This page contains a Flash digital edition of a book.
Márketing Político


cambio ante una mala


bernamental.


2. La planeación estratégica de las campañas electorales Tomando en cuen- ta lo anterior po- demos mencionar que la planeación estratégica de cam- pañas “es el pro- ceso gerencial de crear y mantener una congruencia viable entre los objetivos, habilida- des y recursos de la campaña y los cambiantes riesgos y oportunidades


La democracia entonces requiere de un ejercicio de legitimación para la elección de sus representantes y dicho ejercicio se encuentra en las campañas electorales, pues en esencia se trata de acciones que dan gobernabilidad a una sociedad...


el sistema de gobierno perfectible más avanzado, toda vez que teóricamente la concentración de poder en los procesos políticos a lo largo de la historia de la humani- dad, ha propiciado más problemas que virtudes. La democracia entonces requiere de un ejercicio


de legitimación para la elección de sus representantes y dicho ejercicio se encuentra en las campañas electo- rales, pues en esencia se trata de acciones que dan go- bernabilidad a una sociedad mediante la premiación de una propuesta política al optar por su continuidad o la expresión de su desaprobación y la llegada de un


36 Campaigns&Elections Abril 2011


del mercado electoral”. Ahora bien para que esto tenga sentido, es ne-


cesario incorporar estas ideas en abstracto en algo tangible, es aquí donde surge la concepción del “Plan de Campaña” que es un documento donde se contienen las directrices básicas que fijan el cur- so de las acciones de la campaña. En esencia, es un documento que la gente clave de la campaña debe de conocer con exactitud, para su reproducción en términos motivacionales en todos los niveles. En la planeación estratégica de campañas, el ob-


jetivo no puede ser otro más que propiciar que todas las actividades del proceso sean parte de un plan es- tratégico, tengan una razón de ser y se defina perfec- tamente a qué segmento del mercado electoral se dirigen, un primer elemento para descartar el caos en la campaña pues lo ideal es que en la contienda electoral, ninguna acción sea parte de la casualidad, no debe haber recetas mágicas, ni líderes morales, pues esta es una parte del proceso que requiere de la mayor racionalidad posible. Tomando en cuenta estos elementos podemos mencionar que algunos objetivos específicos del


gestión gu-


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54