This page contains a Flash digital edition of a book.
Branding y Partidos Políticos


fi cada nuestras principales creencias


y propuestas de forma cohesionada, así como rasgos diferenciadores de nuestra historia y personalidad.


La revisión de la imagen y


simbología del partido pasa a ser nuestro tercer paso. El logo, materiales impresos y digitales, y en general del diseño gráfi co, deben ser re-evaluados de cara a asegurarse de que proyecten los valores, objetivos e ideas del partido. Un aspecto a ser considera- do es el de extender la marca del partido vía el desarrollo de imágenes asociadas a segmentos particulares. Estamos hablan- do de desarrollar una imagen particular para los jóvenes, las mujeres, y otros gru- pos de alto interés para el partido. Dos aspectos adicionales a considerar son: 1) como esa imagen será encarnada y pro- yectada por los líderes y representantes del partido, y 2) como los ciudadanos pueden apropiarse de la marca y hacerla suya.


El cuarto paso viene a ser la


re-definición de los segmen- tos con los que queremos co- municarnos. De entrada, debemos reconocer que no queremos hablar con todo el mundo, y ade- más, que no queremos comunicar siempre el mis- mo mensaje a todos nuestros segmentos objetivo. Debemos planear nuestra comunicación estratégi- ca en tres grandes targets, 1) Electores/Ciudadanos, concentrándonos en aquellos persuasibles de nuestra propuesta, 2) Militantes /Activistas/Simpatizantes, que tienen un nivel de interés superior en conocer en detalle nuestro trabajo político, y 3) Grupos de Interés (tales como asociaciones, gremios, sindicatos, etc.), que bien por su naturaleza pueden infl uir en el debate público. Un elemento clave a trabajar es en el fortalecimiento de comunidades internas al par- tido (ej. Mujeres del partido, jóvenes del partido, etc.) que pueden comunicarse de forma más natral y sostenible con esos segmentos clave defi nidos.


El quinto paso es el de re-conside- rar los canales a ser utilizados. Es peren-


15 Campaigns&Elections Febrero 2011


torio trabajar en el desarrollo de un plan comunicacio- nal integrado que fl uya adecuadamente por medios tradicionales (Radio, TV, Prensa), y por nuevos medios (boletines electrónicos a ser distribuidos vía e-mail, websites, Facebook, Twitter, Blogs, etc.). El énfasis en este punto debe estar en posicionar dos grandes ideas, 1) “estamos aquí para escuchar” y 2) “queremos que se- pas todo lo que hacemos”. Consecuentemente, todos los canales deben estar pensados para incentivar que la ciudadanía interactúe con el partido. Igualmente, es vital re-pensar y fortalecer espacios de comunica- ción menos tradicionales en los que el partido “vaya a la gente” tales como asambleas ciudadanas, ferias del partido, la casa del partido, el partido en la calle, etc.


La adecuación de la estructura in-


terna de comunicación es el sexto paso en nuestro proceso de fortalecimien- to del branding de un partido polí- tico. Este paso tiene como objetivo proyectar dos


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55