanto tiempo de crisis, ni para algunas de- cisiones difíciles de tomar. Asumo la responsabilidad por esto”. Con esta respuesta, Obama reconocía errores políticos duran-


te su mandato. Sin lugar a dudas, el presidente estadounidense actuó con inteligencia emocional y escogió el mejor medio para asumir su responsabilidad por la crisis, una red social masiva que condensa el mensaje en microblogs y lo inyecta directamente a los millones de seguidores que participan en Twitter, sin dar opción de intermediación a los medios de comunicación tradicionales. Estos ejemplos recientes de casos reales demuestran la rele-


vancia de la inteligencia emocional en la comunicación política, una habilidad que, en muchas ocasiones, consigue que las crisis y las situaciones complicadas acaben reforzando la imagen pú- blica del candidato o líder político.


Miguel Ángel Matilla Blanco es estudiante del Programa de Maestría en Asesoramiento de Imagen y Consultoría Política.


OCTUBRE 2011 40


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64