This page contains a Flash digital edition of a book.
LOS 10 MANDAMIENTOS EN LA PRÁCTICA POLÍTICA DE MÉXICO


Derivado del decálogo anterior podemos afirmar que en política no hay espacios ya que todos los resquicios se ocupan; que los desprecios de unos son las oportunidades de otros...


rales que de medio ambiente, economía, seguridad nacional, migración y desarrollo sustentable están en peligro de extinción. Es por ello que el instinto político no debe menospreciar nunca a la asesoría técnica.


8


No desearás la encuesta de tu prójimo


Ninguna encuesta es irreversible lo que significa que no hay que verla como definitiva en caso de ser a fa- vor o descalificarla si los resultados te desfavorecen, ya que solo es un retrato del momento que servirá como apoyo técnico para reorientar y/o apuntalar mensajes, ejes, estrategias y conducción. Una encuesta en la que los datos no te favorecen,


no la puedes descalificar sin argumentos porque esa es la actitud de un candidato rijoso que igual descalifica un sondeo que una institución, que no admite crítica e intenta hacer de su punto de vista la versión universal de cada tema. Esas características no son de un candi- dato sino de un personaje autoritario y arbitrario que es lo que precisamente menos quiere el elector.


9


No traicionarás En la política la traición tal vez no es habitual


pero sí tradicional. Romper acuerdos es perder credi- bilidad lo que significa no poder dialogar porque tu palabra no tendrá ningún valor y por consiguiente dejarás de ser un conducto válido al interior y exte- rior de tu partido. La palabra es la fuerza de gravedad de los acuerdos y estos son el motor en la política.


10


En política la avaricia y la sober- bia son las peores compañeras


Aquel que se hace de la presencia en su andar políti- co del diálogo y el consenso goza de excelente com- pañía ya que podrá construir bases sólidas en sus proyectos, pero aquellos que al paso de una o varias victorias sin importar el tamaño de éstas, se dejen se- ducir por la ambición y la soberbia estarán caminan- do hacia atrás, tomarán no solo el camino erróneo sino que abrirán una puerta de la que es muy difícil


regresar ya que en política no es necesario buscar problemas y enemigos, ellos te encuentran a ti. Cuando un político tome ejerce más influencia


de la que debe o no sabe cuándo detenerse, estará pisando los terrenos de la ambición la que sin duda traerá más problemas que beneficios, los cuales se pueden presentar a corto, mediano o largo plazo, tal y como le sucedió al entonces Gobernador de Que- rétaro en el período 2003–2009 Francisco Garrido, quien en su afán de figurar en mayor proporción en el ámbito nacional, en búsqueda de la presidencia del CEN del PAN y de conservar su poder en el Estado que gobernaba, decidió favorecer no sólo a su candi- dato a sucederlo dentro del PAN, sino también pro- curó tres diputaciones plurinominales para su gente más allegada. Por lo anterior, el panismo se volcó a las urnas a favor del PRI y el resultado fue una de las elecciones más inesperadas en México. Si a lo anterior le agregas un toque de soberbia es-


tará lejos de los ciudadanos y de los actores políticos, lo que significa que entraras en el espejo de la adula- ción y soledad de tus serviles colaboradores. La mejor campaña es el trabajo en el ejercicio de cada cargo, el que mejor logre cumplir y adaptarse a las condiciones del entorno que lo rodea será el que más lejos llegará. Derivado del decálogo anterior podemos afirmar


que en política no hay espacios ya que todos los resqui- cios se ocupan; que los desprecios de unos son las opor- tunidades de otros; que en la política se trata de sumar y multiplicar a los de casa para restar y dividir a los de fuera; consiste en traiciones y perdones; es una discipli- na no un empleo, tampoco es una cuestión de querer y poder sino de inteligencia, resistencia y paciencia; su fin es el de generar para tener, y ofrecer para producir; la palabra es la herramienta del político y el acuerdo su meta. La política es el arte del poder donde cada espa- cio que se abre debe ser ocupado por alguien, si no eres tú alguna otra persona lo arrebatará.


Flavio Ordoñez Stanford es colaborador editorial de Campaigns & Elections en Español y consultor político.


OCTUBRE 2011 44


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64