This page contains a Flash digital edition of a book.
casos y rostros


encapsulada de esa manera. La ansiedad se podía oler a distancia en cada cóncla- ve. Iñigo, un vasco de Donosti, rechazó sentarse en su silla en todo lo que duró el partido. De pie, apilado entre el gen- tío, gritó hasta perder la voz por un país al que consideraba suyo. Entre faltas y ocasiones de peligro, solía decir a quien tuviera al lado: “qué mal la estoy pasan- do, tío”. En el descanso, antes de iniciar la prórroga, reconoció que no fue hasta el encuentro contra Alemania cuando sus amigos de San Sebastián decidieron seguir a la roja con un fervor digno de alguien por estrenar zapatos. No fue hasta en el minuto 117 cuando,


después de faltas tan asesinas como la de la patada de De Jong en el pecho de Alonso, Iniesta marcó el histórico gol. Para celebrar- lo se quitó la camiseta número 6 y mostró la que tenía debajo “Dani Jarque siempre con nosotros”. No le importó ser amonestado con una tarjeta amarilla. Ya se sentía ganador, y supuso que era el mejor homenaje al jugador del Español que había muerto en su habita- ción de hotel al término de un entrenamien- to. Todos se sintieron ganadores, y ya nada más importaba. Casillas lo demostró después de levantar la copa del mundo, cuando le plantó un beso en la boca a su novia y perio- dista deportiva Sara Carbonero, en medio de una entrevista transmitida en riguroso direc- to nacional. De esta forma, simbólica por demás,


quedó superada una historia de decep- ciones y trayectorias a medio camino. La ciudad post apocalíptica abrió sus refugios de par en par, y la manada


142 | | Edición Aniversario | Agosto 2010


sucumbió a las mieles del éxito, a recons- truir el sitio, a celebrar con vino: la bata- lla estaba ganada y no había ataques a los que temer. Las cornetas no eran can- tos de sirenas, sino alarmas tocadas a ras del oído. Los carros aparecieron de la nada con personas en los techos, en una danza que desafiaba el movimiento de cada vehículo. El colapso fue sinónimo de felicidad en un futuro que sólo pudo adivinar un pulpo. Así la gente se olvi- dó del lunes, porque en la madrugada del primer día laboral de la semana la vida transcurrió en rojo: en Cibeles muchos corrieron en masas, otros buscaron nue- vas fuentes en donde zambullirse, tam- bién estuvieron los que no se despega- ron del Santiago Bernabeu. No era fácil encontrarse a alguien sobrio antes de las 12 de la noche. Todo el mundo estaba ves- tido como superhéroes con la bandera de España como capa para la ocasión. En un bar de Islas Filipinas nadie


hablaba de la peor crisis económica y política española desde los últimos tiem- pos de Felipe González. Por el contra- rio, a las 3 de la mañana los pabellones ondearon con vigor mientras los asis- tentes no dejaron de corear el final del El imperio contraataca, una vieja canción punk del grupo Los Nikis que por mucho tiempo fue tachada de facha y excesiva: “Lo, lo, lo, lo, lo, seremos de nuevo un Imperio. Lo, lo, lo, lo, lo, seremos de nuevo un Imperio. Lo, lo, lo, lo, lo, seremos de nuevo un Imperio”. El colapso fue sinónimo de felicidad


en un futuro que sólo pudo adivinar un pulpo.


www.revistasaladeespera.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com