This page contains a Flash digital edition of a book.
Zoom // MEDIO AMBIENTE CORRESPONSABLES 28 37


Marta Subirà, directora general de Políticas Ambientales de la Generalidad de Catalunya


¿Cuáles son las principales políticas ambientales que ha impulsado el Gobierno hasta ahora y cuáles están previs- tas llevar a cabo en esta legislatura?


Se han producido iniciativas en el ámbito de la calidad del aire, el impulso del eco-diseño, la reducción y el tratamiento de re- siduos, por citar algunas. Desde nuestra dirección general se ha impulsado el Plan de Apoyo al Tercer Sector Ambiental de Cataluña y promovemos activamente la custodia del territorio. Por otro lado, estamos impulsando el Plan de Economía Verde de Cataluña para encontrar salidas a la crisis a través de la generación de riqueza y creación de empleo desde sectores ambientales que tienen un elevado potencial de crecimiento.


¿Qué prioridad tiene para el Gobierno la lucha contra el cambio climático en este contexto de crisis? Queremos tener en cuenta los criterios ambientales, y en par- ticular los del cambio climático en todas las acciones del Go- bierno. Esta es una apuesta estratégica que también tiene que ayudar a salir de la crisis a nuestras empresas, especialmente en sectores donde somos competitivos como el sector de los residuos, de consultoría y del agua. El compromiso de Cata- luña es contribuir al Protocolo de Kyoto, con la parte que nos corresponde del compromiso del Estado. Es decir, limitar las emisiones difusas a un máximo del 37% respecto al año base. Por eso seguimos implementando el Plan Marco de Mitigación del Cambio Climático 2008-2012. En este contexto, Cataluña cumple Kyoto. Nos encontramos por debajo del objetivo máxi- mo, pero no nos podemos dormir.


¿Cómo se puede conseguir la sostenibilidad energética de Cataluña a media-largo plazo? En estos momentos, los departamentos de Territorio y Soste- nibilidad y de Empresa y Empleo están trabajando en lo que debe ser el nuevo Plan de la Energía y el Cambio Climático de Cataluña en el horizonte 2020. En este Plan se integrarán por primera vez la energía y la mitigación de las emisiones de GEI derivadas del ciclo energético, en especial las que corres- ponden a sectores difusos; transporte, residencial, comercial e institucional y pequeña industria. Es importante tener presen- te que, en los próximos años, habrá que equilibrar diferentes objetivos, tales como garantizar la seguridad y la calidad del suministro, establecer un modelo energético competitivo eco- nómicamente y con menos dependencia exterior, respetar el medio ambiente con un mayor peso de las energías renovables, reducir los combustibles fósiles y me- jorar la eficiencia en el uso de la energía. Así, podremos llegar a un modelo catalán de gene- ración y consumo de energía que sea sosteni- ble y que contribuya al objetivo europeo de descarbonización.


Salvador Samitier, director de la Oficina del Cambio Climático de la Generalitat de Catalunya


¿Cuáles son los principales retos de Cataluña contra el cambio climático? El principal reto, a nivel europeo, son las emisiones, sobre todo las que llamamos difusas que provienen del transporte y ca- lefacción en edificación y servicios. En estos ámbitos, son las administraciones autonómicas y locales las que tienen más competencias y, por lo tanto, responsabilidades.


¿Piensa que las políticas contra el cambio climático han de seguir siendo de libre adhesión o como en otros ámbi- tos tendrían que ser obligatorias por ley? Lo ideal es una mezcla: por un lado tiene que haber normati- va que obligue a llevar a cabo determinadas actuaciones, pero también entiendo que los mecanismos voluntarios, al ser más flexibles, permiten a las organizaciones adaptarse e incluso ir más allá de donde marcan las normativas, y prever el futuro.


¿Cómo valora el hecho que Canadá abandonara los acuerdos de Kyoto y que los países más contaminantes no lo suscriban?


La valoración no puede ser otra que negativa porque, a dife- rencia de Japón y Rusia que siempre manifestaron que no iban a firmar un segundo periodo de Kyoto, Canadá hizo un paso más: de no firmar el siguiente a salirse del que estábamos y que había firmado. Legalmente lo puede hacer, pero evidentemente no es una buena señal. Hay que explicarlo, no justificarlo, en el sentido que estamos en un mundo en el que existen muchas tensiones a nivel energético. Por lo tanto, los países están bus- cando estrategias para asegurarse la energía que van a necesi- tar, sin coartar su crecimiento económico.


Viendo el contexto, ¿podría ser para los países firmantes una desventaja competitiva?


Es obvio que, en la medida en que estamos en un mercado global, diferencias de este tipo evidentemente inciden sobre las empresas. Pero, en Europa no tenemos recursos en hidrocar- buros ni energéticos, más allá de los que puedan ser el sol y el aire. Se encuentra en una encrucijada: o puede generar formas de energía autóctonas e independientes o tendremos un pro- blema de dependencia. De ahí, se entiende la priorización de la UE en materia de renovables y eficiencia energética.


¿La ciudadanía está, en general, concienciada sobre la lu- cha contra el cambio climático?


Existe la creencia de que la energía siempre está, siempre ha existido y siempre existirá. Pero, ¿a qué precio? La gente se tendría que concienciar de que lo que hagamos ahora para reducir y ganar en eficiencia repercutirá en más competitividad y menos vulnerabilidad en un futuro próximo.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107