This page contains a Flash digital edition of a book.
casos y rostros


Andres Iniesta celebra el gol que convierte a España en campeón de la copa del mundo. Foto: Lars Baron/Getty Images


Damián, un ingeniero argentino residenciado en la ciudad desde hacía casi 10 años, no se contuvo en su trabajo ante la situación límite: “¡Qué fuerte! ¡Ahora todo el mundo está pen- diente de lo que decida el pulpo!”. A muchos kilómetros de allí, en Oberhausen, Alemania, las


E 140 |


cámaras de televisión no apartaron el foco de un tentáculo del acuario Sea Life. Éste parecía sentenciar el curso de la humani- dad a golpe de mejillón. Si tomaba el molusco del receptáculo adornado con la bandera holandesa, España tendría un negro futuro. Pero el pulpo Paul, pitoniso oficial de la FIFA, sorpren- dió a propios y extraños a las 11 de la mañana de aquel día. “¡Gana España, chaval! ¡Paul comió del recipiente con la


bandera roja y amarilla!”, exclamó Damián. Pese a su incredulidad inicial, la alegría del argentino tenía


su asidero: el pulpo había acertado resultados que en principio parecieron imposibles. Su historial estuvo a prueba de mácula, salvo por su errático designio en la Eurocopa pasada. Pero vic- torias como las de Serbia y España ante Alemania le confirie- ron un aire de experto que ni el mismo comentarista Julio Mal-


| Edición Aniversario | Agosto 2010 El sueño de una noche de verano Por Daniel Centeno M.


l viernes 9 de julio la tensión del mediodía madri- leño podía rebanarse con un cuchillo sin filo. Toda la gente estaba expectante, con movimientos de persignación y el corazón atragantado en la boca.


donado, “Maldini” para sus incondicionales, pudo conseguir desde su tribuna de erudito futbolero. Un mundial rendido a los arrebatos digestivos de un pulpo


ya configuraba gran parte del espíritu de la competición en Madrid. España, de ordinario la eterna selección de las grandes


oportunidades y pronósticos, había acostumbrado a sus ciuda- danos a no esperar nada de ella. Nunca pasó de un cuarto lugar. Todo parecía tenerlo en contra, aunque gozara de buenos juga- dores. En el mundial de Corea/Japón de 2002 el mal fario llegó a los máximos extremos de la injusticia, cuando la anulación de dos goles limpios ante Corea la obligó a sucumbir en la ronda de penaltis. Por eso no fue raro que, en el partido inicial que perdiera ante Suiza, el desaliento reinara a sus anchas. Eso fue lo que le pasó a Curro, un burgalés que desde un bar de Dublín zanjó cualquier atisbo de esperanza, en cuanto el árbitro pitó el final del encuentro: “Nada, aquí ya no hay nada que hacer. Otro mundial en donde haremos el tonto”. Sin embargo, las cosas cogieron otro rumbo: España espa-


biló y remontó sin muchos goles, pero con sobrada determina- ción. De eso no les quedó duda a los vendedores de El Rastro, el famoso mercadillo del centro de Madrid. En una nación en donde lucir una bandera era símbolo de fascismo y equivoca-


www.revistasaladeespera.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com