This page contains a Flash digital edition of a book.
en la Comunicación Política


eran entonces diseñados para apelar al gozo de po- blación analfabeta. Aquellos que eran maestros en la habilidad de leer no querían compartir su informa- ción con quienes sólo podían contentarse con mirar imágenes...”. Según Gonzalo Peltzer, periodista y doctor en


comunicación pública, el primer mapa publicado en la prensa apareció el 29 de marzo de 1740 en el pe- riódico The Daily Post de Londres donde se recreaba el ataque del almirante inglés Vernon a la ciudad de Portobello. Sin embargo, cientos de publicaciones contradicen tanto el dato cronológico como la atri- bución de la autoría a este periódico. Actualmente se acepta atribuir la publicación del primer gráfi co ex- plicativo al diario londinense The Times el 7 de abril de 1806 en cuyo gráfi co se narraba “el asesinato de Isaac Blight”, detallando los pasos que siguió el asesi- no para “consumar su crimen”. Los primeros gráfi cos que aparecieron en la pren-


sa fueron mapas fruto de la recogida de datos, pero también fruto de mapas de antaño tradicionales, di- bujados a partir de las exploraciones o de las explo- taciones. También fueron rutas, croquis de territorios o esquemas de guerra. Según JL Valero, “no es de extrañar que fueran ingleses por sus múltiples rela- ciones fuera de su país”, como ocurrió en 1740 en el Daily Post. Como vemos, de nuevo la política y las re- laciones internacionales imperan en este resurgir de la información visual en la prensa española. Un dato histórico relevante fue el desastre de Cuba, donde un famoso medio supo cómo aprovechar la información: “desde fi nales del siglo XIX, el periódico The New York Times comenzó a usar infografías en determinadas informaciones como en el caso de la guerra de Cuba entre EEUU y España, sobre la explosión en 1898 del buque norteamericano Maine en La Habana.


Infografiar para informar La infografía no es solo una herramienta, no es sólo un género de comunicación visual de lenguaje no verbal. La infografía va mucho más allá. Confi rma y certifi ca el mensaje que se quiere transmitir. Estamos ante un mensaje reiterativo que nos dice mucho más que el qué y mucho más que el cómo. Gracias a la presión generada por la competencia audiovisual y al desarrollo de las nuevas tecnologías, aparece la infografía como género adicional de comunicación. Ésta se ha convertido en una herramienta de trans-


Uno de los primeros mapas metereológicos aparecido en The Times, el día 1 de abril de 1875.


misión indispensable hasta un punto tal que las redacciones de los medios de co- municación implanten un departamento dedicado exclusivamente a su labor e, in- cluso, que las empresas de análisis cuan- titativo le den cada vez más importancia a la presentación de la información reco- gida a lo largo de las entrevistas para los proyectos de carácter político. Sin duda, es mejor que te presenten el pastel a que te lleven la receta en un papel sobre una bandeja. En España, los expertos de aná- lisis cuantitativo, ya se están poniendo las pilas.


Febrero 2011 Campaigns&Elections 40


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55