This page contains a Flash digital edition of a book.
invisible Borges y yo N


o refiere el títu- lo de esta nota a la concisa prosa en la que Jorge Luis Bor-


ges toma distancia de sí mismo y se mira de lejos como para res- guardarse y excusarse del siempre engorroso Yo: “…de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profeso- res o en un diccionario biográfico” (Borges y yo. “El Hacedor”, 1960). Es este un presumible rela-


to del único encuentro de cuer- po presente del humilde firman- te de estas líneas (o sea, yo) y el gran maestro argentino, Borges. Fue aquí, en Caracas. Cuento con un escueto racimo


de amigos y conocidos que se han hecho de alguna improbable velada junto al Homero suramericano. Lo mío, más que un encuentro, fue un atisbo, arrinconado e invisible, que es condición preferida del testigo. Rescato del marasmo memo-


rioso una noche en el Hotel Cara- cas Hilton. Junto a mi amigo Karl Krispin, asistía a una ceremonia académica con ponentes de lujo, organizada por la Fundación Civi- tas y el Instituto Goethe. Corría uno de los años iniciales de la ato- londrada década de los ochenta. Mi amigo y yo éramos unos mozal- betes casi impresentables ansiosos de ver y oír al creador del Aleph. Era la circunstancia en que el entonces rector de la Univer-


sidad Simón Bolívar Ernesto Mayz Vallenilla leía una ponencia sobre Leibniz , y tan respetable académico hubo de callar cuan- do cuerpos y aplausos de los presentes se levantaron irreprimi- blemente al unísono: por el medio del salón, como sobre alfom- bra roja o bajo la bóveda un templo avanzaba la pareja: Borges y su inseparable María Kodama. Con todo y la emoción que sentía de ver al grande en per-


sona, me permití más bien voltear hacia el desairado conferen- cista, que humilde, si no caballeroso, ya recogía los papeles de su lectura.


14 | | Edición Aniversario | Agosto 2010


Armando Coll armacoll@gmail.com


Mayz Vallenilla no resistió a


ceder el podio al ilustrísimo visi- tante, ese que el Yo de Borges tal vez habría impugnado, aquel o ese “…otro que comparte sus prefe- rencias, pero de un modo vani- doso que las convierte en atribu- tos de un actor”. El mismo Borges que su Yo o el Otro reprochara “su perversa costumbre de falsear o exagerar”. Subió el bien amado ciego


al podio de la mano de su per- tinaz compañera, tenaz y silen- cioso lazarillo japonés que no lo desamparaba. Mi amigo y yo lo vimos alela-


dos. Lo escuchamos hablar con- sigo mismo, la mirada perdida en las ruinas circulares de su memo- ria, en la ceguera del recuerdo y la adivinanza. Habló de lo que quiso y fue


demasiado para los que lo oímos. Pidió cortésmente le hicieran pre- guntas que no respondió. Lo vimos y no quisimos dar un


paso adelante, un solo movimien- to que infringiera la devoción, la admiración definitiva y sin reser- vas, la negación a ver en un grande hombre, uno exacto a nosotros, y además viejo e inválido. En días recientes, Krispin y yo


recordamos esa noche y él trajo a colación que habría una aprensión


de Borges parecida a la nuestra. Cierta vez, el creador de la colección editorial Biblioteca de


Babilonia, invitó a Buenos Aires a su admiradísimo G.K. Ches- terton. El inglés, luego de sí pero no, fue definitivo al declinar la invitación y no honrar el viaje a la capital argentina. Borges, al parecer, lo prefirió así. Pensó, quién sabe si Bor-


ges, Yo o el otro, que no habría sido propicio el encuentro con el que consideraba uno de sus mayores maestros. Que probable- mente cambiaría de parecer, que lo habría visto como un hom- bre más, uno como él o desmejorado. Y prefirió Borges mante- ner la admiración por Chesterton intacta, al buen cuido de la distancia en el horizonte inalcanzable.


www.revistasaladeespera.com


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118  |  Page 119  |  Page 120  |  Page 121  |  Page 122  |  Page 123  |  Page 124  |  Page 125  |  Page 126  |  Page 127  |  Page 128  |  Page 129  |  Page 130  |  Page 131  |  Page 132  |  Page 133  |  Page 134  |  Page 135  |  Page 136  |  Page 137  |  Page 138  |  Page 139  |  Page 140  |  Page 141  |  Page 142  |  Page 143  |  Page 144  |  Page 145  |  Page 146  |  Page 147  |  Page 148  |  Page 149  |  Page 150  |  Page 151  |  Page 152  |  Page 153  |  Page 154  |  Page 155  |  Page 156  |  Page 157  |  Page 158  |  Page 159  |  Page 160  |  Page 161  |  Page 162  |  Page 163  |  Page 164  |  Page 165  |  Page 166  |  Page 167  |  Page 168  |  Page 169  |  Page 170  |  Page 171  |  Page 172  |  Page 173  |  Page 174  |  Page 175  |  Page 176  |  Page 177  |  Page 178  |  Page 179  |  Page 180
Produced with Yudu - www.yudu.com