This page contains a Flash digital edition of a book.
Cartas


Estimado Israel, Felicidades por la revista. Observo que está más sólida en cada edición. Y tras leer la editorial


de la revista, me vino a la memoria aquello de “perder el piso”. Hace poco más de 15 años trabajé en la campaña electoral de un candidato a la alcaldía de


CARTA AL EDITOR


mayor PIB y nivel socioeconómico de Venezuela. El candidato era un joven empresario (bordean- do los cuarenta), un hombre inteligente y disciplinado, profesionista con posgrados en Estados Unidos y Europa también. Él era en ese entonces diputado, presentaba una carrera política en ascenso vertiginoso. Se veía hasta presidenciable. Además era muy guapo y con mucho carisma. Lamentablemente la inscripción de su candidatura fue tardía. Y la campaña se inició casi que


tres semanas después del inicio oficial. Sin embargo, la gente empezó a conocerlo y la valoración de la percepción era muy positiva. El hombre empezó a crecerse hasta en su ego. Entre otras anécdotas, no dejo de recordar dos en particular. Días antes de las elecciones una


periodista de un medio mediano solicitó una entrevista exclusiva con el candidato y él se negó ro- tundamente. Dijo que él no atendía medios de ese nivel. No hubo forma de convencerle. No era el medio, era la periodista: ella era y es de alto prestigio y credibilidad. Otra. En la víspera de las eleccio- nes, varios grupos de vecinos de zonas semirurales llegaron al comando y él se negó a atenderles, señaló que no atendía “menudencias” y que estaba en una plática telefónica importante, con su novia. Los vecinos fueron atendidos por los candidatos a concejales y otros miembros del equipo. En la mañana de las elecciones, uno de sus amigos cercanos comentó: “El no merece ganar.


Aunque tenga la capacidad técnica y pueda contar con excelente equipo, no tiene la sensibili- dad social que requiere la política que necesitamos los ciudadanos de este municipio. Aquí, no todos están nadando en dinero. El hambre también se asoma en estas tierras”. Y él no ganó, fue casi final de fotografía, pese a que su campaña fue muy corta en relación


al principal contendor. Los grupos de electores que habíamos formado en diversas urbanizacio- nes quedaron con las ganas de seguir para la próxima campaña, que sería en tres años, mas él perdió el piso y en la próxima elección no regresó al municipio sino que se lanzó de candidato a gobernador. Su prestigio y credibilidad mermaron y no ganó tampoco. Sí, la notoriedad ganada lo cegó y apareció la soberbia echando por la borda todo el trabajo que habíamos realizamos. Considero que en la región contamos con nuevos políticos con carreras ascendentes, que no la han sudado, que tienen este mismo perfil de perder fácilmente el piso. Se encumbran solos y cuentan con fieles en su equipo que le rinden pleitesía y sin idea de lo que es empujar estrate- gias de gobierno. Juegan a gobernar, pero no en el enfoque estratégico. De nueva cuenta, felicidades por la revista y que continúen los éxitos,


Un abrazo, Moraima Carvajal


RESPUESTA DEL EDITOR:


Estimada Moraima, Gracias por compartir esta historia. Ilustra en plenitud lo que quise decir en mi editorial del mes de


febrero. Lo único que me resta recordar es la tesis de Abraham Lincoln cuando decía que “todos podemos soportar la adversidad, pero si quieres conocer el verdadero carácter de un hombre, dale poder”.


Saludos cordiales,


ISRAEL NAVARRO Editor para Latinoamérica Revista Campaigns & Elections


Israel Navarro puede ser contactado a través de: Email: inavarro@campaignsandelections.com Twitter: @navarroisrael


Abril 2011 Campaigns&Elections


7


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54