This page contains a Flash digital edition of a book.
cotidianas


Ni tan calvo I 164 |


ntentaba hablar con mi sobrina Sofía durante el trayecto en auto- bús hacia el Centro. Habíamos acordado ir juntas para aprovechar


ese tiempo resolviendo un problema que se nos había presentado. Requeriría de toda nuestra atención para analizar los pros y los contras, y tomar así la mejor deci- sión. Elegimos ese viaje para aprovechar de manera útil una hora, o casi dos, mientras llegábamos a nuestro destino. Disfrutaría- mos, por aquello de “a mal tiempo, buena cara”, de una privaci- dad muy convenien- te en medio del humo y ruido que el tráfi- co de Caracas rega- la a los conductores y pasajeros todos los días. Pero Sofía reci- bía, sin parar, men- sajes de texto que contestaba de inme- diato, moviendo sus dedos ágilmente por el teclado, mientras expresaba con una mueca o sonrisa, el impacto emotivo de cada palabra enviada o recibida. Yo ya per- día la paciencia esperando que se desocu- para para examinar la situación que nos preocupaba y al fin le digo en una pausa: ¡Mija! ¿Ya terminaste? Pronto llegaremos y aún no hemos comenzado. “Ya va tía. Espe- ra un momento”- me dijo sin separar los ojos de su celular. Sucedió entonces lo que yo temía: arribamos a la parada antes de cruzar nuevas palabras y nos despedimos rapidito con nuestro acostumbrado beso.


Ese artefacto tecnológico que se ha con-


vertido en el compañero número uno de los venezolanos, lo vemos por todas partes en manos de personas de cualquier edad. Se ha extendido tanto su uso que podemos decir que su popularidad se debe a que “une a la gente”. Mensajes instantáneos lle- gan para comunicar algo importante, pero también lo intrascendente. Dicho apara-


María T. Larotta macrespo49@yahoo.com


sión nerviosa que se ha creado, en una vida tan agitada como la que llevamos en nues- tra ciudad capital, ha encontrado en este valioso compañero, nuestro mayor verdu- go porque mata el tiempo disponible para el descanso y, paradójicamente, tampoco queremos vivir sin él. Ya no podemos pro- gramar ni dosificar el uso del tiempo para compartir con los seres de carne y hueso donde la relación es más humana. Bueno es cilantro, pero no tanto. Y es que hasta en las fiestas familia- res se ha entrometido este “corotico” para interrumpirnos en el momento justo en que íbamos a escu- char el desenlace del chiste que nos esta- ban contando. Pero la culpa no


es del telefonito ese, no. Lamentablemen- te, hay personas que hacen mal uso de un instrumento creado para comunicar. Todo exceso es perjudicial. Los jovencitos, en especial, encuentran


tito ocupa un lugar esencial en la vida de quienes trabajan o estudian, atrapando la atención de sus dueños de tal manera que los aísla de su entorno. Tampoco es posi- ble mantener a raya al intruso que llama en medio de una visita o conversación. Ha hecho que perdamos nuestros modales de Carreño para atender esa llamada tan importante que estamos esperando, bien sea para cerrar un negocio o para saber si nuestra madre salió de la clínica. La ten-


| Edición Aniversario | Agosto 2010


en el celular un pasatiempo adictivo que no les permite relacionarse apropiadamente con sus amigos o familiares, entonces pier- den la maravillosa oportunidad de verlos y escucharlos durante esos momentos que transcurren velozmente


y que jamás


podrán recuperarse. Bien lo decía mi padre: la moderación es una virtud. Siempre decía que los extremos son malos y lo reforzaba con su habitual expresión: ¡Cónfiro, ni tan calvo ni con dos pelucas!


www.revistasaladeespera.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com