This page contains a Flash digital edition of a book.
do en explotar las capacidades de los chicos y no en enfocarse en su discapa- cidad. “Todo ser humano tiene capacida- des y talento. Por ello, no trabajamos la discapacidad sino la capacidad”, expli- ca Gómez. “Ellos son muy talentosos y el público reconoce el trabajo que realizan a través de sus aplausos, que es su mayor reconocimiento”. La incursión de estos jóvenes en la


música ha servido no sólo como meca- nismo para integrarse a la sociedad, sino también como medio para transfor- mar su núcleo familiar. “Muchos de ellos permanecían encerrados en sus casas. Ahora, los padres ven que los muchachos se pueden incorporar a un estudio y que éste les puede servir para insertarse en el campo laboral. Al brindarles la oportuni- dad, se integran y demuestran su capaci- dad para la música”, acotó Gómez. Todos comienzan conociendo los


instrumentos. Escuchando sus sonidos. Reconociendo sus vibraciones. Enamo- rándose de ellos. Ya después, los docen- tes se encargan de trabajar su potencial y de definir su vocación musical. “Las personas con discapacidad visual pue- den tocar cualquier instrumento. Inclu-


léala en www.revistasaladeespera.com


so, aprenden más rápido, porque su canal de aprendizaje es el oído. Los jóvenes con discapacidad auditiva se orientan mucho hacia la percusión (timbales, el redoblan- te, el triángulo). Les enseñamos a descu- brir su ritmo interno y a trabajarlo junto a otros chicos, para seguirlo en equipo”. Al final, esos esfuerzos confluyen en


el Coro de Manos Blancas. Unos como parte del bloque de voces, en su mayo- ría jóvenes con discapacidad visual, difi- cultad cognitiva o discapacidad motora. Y otros como parte del bloque gestual, cuyas manos envueltas en guantes blan- cos demuestran que en la música existen otras maneras de comunicar. Muchos han sido los reconocimientos


que le han valido a este programa. Noni- no fue el último que obtuvieron. Y ahora Italia –específicamente en la ciudad de Trieste- desea replicar el modelo. Un modelo que más que educativo, se ha vuelto un modelo de vida a seguir. “El ser humano es grande y tiene un potencial que tiene que desarrollar. Todos tenemos las mismas condiciones. Nadie está exen- to de una discapacidad. Sólo hay diferen- tes formas de ver la vida”, comentó Gómez.


¿Cómo ayuda la música? La música en sí misma no es capaz


de curar una discapacidad, pero sí es un gran medio para trabajar los pro- blemas asociados y, de manera par- ticular, la esfera emocional. En la medida que se trabaje con


música que genere una respuesta afec- tiva, se van a activar estructuras cere- brales del sistema límbico, específi- camente la amígdala y el hipocampo, que están relacionadas con la afec- tividad, la memoria y el placer. La música puede ayudar a reconocer


las emociones propias y a controlarlas, así como a identificar las emociones del otro y generar empatía con los semejantes para comunicarse de forma asertiva. De tal manera que la música sirve para mejorar las relaciones interpersonales y la capacidad de establecer un rol social, lo que redun- da en la optimización de la calidad de vida y la autoestima de personas discapacitadas. Muchas veces, el lenguaje verbal no


es suficiente para comunicarse. Por eso, cuando las palabras no pueden decir- lo todo, entonces empieza la música. Erika Flores – profesional de la Psiquiatría.


Agosto 2010 | Edición Aniversario | | 133


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com