This page contains a Flash digital edition of a book.
Entrevista // DOSSIER SALUD RESPONSABLE CORRESPONSABLES 28 45 La de la malaria se lleva queriendo desarrollar desde hace unos


80 años. Actualmente, hay una vacuna candidato denominada RSTT, que se encuentra en el ensayo de fase tres, último estudio que se hace para comprobar la seguridad y eficacia del producto a gran escala. Su finalización está prevista para 2014. En octubre del año pasado publicamos los primeros resultados


intermedios, que confirmaban alrededor de un 50% de protección frente a las formas clínicas, tanto leves como severas, en niños pequeños. Somos uno de los grupos que están participando en este en-


sayo de fase tres y durante 10 años hemos liderado el desarrollo clínico del producto, los estudios fundamentales para demostrar que se puede inducir una inmunidad protectora segura y eficaz en niños africanos. Pero no somos los únicos en este proyecto. Hay que desterrar


esa falsa idea de que la investigación biomédica es un señor que trabaja solo en un laboratorio. Es un trabajo no ya de equipo, sino de múltiples colaboraciones públicas, privadas, de filantropía, del ámbito industrial, de cooperación internacional, etc. Si todo va bien, a partir de 2015 podremos contar con una pri-


mera generación de la RSTT. Será de eficacia moderada y podrá contribuir al control de la malaria, siempre que se utilice junto con el fármaco y otras medidas de prevención como redes mosquiteras impregnadas de insecticida. Esto no es el fin de la vacuna contra la malaria. Ahora hay que buscar los mecanismos de mejora.


¿El precio de la vacuna será asequible para los países pobres? Del precio aún no se sabe nada. Eso depende de GSK, la farma- céutica que está detrás de ello. De todos modos, ya ha anunciado que será a precio de coste más un máximo de un 5%. Espero que las tres dosis cuesten cinco dólares. Necesitamos que los gobiernos, los filántropos y la industria far- macéutica nos ayuden a financiar esta vacuna.


¿Es la RSE una buena forma de canalizar este tipo de ayudas? Mucha gente piensa que la RSE es sólo dar dinero. En cambio, para mí, es mucho más interesante que las empresas ayuden ofre- ciendo sus servicios y productos de manera gratuita. Por ejemplo, Schneider mejoró la instalación eléctrica del cen-


tro de investigación de Mozambique de manera altruista, Sinex ha instalado de forma gratuita un modelo de software para la gestión del laboratorio, e Ingeniería Revenga ha aportado la instalación de Wi-Fi, sin cobrar nada.


“Recortar en investigación es suicida para el país, porque ahí nos jugamos una parte importante de nuestro futuro”


También nos hemos beneficiado del trabajo voluntario de un


empleado de “la Caixa”, que en sus vacaciones vino a ayudarnos en el desarrollo de los planes estratégicos del centro y a mejorar la calidad de la gestión.


¿Qué opina de los recortes que ha llevado a cabo el Gobierno en I+D? No encontrarás a ningún científico que diga que está encanta- do con los recortes. Es un desastre. Lo que pasa es que no podemos abstraernos de la realidad


de la crisis. Ahora, hay ámbitos donde se deberían evitar los re- cortes, como en la educación, la sanidad y la I+D. Recortar en investigación es suicida para el país, porque ahí nos jugamos una parte importante de nuestro futuro. A lo mejor donde habría que recortar es en tantas televisio-


nes públicas que tenemos. Somos el país con más televisiones públicas y con una de ellas se pagan 15 centros de investi- gación. No con TVE, sino con las autonómicas. Por tanto, yo pediría sensatez y priorización. La investigación es parte de las claves de nuestro futuro. Respecto a la cooperación internacional, en España hay aho-


ra una tendencia a priorizar las necesidades de la gente que lo está pasando mal en nuestro país. Es un debate falso, tenemos que atender las necesidades de los más cercanos, pero recor- dando que las de los países pobres son siempre muchísimo mayores, y que no vamos a resolver nuestro déficit recortando en cooperación. Por otra parte, debemos recordar que ese dinero que dedica-


mos a cooperación salva vidas. Que siga habiendo, al año, ocho millones de muertes de niños que podrían evitarse es simple- mente un escándalo moral y, ante esto, da igual que estemos en una crisis mayor o menor. La verdadera crisis es que eso se siga produciendo. Una mujer que se queda embarazada en los países en vías de


desarrollo tiene 500 veces más posibilidades de morir. Son dife- rencias de vida o muerte. Por tanto, nuestras dificultades econó- micas no pueden ser un escudo, una excusa, para no continuar ha- ciendo lo que es una obligación de nuestra sociedad desarrollada.


¿Se está notando una fuga de cerebros considerable? Creo que no. Sí se comenta, pero mi impresión sin datos es que a un investigador le gusta estar en casa, aunque también está dis- puesto a ir donde haga falta y eso siempre ha sido así. La gente se ha ido, ha vuelto, se vuelve a ir… Puede ser bueno, porque enrique- ce y se establecen colaboraciones. Ahora mismo se está viendo como un ‘¡qué viene el lobo!’, el


hecho de que nuestra gente preparada se esté marchando. Perso- nalmente, en este punto, desdramatizaría un poco.


¿Qué le parece el copago de la sanidad? Contamos con una muy buena sanidad y, a la vez, una de las más baratas a nivel global. Pagamos menos que la mayoría de los paí- ses del entorno y, sin embargo, tenemos una sanidad de mayor ca- lidad. Esto es así, en gran medida, porque los salarios son bajos.


Más información en www.corresponsables.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107