This page contains a Flash digital edition of a book.
Sobre moscas y votos


El peligro era obvio, después de una dura batalla


con Hillary Clinton en las primarias Demócratas —en las cuales el apoyo latino se encontraba casi exclusiva- mente con Hillary — Obama no había tenido la posibi- lidad de definirse como candidato ante los hispanos.


Pero responder tenía también sus peligros. Tener una pelea sobre el tema de inmigración signi- ficaría ignorar la preocupación más grande de las fa- milias hispanas, la economía. En una encuesta hecha por el Instituto Willie Velazquez, 57% de los hispanos encuestados manifestaron que el asunto que más les importaba era “trabajos y economía.” ¿Y dónde caía el asunto migratorio? Debajo de los derechos de la población gay. Sí, a los votantes latinos les importa- ba más si Juan podía casarse con José, que los pro- blemas de inmigración en los Estados Unidos. Pero cuando se habla de inmigración las políticas impor- tan menos que el tono, y los latinos sólo escuchaban un mensaje en la retórica Republicana: el odio. La decisión fue responder con el comercial titula-


do Dos Caras, el cual tenía dos objetivos. El primero era validar la creencia de los latinos que el partido Republi-


cano los había rechazado. El segundo, y el más impor- tante, era hacer ver a McCain como una copia-carbón de Bush, quien había sido culpable de la situación eco- nómica del país y de una guerra interminable en Irak.


Los consultores y los periodistas no eran el target Los comentaristas y consultores norteamericanos, entre ellos el mismo Rush Limbaugh, se enfocaron en la primera mitad del comercial, donde se tocaba el tema de inmigración de manera indirecta y se utiliza- ba el rostro de Limbaugh en la esquina de la pantalla. Lo que nunca entendieron los críticos era que el


nombre de Rush Limbaugh nunca es mencionado, mientras que a George W. Bush se le menciona por nombre y apellido y su cara aparece tres veces más grande que la de Limbaugh y justo al lado del rostro de McCain. No hay razón para creer que los hispanos que mi-


ran televisión en español también escuchan programas ultra-conservadores de radio en inglés. La gran mayoría de la población hispana ni siquiera sabía quien era Lim- baugh… su cara gorda y enojada era simplemente una herramienta más que podíamos utilizar.


No hay razón para creer que los hispanos que miran televisión en español también escuchan programas ultra-conservadores de radio en inglés. La gran mayoría de la población hispana ni siquiera sabía quien era Limbaugh… su cara gorda y enojada era simplemente una herramienta más que podíamos utilizar.


Abril 2011 Campaigns&Elections 25


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54