This page contains a Flash digital edition of a book.
Federico Pacanins


Es un hombre modesto y podría decir muy discreto. Su impronta es la de un señor. Su espíritu, libre, desborda al


hablar de música. Abogado, productor musical y radial, locutor, crítico musical y autor de libros como Jazzofilia, cono- ce de jazz, salsa y sus derivados como nadie. Tiene anécdotas de gran valor con personajes de nuestro acervo musical, como el maestro Aldemaro


Romero y el recién desaparecido Rafa Galindo. Es un melómano comprobado


“Papá era un hombre tremendamen-


te musical. En la casa de mi infancia, el disco era un ritual y oír radio era otro. Papá compraba muchos discos, los disfrutaba, se los aprendía. Él admira- ba mucho el saber bailar, el ritmo. Son dos cosas que se hacían en mi casa con mucha frecuencia. Mi infancia estu- vo rodeada de discos de Carlos Gardel, Alfredo Sadel, Felipe Pirella y también de grandes cantantes americanos como pueden ser Bing Crosby y Frank Sinatra. “La familia de mi mamá también era


altamente musical. Para mi abuela y bis- abuela aprender a tocar los instrumentos y saber valorar la música era muy impor- tante. Cuando creces con rituales es más fácil que te conviertas en un melómano. “Sin embargo, a mí me introduce hacia


este destino, la conciencia del primer tema musical que me gustó. Cuando estaba pequeño escuchando los cantos de cuna llegó un día en que resolví que me gustaba una canción más que otra. Esa canción que uno recuerda a esa edad marca los gustos musicales. La mía era una que se llamaba “La Pastora”. Viene serpenteando la quebrada de La Pastora, su manada y su tralalalala… Era como un chachacha. Años después supe que esa canción era de Tony Camargo. Él era un cantante de la orquesta de Luis Alfon- so Larrain. ¿Por qué mi oído de niño se aprendió eso y no algo que estuviese can- tando la Billo’s o Manolo Monterrey?. Me tocó crecer en una Caracas que estaba dividida como una rosa de los vientos en cuanto a gustos musicales. Era este, oeste, sifrino, niche, revolucionarios uni- versitarios versus gallego bailable, salsa versus rock. Esto no debería existir, la música es un idioma universal y es una oferta que está al alcance de todo el mundo. Si quieres, puedes prender un radio y poner el tipo de música que desees. Y punto.


léala en www.revistasaladeespera.com “Me convertí en un melómano cuan-


do en los años 70 vino Duke Ellignton y a pesar de no haber podido ir a verlo, compré sus discos. Me di cuenta de que éste era el génesis de la salsa y que la salsa termina- ba siendo una combinación entre lo que hacía la gente latina en Nueva York ponien- do afinque latino, pero con muchos solos e improvisación que venían del jazz. En ese instante me percaté de mi melomanía. La epifanía ocurrió cuando agarré un disco de Henry Mancini que se llamaba Homenaje a los Bigbands. Allí escuché un trombón con el tema de Tommy Dorsey con el tema de “Getting Sentimental Over You” y otro de Duke Ellignton. Era como una especie de mosaico. Esto me hizo definir más lo que quería oír. “Cuando comencé la universidad me


di cuenta de que la radio seducía mucho. Yo estudiaba derecho y oíamos a Jacques Braunstein. Julio César Venegas, que estu- diaba conmigo, consiguió un espacio en la radio y le tuve que prestar unos de salsa porque el programa que había conseguido era un programa de salsa. Cuando me gra- dué, José Manuel Andara tenía unos ami- gos en una emisora de radio y nos saca- mos el título de locutor –que por cierto era dificilísimo pasarlo– y empezamos a hacer guiones para radio. Se me presentó un pro- blema cuando caí en cuenta de que un abo-


gado no se veía serio si estaba hasta altas horas de la madrugada poniendo música. Entonces decidí usar mi segundo nombre y apellido para el mundo de la música. Me llamo Guillermo Federico Vegas Pacanins. Comencé entonces en la radio. Al tiempo entré en la 95.5 e hice un programa que se llamó La cuarta noche y Pensando en jazz. Empecé a producir discos con Roberto Obeso y esto derivó en presentaciones tea- trales y guiones de piezas de teatro musica- les. Vilma Ramia nos dio muchas oportuni- dades y me llevó a presentar en una escena de teatro la música que me gustaba. Desde ese momento, nace mi trayectoria en el teatro como promotor musical. “Hay unos discos que se llaman Cara-


cas cuatrocientos años que son impres- cindibles para un melómano. Estos son quince discos en cinco libros. Este pro- yecto fue capitaneado por Aldemaro Romero y se hizo en conmemoración de los 400 años. Por otro lado, recomiendo un disco de Miles Davis, Kind of Blue, de Duke Ellington Concert in Paris de 1963. Un disco venezolano esencial, Música para una ciudad volumen 1, allí encon- tramos grandes nombres como Vicente Carrero, Juan Carlos Núñez, Aldemaro Romero y Rafa Galindo que fue un gran personaje caraqueño y por último Tito Puente con Dancemanía”.


Agosto 2010 | Edición Aniversario | | 27


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com