This page contains a Flash digital edition of a book.
sueño que nos lleva a niveles que sólo a través de ésta podemos alcanzar. La música interna suena de forma personal para cada persona, permanece dentro de nosotros a menos que un designio nos haga ponerla en palabras, trazos, baile, notas musicales, platos de comida o cual- quier otra forma de expresión, sea artísti- ca o pragmática. Una de las personas que admiro por


haber luchado para hacer valer su músi- ca interna es Eric Clapton. Un hombre con una historia compleja que siempre se sintió ajeno al contexto en el que nació. No podía explicarse por qué sentía en blues. Luchó por hacer valer su ímpetu hacia este tipo de música. Cuando des- cubrió el blues comprendió que ese era el lenguaje, que ésa era la música que había oído desde niño dentro de él. Más nunca pudo separarse de ésta porque sonaba como aquello que llevaba por dentro. “Me resulta muy difícil explicar el efecto que me produjo el primer disco de blues que oí, sólo puedo decir que de inmediato tuve la sensación de que ya la conocía. Era como si me volvieran a pre- sentar algo que ya había visto, quizá en


léala en www.revistasaladeespera.com


una vida anterior. El primitivismo rela- jante de esa música afectó directamen- te mi sistema nervioso: era como si de pronto midiera tres metros. Eso fue lo que sentí la primera vez que oí la can- ción de Sonny Terry y Brownie McGhee en Uncle mac, y lo mismo me pasó cuan- do oí por primera vez a Big Bill Broonzy”. Por años se le cuestionó por querer tocar blues, no era negro y no había manejado el sentimiento de la pérdida, se le decía para justificar esta crítica. Sin embargo, cuando tomó la guitarra calló a quienes le decían esto. Tocaba y cantaba como si fuera negro. Como Dios se dejaba leer en algunas paredes de las calles de Londres. Llevaba el blues dentro de su cuerpo. Su alma es negra. Luego, la vida lo hizo per- der muchas cosas para corroborar que su ritmo interno era el blues. Éste fue su refugio cuando su pequeño hijo Connor muere en un accidente lamentable. Otro caso algo más viejo es el de Lud-


win Van Beethoven, quien vivía adentro de la música que otros escuchaban. Paul Auster, el escritor norteamericano en un maravilloso libro de ensayos que se llama El arte del hambre, se aventura a decir


Agosto 2010 | Edición Aniversario | | 111


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com